¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Dakar 2021Etapa para olvidar: Barreda perdió la consciencia y Sainz se quedó sin frenos

    Joan Barreda y Carlos Sainz, durante la etapa 9 del Dakar 2021Monster Energy Honda Team / X-Raid

    La novena etapa del Dakar hizo perder mucho tiempo a los dos españoles mejor posicionados para la victoria final.

    Joan Barreda está a 29 minutos del líder en motos, Nacho Cornejo, y Carlos Sainz a más de una hora de Stéphane Peterhansel.

    Para ganar, incluso para simplemente acabar, un rally Dakar hace hace falta que funcionen tres aspectos: la navegación, la mecánica y la suerte. Nadie de los que ha conquistado el raid más duro del mundo lo ha hecho con una sola de estas, y el mejor ejemplo es lo que le ha ocurrido a los españoles mejor posicionados como candidatos a victoria en la tumultuosa etapa 9 de este año.

    Carlos Sainz, vigente campeón, y Joan Barreda, eterno candidato, tienen harto complicado hacerse con el trofeo Touareg después de una jornada en la que les ha salido prácticamente todo mal. Especialmente serio ha sido el incidente que le ha costado al valenciano dejarse 14 minutos y 29 segundos: un accidente por el que ha llegado a perder el conocimiento.

    «Día duro nos ha tocado hoy. Alrededor del km 50 de la especial he sufrido una caída que me ha hecho perder el conocimiento por unos instantes. Aturdido los primeros km he podido continuar y acabar la especial», escribió el piloto del Monster Energy Honda Team en su cuenta de instagram.

    Barreda cierra la etapa 9 a 29 minutos exactos de Nacho Cornejo, que a su vez tiene a más de 11 a su primer perseguidor, Kevin Benavides, vencedor en Neom. Para el español sus opciones no se han cerrado del todo, pero lo tiene muy difícil.

    La mala suerte de Carlos Sainz (o la buena de Peterhansel)

    A Stéphane Peterhansel le está saliendo todo redondo en este Dakar, pero especialmente en la etapa 9. Fue un día en el que todos sus rivales han tenido problemas: Nasser Al-Attiyah se perdió y tuvo dos pinchazos, por ejemplo, y son casi 18 minutos de colchón los que tiene el del X-Raid.

    Si el catarí tuvo un día para olvidar, lo de Carlos Sainz fue posiblemente su peor jornada del Dakar. No tanto por el tiempo perdido, que también, sino porque le pasó de todo: dos pinchazos al principio del día, una avería en el sistema de frenos y un pequeño despiste de navegación (en comparación a los dos serios de la semana pasada, apenas un desvío menor) ha hecho que caiga como una losa la diferencia de más de una hora con Peterhansel en la general.

    «Se nos ha aflojado un conducto del líquido de frenos. Hemos tenido que parar y reparar para que no se acabara de vaciar para el resto de la etapa, pero se ha salido prácticamente todo y hemos hecho 300 kilómetros sin apenas frenos. No ha sido fácil. Hemos tenido que acabar la jornada con mucho cuidado y de ahí la clara pérdida de tiempo», explicaba tras acabar el día en el vivac.

    Sainz se dejó más de 22 minutos en la meta del bucle a orillas del Mar Rojo, y sin margen para mejorar, no le queda otra que esperar un error de Peterhansel y también Al-Attiyah. Si ya es difícil luchar contra uno de los dos, hacerlo contra ambos es titánico.

    Sus aspiraciones -y las de Al-Attiyah- están en que Peterhansel tenga un problema. El francés acaricia su 14º Dakar, pero este miércoles abre pista y se antoja un día difícil para él. Que el colchón obtenido en las nueve primeras etapas sea suficiente o no, está en el aire.

    Fotos: Monster Energy Honda Team / X-Raid