¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El DTM todavía tiene un asunto a resolver para su primera campaña GT3

    El DTM ha usado combustible Shell convencional durante sus dos test oficiales.

    El DTM se encuentra en plena búsqueda de un proveedor que sea capaz de suministrar combustibles sintéticos al certamen.

    El tiempo se acaba y las opciones de encontrar un sustituto a Aral bajo los requisitos del DTM son cada vez más remotas.

    El DTM ha conseguido reinventarse en cuestión de meses. De ser una serie agonizante con una normativa 'Class 1' que llevó a Audi, BMW y Mercedes a abandonar el campeonato ha pasado a tener un prometedor proyecto bajo normativa GT3. De hecho, el certamen de ITR cuenta con vehículos GT3 de seis fabricantes distintos y un fuerte apoyo de los programas 'carreras-cliente' de las tres mismas marcas que decidieron no continuar en el DTM hace no tanto tiempo. A este hecho hay que sumar una parrilla que alcanzará casi la veintena de pilotos, con algunos nombres propios del DTM y de la categoría GT3.

    A modo de resumen, el DTM tiene una parrilla de alto nivel, coches GT3 de hasta seis marcas y un proyecto interesante, todo sin romper en gran medida con su esencia. Además, Schaeffler o Michelin son dos de los socios que dan solidez al nuevo DTM. Sin embargo, el campeonato de Gerhard Berger todavía tiene un importante frente abierto y es encontrar el proveedor de combustible del DTM. Y es que el objetivo de ITR como promotor de la serie es contar con un combustible sintético y menos contaminante, pero no es tan fácil encontrar la empresa idónea para la utilización de este tipo de carburante.

    ExxonMobil tiene un combustible sintético que se adapta a la búsqueda del DTM, pero existe también un contrato de exclusividad con Porsche para la Porsche SuperCup. Otras compañías no pueden cumplir con el volumen de producción al precio actual, por lo que el DTM ha usado en sus dos test oficiales un combustible convencional de Shell. Una solución que se puede tornar definitiva si no hay una propuesta mejor, una vez que Aral ha roto su vínculo con el DTM en su estrategia por abandonar el automovilismo con motores de combustión interna. Pese a todo, ITR todavía no cierra ninguna puerta y piensa en TOTAL.

    Fuente: Motorsport-Total / Fotos: DTM