¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Ford y Magna presentan el primer subchasis delantero de fibra de carbono

    Sergio J. Cabrera
    Sergio J. Cabrera

    Ford Motor Company y Magna han desarrollado conjuntamente un subchasis delantero realizado en fibra de carbono.

    Este forma parte de un programa de estudio para tratar de reducir el peso de los automóviles, y en lugar de quedar como mero ensayo, pasará a ser testado con vistas a implementarlo en vehículos reales.

    Radiografía de un Mustang V.

    Ford se ha aliado con el fabricante de componentes canadiense Magna para desarrollar un subchasis delantero de fibra de carbono. Por el momento solo está en fase de prototipo, pero el proyecto contempla su estudio para llevarlo a producción.

    Ambas compañías han presentado dicho prototipo y su resultado, que por el momento no ha sido probado aún en vehículos reales, aunque el siguiente paso del proceso de desarrollo será eso, trasladarlo a un modelo real para poder comprobar sus ventajas.

    Según la nota de presentación, este elemento fabricado en fibra de carbono, presenta varias ventajas con respecto a los tradicionales fabricados en acero estampado. En primer lugar y más evidente el peso, al fabricarlo en carbono se reduce el peso hasta en un 34 por ciento, según anuncia la compañía. En segundo lugar, su fabricación permite emplear menos elementos que uno convencional.

    Imagen del nuevo subchasis.

    Según Ford y Magna, el prototipo sustituye hasta 45 piezas diferentes de acero de uno convencional, eliminando además el evidente trabajo de soldaduras, ya que las nuevas molduras se unen mediante adhesivo y remaches. Eliminando así en un 87 por ciento los diferentes componentes utilizados hasta ahora.

    El diseño ha sido tomado teniendo en cuenta la aplicación actual de este tipo de sistemas. Es un entramado que hace de soporte o esqueleto en el vano motor, donde se apoyan tanto la mecánica como las suspensiones, y sirve además como estructura ante los impactos. Por lo que puede ser implementado en un rango muy amplio de vehículos. Y no solo de la marca estadounidense.

    Según Magna, el desarrollo de este elementos tiene aún uno o dos años por delante, antes de llegar realmente al mercado. Para lo cual pasará a ser probado en vehículos de producción y en las habituales pruebas de choque. Por el momento, ninguna de las compañías ha revelado si estas ventajas se convierten en un ahorro económico para el fabricante, pero tal y como lo pintan, parece ser que sí lo hay.