¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Los raros y veteranos Ferrari amarillos: el Testarossa Koenig Competition Evolution de 1.000 CV de Mike Tyson

    Los raros y veteranos Ferrari amarillos: el Testarossa Koenig Competition Evolution de 1.000 CV de Mike Tyson
    12
    Ferrari Testarossa Koenig Competition EvolutionFacebook Celebrity Cars
    Sergio J. Cabrera
    Sergio J. Cabrera6 min. lectura

    Hemos encontrado a la venta una pieza única que además es todo un icono del segmento deportivo de la década de los ochenta, uno de los escasos Ferrari Testarossa Koenig Competition Evolution Cabrio de 1.000 CV. Un ejemplar fuertemente modificado del modelo italiano que además resulta ser un one-off creado para el campeón de los pesos pesados Mike Tyson cuando estaba en la cumbre de su éxito.

    Como en cualquier otra industria, a pesar de que las firmas más importantes son bastante estables y suelen sobrevivir al paso del tiempo, en el mundo del tuning hay nombres que vienen y van, a pesar de haber gozado de gran éxito en un momento determinado. Este es el caso de Koenig Specials, uno de los especialistas aftermarket de más renombre de las décadas de los ochenta y noventa, pero que hoy prácticamente nadie recuerda. A pesar de haber desarrollado algunos de los vehículos modificados más célebres y brutales de la historia.

    Koenig Specials era célebre por crear impresionantes carrocerías ensanchadas sobre prácticamente cualquier tipo de vehículo. Su estilo era tan superlativo y personal que sus piezas eran de las pocas que eran fácilmente reconocibles. Daba igual que se tratara de un Mercedes, un Porsche o un Ferrari. Tras pasar por los talleres de Koenig, estos adquirían un impresionante kit de carrocería widebody con inmensas entradas de aire y enormes spoilers.

    El Koenig Competition Evolution Cabrio con su capota de lona.

    Entre sus piezas más conocidas encontramos los kits sobre los Porsche 911 y 928, aunque las más célebres y mediáticas fueron las espectaculares modificaciones sobre el Ferrari Testarossa, el deportivo del momento en aquella época. Koenig desveló su primera versión altamente modificada del modelo italiano en 1985, el Ferrari Testarossa Twin Turbo de 720 CV (710 hp).

    Pero no fue hasta 1988 que presentó la actualización que se hizo célebre de este modelo, el Koenig Competition de 1988, que además del espectacular trabajo de carrocería, elevaba la potencia del 12 cilindros planos hasta unos espectaculares 811 CV (800 hp). Teniendo en cuenta que el deportivo más caro y rápido que podíamos encontrar en los concesionarios en aquella época no llegaba a los 500 caballos, el Testarossa Koenig Competition de doble turbo era toda una bestia prácticamente sin rivales en el mercado.

    Sin embargo, Willy König no quedó conforme, ya que otros muchos tuners contaban con ejemplares modificados y potenciados del Testarossa, como Gemballa, de ahí que el especialista alemán diera otra vuelta de tuerca a su criatura de doble turbo y lanzara el salvaje Ferrari Testarossa Koenig Competition Evolution, que además de contar con una carrocería notablemente más ancha y un espectacular kit aerodinámico que imitaba al F40, el motor de 12 cilindros fue elevado hasta nada menos que 1.000 CV. Más del doble de potencia que un Ferrari F40 o básicamente la misma de un Bugatti Veyron, pero 20 años antes de que este fuera desarrollado y además, en un modelo de tracción trasera cuyo enorme motor de 12 cilindros iba montado sobre la transmisión, lo que elevaba el centro de gravedad y penalizaba su rendimiento dinámico.

    Modelos a escala del Koenig Competition (derecha) y el Koenig Competition Evolution (izquierda).

    Decir que un modelo como este es salvaje, con 1.000 caballos sin ningún tipo de ayuda electrónica para dosificar esa entrega de potencia al suelo es quedarse muy corto. Por lo que había que tenerlo muy claro para adquirir un vehículo de este tipo y pisar el acelerador a fondo. Uno de los pocos afortunados que se hizo con uno de estos ejemplares fue nada menos que Mike Tyson, que por aquel entonces era el indiscutible campeón del mundo de los pesos pesados.

    Aunque Tyson no se conformó con una unidad convencional, ya que encargó uno de los pocos Koenig Competition Evolution Cabrio que fueron fabricados por el especialista alemán, de los que este parece ser el único amarillo. Esta unidad cuenta con todas las mejoras mecánicas y de bastidor de la transformación desarrollada por Koenig pero, como el resto de Ferrari Testarossa descapotables realizados por especialistas aftermarket, sustituyó su techo metálico por una pequeña capota de lona.

    Además de la propia estética de la transformación de Koenig, este ejemplar de vibrante color amarillo cuenta con una combinación cromática y decoración propias de la época. En el interior encontramos piel sintética que combina los colores negro y amarillo con diversos grabados con el nombre del boxeador, además de una serie de adhesivos en el exterior con la leyenda ‘Mike Tyson Special’, con unas gráficas bastante anticuadas.

    La imagen más reciente del modelo, sin placas japonesas.

    Desconocemos cuánto tiempo conservó este ejemplar el boxeador, pero es evidente que fue encargado por él. Tampoco se conoce el resto del historial del modelo, pero por el rastro que hemos encontrado en las redes sociales, esta unidad se encuentra en Japón y por lo que parece, actualmente está a la venta o al menos expuesto en un concesionario, pues sus imágenes más recientes han sido tomadas en una exposición.

    Los raros y veteranos Ferrari amarillos: el Testarossa Koenig Competition Evolution de 1.000 CV de Mike Tyson