Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Evans gana en Gales, Ogier y M-Sport son campeones

Elfyn Evans ha conseguido su primera victoria en el WRC, redondeando la fiesta que ha vivido M-Sport en el Rally de Gales.

Sébastien Ogier ha conseguido su quinto título de Campeón del Mundo, mientras que M-Sport se ha coronado campeón de constructores.

M-Sport hizo honor al nombre de su World Rally Car y ha celebrado una auténtica fiesta en el Rally de Gales. No obstante, el preparador de Cumbria ha conseguido en su rally de casa su 'Triple Corona', ya que Sébastien Ogier ha conseguido su quinto título de campeón del WRC, M-Sport se ha coronado campeón de constructores y Elfyn Evans ha conseguido su primera victoria absoluta en el Mundial. Todos los sueños de Malcolm Wilson se han cumplido en un día que no se olvidará en una estructura que ha sido capaz de luchar y vencer a tres fabricantes sin contar el apoyo directo de Ford.

Cinco tramos, cinco neumáticos S5 blandos y a correr. La última etapa del Rally de Gales nacía con varios focos de atención y un sólido líder que aprendía de su error en el Rally de Argentina. Por ello, Elfyn Evans conseguía templar sus ánimos y dejaba hacer a otros pilotos. Ott Tänak cogía el testigo y se anotaba el scratch en el SS17, aunque el piloto que realmente daba un paso adelante era Thierry Neuville. El belga conseguía superar a Sébastien Ogier, sabedor este que con un tercer puesto y con sumar puntos en el Power Stage tenía su quinta coronal mundialista asegurada. Sin embargo, Jari-Matti Latvala y Andreas Mikkelsen no se lo ponían fácil.

Como si se tratase de una pequeña ‘vendetta’ por sus años como compañeros en Volkswagen, los dos ex pilotos de la firma alemana se lanzaban al ataque. Andreas Mikkelsen se anotaba el scratch en el SS18, mientras que Jari-Matti Latvala calcaba el mejor tiempo de Thierry Neuville en el SS19. Los frentes se abrían en ese momento para Sébastien Ogier, que veía como décima a décima Neuville se escapaba y como por detrás Latvala se colocaba a 2.3 segundos, seguido de cerca por el noruego Mikkelsen. Tampoco baja el pistón Ott Tänak, a la espera de algún fallo de los pilotos que rodaban por delante.

El SS20 era conquistado por Andreas Mikkelsen, resultado que le valía para asaltar la cuarta plaza del rally en detrimento de un Jari-Matti Latvala que cuajaba un mal tramo. Un respiro para Sébastien Ogier sabiendo que tenía que acudir al Power Stage con el objetivo de retener su tercera plaza y sumar al menos un punto. El francés no fallaba y con cuarto mejor tiempo del SS21 conseguía la mantener la tercera posición del podio. Un tercer puesto que pocas veces sabía mejor ya que con esos puntos, Sébastien Ogier se coronaba Campeón del Mundo de Rallies por quinto año consecutivo.

La fiesta de M-Sport por entonces ya era apoteósica, ya que instantes antes Ott Tänak era el encargado de asegurar el segundo título del día para el preparador de Cumbria. No obstante, el equipo dirigido por Malcolm Wilson sólo necesitaba que uno de sus coches llegase a meta, por lo que el sexto puesto de Ott Tänak era más que suficiente para certificar que M-Sport volvía a ser campeón de constructores, algo que no conseguía desde 2007. Poco después y con lágrimas en las mejillas de Wilson, Elfyn Evans aseguraba su primer triunfo con el Ford Fiesta RS WRC con los colores de DMACK.

El scratch de Neuville en el Power Stage y los cinco puntos extra que sumaba el belga pasaban a segundo término, lo mismo que los puntos sumados en el último tramo por Kris Meeke, Jari-Matti Latvala y Andreas Mikkelsen. Todo el protagonismo era por derecho para los chicos de M-Sport, que celebraban sus dos títulos y la victoria en el Rally de Gales. Por su parte, Thierry Neuville se tenía que conformar con la segunda posición, siendo un poco el convidado de piedra en el podio. Andreas Mikkelsen por su parte terminaba cuarto a pesar de sus intentos de dar caza a Sébastien Ogier.

Por cinco décimas, Jari-Matti Latvala terminaba quinto, mientras que Ott Tänak cerraba el rally en la sexta posición. Sin terminar de brillar en casa, quizá por la deficiente preparación de Citroën Racing, Kris Meeke no podía pasar de la séptima posición, mientras que Hayden Paddon era octavo. Esapekka Lappi colocaba el segundo Toyota Yaris WRC en la novena plaza, lo que dejaba a Dani Sordo en el décimo puesto. El cántabro se despide así de la temporada, pues no viajará a Australia, con un sabor agridulce, aunque nunca comparable con el de Juho Hänninen, que cierra su etapa en Toyota con abandono.

La victoria en la clase WRC2 ha sido para Pontus Tidemand. El sueco ha puesto así un perfecto final a una temporada en la que ha sido el gran dominador de la categoría. No obstante, el campeón cerraba el rally con una ventaja de casi dos minutos respecto a Eric Camilli. El podio de la segunda categoría mundialista lo completaba Tom Cave. Por su parte, Raphaël Astier se ha impuesto en WRC3 de forma clara ante un Enrico Brazzoli que apenas pudo seguir el ritmo de francés durante el primer bucle del rally. A partir de ahí, el francés ha sido muy superior.

Clasificación final del 73º Rally de Gales

Fotos: M-Sport / Skoda Motorsport

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto