¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El fin de una era para el Volvo XC90

    9

    La última unidad del Volvo XC90 sale de la línea de montaje de la fábrica de Torslanda, Suecia, después de 12 años seguidos de producción. Te contamos toda la historia del éxito sufrido por la primera generación del Volvo XC90, cuyo último modelo producido acaba de abandonar la fábrica en Suecia.

    El 7 de enero de 2002 el Salón de Detroit presenciaba la novedad mundial del Volvo XC90. Un modelo que, tanto el público como los críticos especializados, esperaban con la mayor de las ansias. Inicialmente se temió que llegara tarde a un mercado ya por entonces en alza, los SUV de gran tamaño Premium.

    Sin embargo Volvo, con su XC90, disolvió las dudas de forma rápida y clara. Hoy 12 años después llega el momento en el que cesa la producción de esta primera generación, 636.143 unidades fabricadas concluyen con un modelo que sirvió para revolucionar el mercado.

    A pesar de lo triste del momento, no cabe duda que la próxima generación del XC90 tendrá a su predecesor como mayor rival, pero también como mejor aliado, ya que no habrá otro modelo mejor en el que fijarse para evolucionar.

    En total, durante estos 12 años, el actual y ya terminado XC90, ha acumulado un sinfín de elogios y premios por todo el mundo, entre ellas mejor SUV del año en 2003, incluso el gobierno sueco lo nombró como el producto de exportación más valioso del país, con un valor estimado de 40 mil millones de coronas suecas.

    Todos los logros y triunfos logrados por Volvo no son una pura casualidad, sino que fueron cuatro largos años de pruebas y desarrollo. En 1998 el director del proyecto, Hans Wikmann, fue el encargado de proponer un modelo todocamino de gran tamaño y con capacidad para siete pasajeros. El proyecto recibió el nombre de P28.

    Fabricado sobre el chasis del S80, debía estar listo en apenas cuatro años. Ya que en ese momento Volvo estipuló que aprovecharía mejor el tirón comercial de este tipo de vehículos. En realidad esperaban vender aproximadamente 50.000 unidades al año, sin embargo esas cifras se quedaron ridículas, llegando a vender alrededor de 85.500 XC90 en tan solo un año.

    Las pruebas conllevaron esfuerzos ímprobos y momentos de alta tensión, como el que se vivió en pleno desierto a las afueras de Phoenix, Arizona. Para evitar ser descubiertos, la alta directiva de Volvo se desplazó hasta la zona para ver tres prototipos de diseño, con temperaturas superiores a 40º C. Finalmente se tomó la decisión de escoger el diseño propuesto por Doug Frasher, quien también fue el encargado de hacer lo propio con el S80.

    Las tres propuestas presentadas en el desierto de Arizona.

    Como todo lo realmente interesante y bueno en esta vida, tuvo la aprobación de un grupo de mujeres, entre las que se encontraba la actriz sueca Maud Adams. Contribuyeron de forma significativa con comentarios y opiniones sobre qué aspectos o detalles deberían destacar en el XC90.

    Como ya hemos comentados, numerosas voces comentaban que Volvo lanzaba el modelo demasiado tarde, criticando la lentitud del proyecto o la falta de visión de la marca sueca. Su principal argumento es que no iban a ser capaces de demostrar nada que no hubiera ya, y que se trataría de un modelo más.

    Obviamente con el paso del tiempo se ha demostrado claramente su error, ya que Volvo, no solamente alcanzó a su competencia, sino que la superó logrando resolver problemas aparecidos en el resto de modelos del mercado. Estas soluciones fueron:

    • Conducción como si de una berlina se tratase
    • Creación de un suelo de carga completamente plano en la segunda fila de asientos
    • Capacidad de ahorro de combustible, líder de su segmento

    Un centro de gravedad bajo, para ser un SUV, que permitía conducir el XC90 como una berlina.

    Como no podía ser de otra manera, tratándose de Volvo, el XC90 también fue pionero en aspectos de seguridad, se introdujeron una amplia oferta de elementos de seguridad, la mayoría de ellos han sido copiados por los competidores y colocados en los coches de hoy en día. Algunos ejemplos son:

    • Airbags laterales de cortinilla para las tres filas de asientos.
    • Cojín elevador ajustable para niños integrado en la segunda fila de asientos.
    • Cinturones de seguridad con pretensores para todas las plazas.
    • Colocación de una viga transversal en el suelo de la parte delantera. Tenía la función de activar todos los sistemas de seguridad en caso de colisión.
    • Roll Stability Control, RSC, es un sistema que emplea un sensor giroscópico para detectar y contrarrestar el riesgo de vuelco.
    • ROPS, Sistema de protección antivuelco para la protección de todos los ocupantes en caso de vuelco.

    Tal es la magnitud de estos cambios, que aún hoy en día, 12 años después el Instituto para la seguridad en las carreteras de América, sigue clasificando al XC90 como uno de los coches más seguros del mercado, colocándolo este mismo años en el Top Safety Pick +, que viene a ser lo mismo que el sistema EuroNCAP europeo.

    Originalmente el Volvo XC90 fue comercializado con bloques de cinco y seis cilindros, todos ellos montados transversalmente de acuerdo al concepto seguido por Volvo. En 2004 la gama se amplió con la oferta de un potente motor V8 de aluminio, que iba asociado a una caja de cambios automática. Tales eran las prestaciones que otorgaba este motor que, incluso fue solicitado para propulsar coches deportivos, como el Noble M600.

    Último XC90 en fase de producción en la planta sueca de Torslanda.

    En definitiva el XC90 será un modelo merecedor de pasar al salón de la fama del automovilismo, por ser capaz de llegar donde otros no habían conseguido llegar. Como todos sabréis la nueva generación está a punto de presentarse oficialmente, ya conocemos su interior y sus motores. Realmente esperamos que sea un digno sucesor.

    Mientras tanto el último XC90 salido de la línea de montaje de la planta sueca de Torslanda ha ido directamente a parar directamente al museo de la fábrica, donde ocupará, merecidamente, un puesto de honor entre otros grandes modelos de la marca sueca.

    Para terminar recogemos unas palabras de Lex Kerssemakers, Vicepresidente Senior de Estrategia y Gestión de Producto: “Hemos aprendido mucho de la primera generación del XC90. Nuestro, totalmente nuevo, XC90 no solo será un desarrollo natural de un coche increíblemente exitoso, sino que también es un excelente ejemplo de la transformación sufrida por Volvo Cars. Esperamos una nueva época de éxito".

    El fin de una era para el Volvo XC90