¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El Chrysler 300 SRT cancelado en Australia. Cae el último V8 asequible de ese mercado

    Chrysler 300 SRT RHDChrysler

    El Chrysler 300 SRT acaba de ser eliminado en Australia, lo que supone la desaparición definitiva de los tradicionales sedanes V8 asequibles, uno de los segmentos más característicos de ese mercado. El motivo oficial es un aumento de la demanda del modelo en Estados Unidos.

    El mercado australiano sigue perdiendo modelos y en esta ocasión se trata de uno muy destacable, pues a pesar de no contar con una cifra de ventas demasiado alta se trataba del último modelo que podíamos encontrar en un segmento que hasta hace pocos años era uno de los más mediáticos y característicos de ese mercado, los V8 asequibles. Sedanes de marcas generalistas dotados de potentes mecánicas de 8 cilindros y como no podía ser de otra manera, de tracción trasera.

    El Chrysler 300 SRT era el último modelo disponible de este tipo en ese mercado, pues en los últimos años han desaparecido el resto de modelos, incluyendo los protagonistas con más tradición de este particular segmento, los Ford Falcon y Holden Commodore.

    Chrysler 300 SRT Pacer.

    La apertura del mercado australiano y la bajada de impuestos a los vehículos importados logró aumentar la competitividad del mercado, sobre todo para los fabricantes foráneos, pero como es lógico, esto fue en detrimento de los sobreprotegidos productos locales. Lo que pronto provocó el colapso de las ventas de los modelos fabricados en Australia, lo que unido a la fuerte tendencia SUV que arrasa en todos los mercados, llevó a compañías como Ford y General Motors a cambiar drásticamente su estrategia en ese rincón del globo.

    Fin de la industria australiana del motor

    Ford dejó de ensamblar en ese mercado pero ha continuado la comercialización de sus productos con toda normalidad, sustituyendo el tradicional Ford Falcon V8 con el exitoso Ford Mustang S550. Mientras que General Motors siguió un camino muy distinto, primero cancelando toda actividad de producción y desarrollo, al igual que su principal rival, para luego cambiar de opinión y eliminar por completo la marca Holden, que en estos momentos está apunto de desaparecer.

    El Holden Commodore y sus derivados, el único modelo que realmente podíamos decir que era 100% Made in Australia, fue cancelado en 2017 y sustituido por una variante remarcada del Opel insignia, pero sin demasiado éxito. Por lo que el último gran sedán V8 de tracción trasera asequible no era otro que el veterano Chrysler 300 SRT. Este modelo nunca gozó de grandes ventas en Australia, pero permitió a la compañía algunas operaciones importantes de flotas, como la del cuerpo de policía de Nueva Gales del Sur, a los que precisamente han agradecido su confianza en el comunicado de prensa que confirma la desaparición del modelo y según el cual este no puede ser importado más debido a un aumento de la demanda del modelo en Norteamérica, una excusa de lo más extraña, pues no es ningún secreto que las ventas del Chrysler no han parado de caer desde 2012 y en 2020 han tocado fondo, con solo 16.473 unidades vendidas.