¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

¿Cómo ser piloto? Cuánto cuesta y pasos a seguir

La carrera de piloto siempre exige un desembolso muy considerable.Pixabay

A casi todos los amantes de los coches nos gusta la competición y alguna vez nos hemos animado a meternos en un circuito con un kart, nuestro coche privado o mediante algún curso de conducción. Pero ser piloto son palabras mayores y, para conseguirlo, es imprescindible ser consciente de algunos aspectos que vamos a analizar.

En los circuitos permanentes es habitual que se celebren los denominados «Track Days», que no son más que el alquiler de la instalación durante un tiempo determinado para poder hacer uso de ella con nuestro vehículo privado. Ello se hace en compañía de otros conductores y gracias a ello podemos dar rienda suelta a nuestra necesidad de velocidad en un entorno seguro y libre de las limitaciones de una carretera convencional.

Otra opción muy demandada es la de acudir a un circuito de kart y dar unas vueltas o competir con nuestros amigos o compañeros de trabajo. Ahora bien, ¿qué debo hacer si quiero dar un paso más y empezar a competir de manera más seria y constante? Para ello es conveniente conocer algunos aspectos que nos permitirán disfrutar y mejorar nuestras expectativas.

Nivel de implicación, ¿qué piloto quiero ser?

Lo primero que debemos tener claro es qué aspiraciones tenemos. ¿Queremos ser un piloto amateur que ve el automovilismo como un entretenimiento o una extensión de su afición por las carreras?¿O queremos ser profesionales y ganarnos la vida o incluso llegar a la Fórmula 1 para intentar ser campeones del mundo?

De la respuesta a estas preguntas dependerá nuestro nivel de compromiso, implicación y, obviamente, inversión económica, que en cualquier caso será alta al tratarse de un deporte tecnológico y caro.

El karting es la mejor escuela de iniciación para un aspirante a piloto profesional.

Para ser piloto no basta con tener talento, pues como en cualquier actividad profesional en la que queramos destacar, resulta imprescindible la preparación y el sacrificio para mejorar nuestras habilidades y extraer todo el potencial de ellas. En el caso de un piloto esa preparación no se limita a conducir, sino a prepararse física y mentalmente, así como adquirir conocimientos sobre técnica e incluso comunicación y marketing, dependiendo de hasta dónde estemos dispuestos a llegar en la complicada y empinada pirámide de las categorías del automovilismo.

La edad adecuada para ser piloto

De lo lejos que queramos llegar dependerá también el momento adecuado para comenzar. A no ser que busquemos convertirnos en pilotos profesionales de alto nivel, la edad no será un impedimento, pues en la actualidad existen múltiples disciplinas del motor en las que la condición física es un asunto secundario y nos bastará con superar un examen médico convencional para ser declarados aptos.

Si, por el contrario, nuestro deseo es intentar llegar muy alto y profesionalizarnos, resulta casi imprescindible comenzar en el karting desde muy temprano, incluso antes de los diez años. En un deporte altamente profesionalizado y complejo en el que el récord de precocidad de la Fórmula 1 lo tiene Max Verstappen con 17 años, cinco meses y 15 días, comenzar pronto y adquirir experiencia en competición resulta vital para poder optar a lo más alto en el futuro.

A diferencia de lo que ocurría hace un par de décadas, un piloto que tiene más de 25 años comienza a estar un poco ‘mayor’ para empezar en la Fórmula 1, aunque no es raro ver pilotos de alto nivel con más de 35 años en las parrillas de la categoría reina. La clave está en acumular experiencia para así afianzar nuestro aprendizaje y generar confianza en los equipos.

Cuánto cuesta ser piloto

Dependerá de nuestras aspiraciones, pero en ningún caso será barato. Lo primero que necesitamos es una licencia, lo que podemos tramitar en la Federación Regional que nos corresponda o en la Real Federación Española de Automovilismo (RFEDA).

Los cursos de formación para pilotos

Especialmente si vamos a dedicarnos a competir en categorías de promoción de turismos como pilotos amateur, es recomendable realizar algún curso de formación y especialización en el que además aprenderemos a hacer frente a situaciones imprevistas o peligrosas en el tráfico diario.

El Real Automóvil Club de España (RACE) ofrece cursos de conducción deportiva por 345 euros (320 euros para socios), con los que podemos depurar nuestra técnica y disfrutar de un circuito a nuestro servicio.

La licencia de piloto

Una licencia de karting, por ejemplo, parte de los 130 euros y puede llegar hasta los 195 euros en la categoría senior, a lo que habrá que sumar reconocimiento médico, seguros e inscripciones de cada competición. Si nuestra intención es competir en turismos o monoplazas, el coste de la licencia puede ascender hasta los 350 euros anuales.

El equipamiento de piloto

Para competir no es suficiente con la licencia, pues deberemos utilizar el equipamiento homologado por la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), que nos puede costar alrededor de 1200 euros. Dicho equipamiento se compone de casco, HANS (Head and Neck Support Device), mono y ropa interior ignífuga, así como botas y sotocasco.

El casco es sólo uno de los muchos elementos que conforman el equipamiento obligatorio de un piloto.

Una segunda opción es recurrir al mercado de segunda mano para rebajar la factura, pero en cualquier caso es un paso que no podemos saltarnos si queremos competir y hacerlo con seguridad en un deporte que, aunque en muchas ocasiones no lo parezca gracias a los avances realizados en las últimas décadas, sigue siendo peligroso y potencialmente mortal.

La inscripción en las carreras

Como ya hemos comentado a la hora de hablar de la licencia de piloto, el coste de inscripción en las carreras también debe ser tenido en cuenta, pues cada campeonato tiene sus propios criterios y tarifas. Con la inscripción, el piloto accede a todos los servicios derivados de la competición: el uso del circuito, asistencia de los comisarios, aplicación del reglamento, garaje y suministros necesarios para su uso, trofeos, etc.

En un campeonato nacional de nivel medio la inscripción puede rondar los 300 euros por prueba, por lo que el coste anual variará en función de la cantidad de pruebas incluidas en el calendario. En una carrera como las 24 Horas de Barcelona, el coste de inscripción puede aumentar hasta los 6000 euros.

El coche de carreras

Llegamos al último elemento imprescindible que necesitamos para competir, pero no por ello el menos importante. El coche con el que competir será el principal desembolso a realizar y el que definirá de manera definitiva nuestras aspiraciones en las carreras.

Especialmente si queremos ascender en la escala de competiciones y llegar a lo más alto, lo primero que debemos tener claro es que en las copas monomarca o de promoción todos los coches 'son iguales', pero no lo son.

El coche y el equipo son cruciales para obtener buenos resultados.

El preparador, los mecánicos y, en general, todo el equipo humano y los recursos de los que disponga, marcarán claramente el rendimiento del vehículo y del equipo. Aunque en una disciplina en la que el chasis y/o el motor sea el mismo para todos el piloto tiene muchas más opciones de sobresalir, la experiencia y capacidades del conjunto siguen marcando diferencias y formar parte de un equipo modesto o de segunda fila hace muy difícil que podamos obtener resultados destacables.

Una vez dado el paso de competir y seleccionado el campeonato, debemos optar por adquirir el coche en una de estas modalidades:

  • Comprar un coche

Desde unos 5000 euros por un vehículo de segunda mano para un campeonato regional o nacional de nivel amateur, hasta el infinito más allá. Las opciones son múltiples y dependerán de nuestro presupuesto y aspiraciones.

  • Alquilar un coche

Muchos equipos alquilan sus coches para pilotos que puedan completar el presupuesto necesario para tomar parte en la temporada. En campeonatos de bajo nivel cada carrera puede variar entre los 400 y los 4000 euros, dependiendo del vehículo y el potencial del conjunto.

  • Móntatelo tú mismo

La tercera opción es mejorar un coche de serie con piezas y elementos de competición que aumenten su rendimiento y le permitan cumplir las homologaciones de seguridad, así como los requisitos reglamentarios del campeonato en cuestión.

Podemos optar por un vehículo interesante de segunda mano al que deberemos vaciar en su mayor parte para instalar la jaula de seguridad, baquet, arneses, volante, pedales, neumáticos y demás piezas homologadas por la FIA, además de repuestos para hacer frente a la competición. También deberemos instalar kits de extinción automática de incendios y cortacorrientes, por lo que deberemos contar con un mínimo de 4000 euros que añadir al valor del coche.

En resumen, el coste de una temporada de piloto amateur a nivel nacional y con pocas pretensiones, puede salir por un importe aproximado de 2500 euros para la licencia, el equipamiento y las inscripciones en las carreras de dicha temporada. A partir de ahí, el tipo de coche y su potencial determinará con mayor precisión un presupuesto adicional que podemos aliviar con fórmulas como la de compartir coche con otro piloto, algo que se suele hacer habitualmente en eventos de resistencia o en certámenes con varias carreras a lo largo del fin de semana.

El camino a la Fórmula 1

Si tenemos decidido que el objetivo personal o de nuestro hijo es llegar a lo más alto, debemos asumir que nos espera una larga travesía por la pirámide del automovilismo de circuitos, en la que la Fórmula 1 está situada en la cúspide.

Ello, además de mucho tiempo, dedicación y sacrificio, implica desembolsar una enorme cantidad de dinero para optar al mejor material y competir con los mejores equipos si nuestro nivel lo permite.

Básicamente, en las competiciones de circuitos tenemos tres tipos de disciplina: monoplazas, GT y turismos. Si nuestras aspiraciones son profesionales, como sería el caso, lo primero es comenzar con el karting, que dispone de numerosas categorías en función de la edad y las características del kart.

La Fórmula 3 ya exige un nivel deportivo y desembolso económico muy altos.

Tras unos años de experiencia y victorias, los monoplazas son el paso lógico hacia lo más alto, por lo que un campeonato como la Fórmula Renault o la Fórmula 4 es lo más adecuado en un principio, aunque existen otras opciones más económicas y de menor nivel competitivo.

Lo habitual es que el piloto pase al menos un par de temporadas en cada categoría para adquirir experiencia el primer año y optar a resultados relevantes el segundo, mientras va adquiriendo conocimientos de aerodinámica, mecánica y puesta a punto a medida que los monoplazas van siendo cada vez más rápidos, potentes y complejos.

Si los resultados y el presupuesto acompaña, el siguiente paso es la Fórmula 3, en la que ya tenemos campeonatos internacionales muy relevantes. Además, esta disciplina cuenta con un certamen de soporte de la Fórmula 1 en el mismo fin de semana y circuito, por lo que la exposición mediática y frente a los grandes equipos y patrocinadores es muy alta.

La Fórmula 1, el sueño de casi todo piloto y que sólo 20 pueden disfrutar cada año.

Como último paso previo a la F1 queda la Fórmula 2, un certamen muy competido y caro en el que la presencia en pista es limitada, pero la repercusión muy alta. Si no conseguimos llegar hasta ahí, pero queremos seguir aspirando al profesionalismo, podemos optar por otras categorías de monoplazas como la IndyCar estadounidense, la Fórmula E o probar suerte en los GT y turismos, que cuentan con pilotos oficiales de fábrica de diversas marcas que pueden disfrutar de un gran prestigio y estatus deportivo y económico, además de permitirnos una carrera deportiva más longeva al ser menos dependiente de la edad.

Si por el contrario lo que nos gusta es la tierra, podemos optar por diversas categorías de rallies, subidas de montaña, rallycross, tierra o asfalto, raids y demás disciplinas que cuentan con diversos niveles de especialización y profesionalismo, pero siempre a un menor coste que el de los circuitos.

COSTE MEDIO DE CADA CATEGORÍA A NIVEL INTERNACIONAL

Coste total aproximado para llegar a la Fórmula 1: 7,5 millones de euros.

La competitividad puede permitirte fichar por un programa de desarrollo de jóvenes pilotos de los equipos de Fórmula 1, que te obliga a ofrecer resultados deportivos a cambio de asumir el coste de tu carrera deportiva.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto