¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    El raro Ferrari F512M también tuvo una poco conocida versión descapotable

    4

    De entre todas las variantes descapotables aftermarket de la firma de Maranello, una de las más raras y desconocidas es la conversión Spider del escaso Ferrari F512M de edición limitada, pues solo existen un puñado de unidades con esta configuración, realizada por unos pocos carroceros artesanales.

    El Ferrari F512M fue la última actualización de la icónica saga Testarossa y aunque a nivel estético parezca un facelift algo improvisado, lo cierto es que fue una enorme evolución con respecto a su antecesor. Aunque sus principales rasgos y novedades las encontramos en el cambio de las ópticas, un cambio polémico para muchos especialistas, lo cierto es que bajo los paneles de la carrocería encontramos un modelo muy modificado.

    El Ferrari Testarossa nació en 1984 el sucesor de la gama Berlinetta Boxer, de la que heredó plataforma y el motor de 12 cilindros planos que, erróneamente, fue elevado en exceso para poder instalar bajo el bloque la transmisión. Lo que se puso elevar el motor por completo y por tanto, el centro de gravedad del modelo con nefastas consecuencias para el rendimiento mecánico del vehículo. El Ferrari 512 TR respetó en gran medida la estética original del Testarossa pero trató de paliar este error de diseño fundamental, reposicionando motor y transmisión, aunque no fue hasta la aparición del F512M que los ingenieros de la marca italiana realmente pulieron definitivamente este problema.

    Una de la pocas unidades del Ferrari F512M Spider con su techo de lona.

    El Ferrari F512M fue presentado a inicios del verano de 1994 con una estética bastante extraña, pues aunque también respetaba las líneas originales del Testarossa, estrenaba un nuevo paragolpes que trataba de imitar el diseño frontal del nuevo Ferrari F355 presentado solo unos meses antes y eliminaba los atractivos faros escamoteables por unas ópticas fijas situadas bajo una cubierta transparente de formas cuadradas. En la trasera desaparecían las características lamas horizontales en favor de unos nuevos pilotos circulares de estilo clásico. Rasgos de diseño que han mantenido los modelos de la marca hasta la llegada de los revolucionarios los Ferrari Monza SP1 y Monza SP2.

    De ahí que el resultado pareciera pobremente ejecutado, pues básicamente se trataba de un Testarossa con unos nuevos faros incrustados en las zonas delantera y trasera que poco o nada tenían que ver con el diseño original del deportivo italiano. Aunque a nivel mecánico contaba con una nueva evolución del V12 plano que llevaba la potencia hasta los 441 CV y un esquema de bastidor fuertemente revisado que mejoraba notablemente las cualidades dinámicas de sus antecesores.

    Al contrario que el Testarossa o el 512 TR, el nuevo Ferrari F512M fue fabricado en estricta edición limitada. Solo llegaron a ser ensamblados 501 ejemplares, de ahí que sea una pieza mucho más rara que sus antecesores, de los que se fabricaron más de 9.300 unidades.

    Estas versiones reciben un nuevo emblema Spider en la zaga.

    Versión descapotable

    Como ya habíamos visto con todo detalle en anteriores ocasiones, tanto el Testarossa como el 512 TR contaron con variantes descapotables, creadas por especialistas aftermarket como Straman, Lorenz & Rankl o Zender, solo por mencionar algunos. La que no es tan conocida es la conversión Spider basada en el F512M, debido precisamente a la cifra de producción tan baja del modelo.

    Sin embargo y al igual que la rarísima versión targa del Testarossa, existen unas pocas unidades sin techo del F512M realizadas por algunos de los carroceros anteriormente mencionados y que recibían la denominación Spider. Aunque no conocemos el número exacto, por lo que hemos podido comprobar, solo existen un puñado de unidades de esta conversión aftermarket. De hecho, las imágenes que ilustran este artículo pertenecen a casi todos los ejemplares que hemos podido encontrar en la red.

    Es conveniente señalar que en aquella época Ferrari ya contaba con nuevas opciones descapotables en la gama. El Ferrari Mondial t Cabriolet solo estuvo en producción hasta 1993, pero ese mismo verano fue lanzado el Ferrari 348 Spider, mientras que en enero de 1994 fueron presentados los nuevos Ferrari F355 Berlinetta y Ferrari F355 GTS, a los que se uniría unos meses más tarde su variante abierta completa, el atractivo Ferrari F355 Spider. Al año siguiente fue presentado el espectacular Ferrari F50, que contaba con un techo rígido desmontable. Por lo que no es de extrañar que, unido a su baja producción, el aumento de opciones descapotables en el catálogo de la firma de Maranello supusieron un descenso de la demanda de conversiones Spider para los talleres aftermarket.

    Como es de esperar en estos casos, al tratarse de realizaciones aftermarket de muy distintos especialistas no hay una fuente fiable que indique cuántas unidades realmente fueron transformadas. Pero creemos que el número total ronda la media docena. Entre estas encontramos una unidad en el habitual rojo Rosso Corsa y curiosamente, hasta dos unidades de color negro, una opción de color muy rara para el F512M.

    La primera de estas mantiene su configuración mecánica estándar y es la que aparece en estas imágenes, mientras que la segunda se trata de un ejemplar dotado de modificaciones Koenig Competition Evolution Spider - que también resulta ser uno de los también rarísimos F512M firmados por este preparador alemán, aunque sin tantas modificaciones estéticas. Curiosamente, este ejemplar perteneció originalmente al boxeador Mike Tyson, que también tuvo un Koenig Competition Evolution Spider de color amarillo basado en el Testarossa y del que os hablamos con todo detalle recientemente.

    Al igual que las variantes descapotables de sus antecesores, los F512M Spider respetaban en gran medida los paneles de carrocería del modelo, salvo la ausencia de los pilares y el techo y ligeras modificaciones sobre el capó trasero, que perdía sus característicos contrafuertes pero que en esta versión adquiría nuevas y atractivas entradas de aire sobre la zaga. Al igual que en otras obras similares, el interior tampoco recibía modificaciones de importancia, manteniendo todos sus elementos y revestimientos de piel originales.

    El raro Ferrari F512M también tuvo una poco conocida versión descapotable