¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    DragonSpeed valora la opción de competir en Le Mans con un LMP1

    DragonSpeed estudia la posibilidad de repescar el BR1-Gibson con el que compitió en Le Mans en 2019.

    DragonSpeed ha levantado la liebre y valora alinear su BR1-Gibson en las 24 Horas de Le Mans como hizo en 2019.

    El equipo americano se aprovecharía de la normativa que permite competir a los prototipos LMH y LMP1 esta temporada.

    La 89.ª edición de las 24 Horas de Le Mans aún está en plena 'formación'. Pese a que la primera lista de inscritos de la prueba sólo contaba con cinco hypercar -cuatro LMH y uno LMP1-, lo cierto es que todavía hay margen para ver cambios en la nómina de 62 equipos participantes en la cita reina del WEC. Y en este aspecto, un simple tweet del equipo DragonSpeed ha abierto la posibilidad de contar un coche más en la clase reina, siempre que todo encaje. De hecho, DragonSpeed está valorando 'repescar' el BR1-Gibson con el que compitió en las 24 Horas de Le Mans en 2019 para repetir este año.

    Por el momento, la lista de inscritos de Le Mans está completa al contar con 62 vehículos, pero FIA y ACO tienen pendiente elaborar una lista de vehículos de reserva en un proceso anexo al retrasarse la fecha original de disputa de la clásica de la resistencia francesa. La inclusión del LMP1 de DragonSpeed en esta nómina de suplentes no se antoja complicada y el interés por contar con un LMP1 adicional es evidente. Aunque en motorsport las cosas no son tan fáciles de encajar, cualquier baja se puede traducir en la presencia del BR1-Gibson de DragonSpeed entre los participantes de la 89.ª edición de la prueba.

    Además, el equipo de Elton Julian ya cuenta con una entrada confirmada para Le Mans, por lo que al final este movimiento se podría justificar por esta vía. Cabe recordar en este aspecto que DragonSpeed contará con un Oreca 07-Gibson en la clase LMP2, prototipo que sobre el papel estaría pilotado por Juan Pablo Montoya, Henrik Hedman y Ben Hanley, siendo todos ellos potenciales candidatos a pilotar el BR1-Gibson en caso de tener hueco DragonSpeed en la categoría LMP1. Un proyecto que de confirmarse permitiría al equipo americano competir en la clase reina de las 24 Horas de Le Mans por tercera vez tras su participación en 2018 y 2019.

    Fotos: DragonSpeed