¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Consejos para aprovechar al máximo la energía de los coches eléctricos en invierno

    Un prototipo del Porsche Taycan carga su batería a temperaturas bajo ceroS. Baldauf / SB-Medien

    Las próximas semanas serán muy duros en cuanto a temperaturas bajas. En algunas ciudades españolas, los termómetros están cayendo deliberadamente, una estación del año que afecta seriamente a la autonomía de los coches eléctricos. Te enseñamos cómo aprovechar la carga al máximo.

    A la vez que el verano y las temperaturas extremadamente altas inciden negativamente en la vida útil de las baterías, el frío también hace mella en los dispositivos de almacenamiento de energía de los coches eléctricos, pero no como el polo opuesto del termómetro. El frío se soporta mejor, pero unas temperaturas muy bajas lo que hacen es rebajar la autonomía disponible.

    Es uno de los grandes desafíos de las marcas cuando acuden al norte de Europa, a las regiones más frías que lindan con el círculo Polar Ártico para asegurar que los coches cargan sus baterías y que la pérdida de autonomía es mínima posible. En algunas regiones y pueblos de alta montaña de nuestra geografía se pueden alcanzar temperaturas tan bajas que quedarnos sin energía es un auténtico problema.

    Prototipo del Mercedes EQB 2021 - Exterior
    Prototipo del Mercedes EQB, un SUV eléctrico en pruebas en el Círculo Polar Ártico

    Son perfectamente usables, no hay que dejarlos en el garaje por esta circunstancia especial, ya que no existe ningún riesgo si nieva sobre ellos en cuanto al sistema de alta tensión. Sin embargo, conviene tener en cuenta algunos factores, ya que todos los sistemas -iluminación, info-entretenimiento y confort- son consumidores de energía eléctrica que sale de la almacenada en la batería. Y aunque algunos tienen capacidad para 500 kilómetros y se pueden permitir ciertos «desperdicios» de energía, en modelos con autonomías de 200 kilómetros no tanto.

    Así, en las temporadas de invierno y con grandes fríos, lo ideal es mantener el nivel máximo de carga en la batería, independientemente de cuando vayamos a realizar los trayectos, por lo que debemos de planear la carga y asegurarnos el tiempo que vamos a necesitar para conseguirla. Si no podemos cargar la batería en casa, es conveniente hacerlo antes de regresar a casa, y si las circunstancias no lo permiten entonces es conveniente aparcar el coche en un lugar bien protegido de las bajas temperaturas.

    Conseguirás que el interior no se enfríe tanto como a la intemperie, y también aliviar el consumo de energía de la batería cuando tengas que descongelar el parabrisas, la luneta trasera y los espejos a través de la calefacción estacionaria que, hasta que alcancen la temperatura óptima consumirán energía.

    Y este sistema puede llegar a eliminar la energía necesaria para recorrer 50 kilómetros hasta que deja todos los cristales en perfectas condicione de visibilidad. Una forma de minimizar esta incidencia es añadir líquido de limpiaparabrisas especial que cuenta con una película protectora anti-hielo.

    Incluso, para calentar el habitáculo con la bomba de calor se debe de esperar un tiempo a que la batería y los diferentes componentes alcancen un nivel de temperatura que permita el funcionamiento de este elemento. De lo contrario, la calefacción auxiliar entrará en funcionamiento consumiendo un extra de la energía de la batería, rebajando aún más la autonomía. Por esta razón, en estos tiempos de frío, se aconseja especialmente no agotar al máximo la capacidad antes de recargar.

    Eso sí, en caso de avería o de apagado automático, te aconsejamos que no saques tu lado manitas, y no accedas a los componentes del sistema de propulsión, que están marcados y todos los cables de alta tensión presentan un revestimiento en naranja, que solo deben de tocar en los servicios oficiales. De hecho, en la gran mayoría de los coches eléctricos, vienen ocultos tras carenados especiales o simplemente no podrás acceder al capó delantero, como en el nuevo BMW iX.