¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Especial Skyfall.Los coches de James Bond (IV): BMW Z3 1995

4

El agente secreto llegó a los años 90 con muchos cambios, empezando por el protagonista y terminando por su coche con el que tenía que luchar contra 'los malos'. El actor británico Pierce Brosnan se encargó de dar vida a 007, sin embargo, su nuevo coche de empresa ya no sería inglés... era alemán.

A comienzos de la década de los 90, los alemanes de BMW parecían haber conquistado media Inglaterra: acababan de comprar Rover (y con ella Mini y Land Rover) y consiguieron que el héroe de ficción más importante de la historia de Gran Bretaña dejase de conducir un coche inglés y se subiese en un nuevo automóvil.

Tan nuevo, que BMW reservó el lanzamiento de su Z3 en exclusiva para el estreno de “Goldeneye” (1995). Así que las dos unidades pre-serie que la marca cedió para el rodaje de la cinta eran custodiadas día y noche y fueron devueltas a la fábrica en cuanto se terminó la grabación.

También serían los propios Pierce Brosnan y Desmond Llewelyn (el famoso 'Q') los encargados de presentar al nuevo descapotable ante la prensa. El éxito fue brutal y tanto el público cinéfilo como la crítica automovilistica aplaudieron el inicio de esta nueva etapa en la historia de los coches de James Bond. No obstante, como guiño a la tradición del personaje, 007 aparece conduciendo una réplica del Aston Martin DB5 en algunas escenas como coche personal.

En cuanto al BMW Z3, se trataba de una nueva apuesta por parte de BMW de entrar en el segmento de los pequeños roadster biplaza. Tras la complicada vida comercial del Z1, el nuevo modelo pretendía llegar con mayor facilidad al gran público. Y desde luego lo consiguieron. A lo largo de sus seis años de vida (1996-2002), el Z3 vendió más de 220.000 unidades de la carrocería cabrio y otras 11.000 de la exótica carrocería cupé.

Uno de los grandes aciertos de BMW con este modelo (además de un seductor diseño exterior) fue una oferta mecánica muy variada y que fue desde los 1.8 de 115 CV, hasta las bestiales versiones 'M' con 321 y 325 CV de potencia para el motor 3.2 de seis cilindros en línea.

El nuevo compañero de aventuras de James Bond puso la primera piedra de una nueva etapa en la vida del personaje al volante de automóviles alemanes como se vería en sus siguientes películas. Algo que te contaré mañana en MOTOR.ES en el próximo capítulo de esta serie especial previa al estreno de Skyfall .

Fuente: BMW

Noticias relacionadas

Los coches de James Bond (IV): BMW Z3 1995
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto