¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Ford presenta Roadsafe, una tecnología predictiva de puntos conflictivos de tráfico

    Los coches conectados y la inteligencia artificial asociada al «big data» puede tener efectos muy positivos en la Seguridad Vial. Tal y como ha comprobado un consorcio británico en el que está Ford, es posible predecir puntos conflictivos y señalar peligros antes de que se acerquen los vehículos.

    Aunque Ford tiene ya una presencia industrial muy reducida en el Reino Unido, un proceso de años, aún mantiene presencia relevante en el campo de la investigación. La marca americana ha participado en un proyecto denominado «Roadsafe», del inglés «carretera segura».

    Presentado hoy en el evento Cenex LCV en Millbrook Proving Ground (Bedford, Reino Unido), este proyecto recaba datos de múltiples fuentes para perfilar un mapa de puntos donde el riesgo de accidente incrementa por multitud de razones. Los ojos computerizados recopilan muchos datos.

    Las fuentes de datos son principalmente sensores a bordo de vehículos, sensores colocados en lugares estratégicos e información histórica de siniestralidad en la zona. Esta información se recopila, se anonimiza y se procesa, confeccionando una información agregada que se plasma en un mapa.

    La información recopilada por «Roadsafe» es útil para los conductores porque les va indicando aquellos lugares que es preferible evitar. Por ejemplo, si los vehículos que pasan por una determinada zona suelen pegar frenazos cerca de un paso de cebra, puede que la visibilidad no sea la ideal o que haga falta un semáforo. También se monitorizan la dirección y el acelerador.

    Análogamente, esta información se puede poner en manos de las autoridades competentes para que vayan solucionando las deficiencias en las infraestructuras, la señalización horizontal y vertical, o agilizar el tráfico en aquellos puntos donde acaba habiendo demasiado vehículo.

    No hay que tener miedo respecto a la privacidad, porque todos los avisos no tienen asociado a un conductor ni un vehículo concreto. De hecho, es información irrelevante. Permitiendo que la recopilación de datos sea anónima, además de simplificad el tratamiento legal de la información, también disminuye las reticencias a participar en el programa.

    El sistema identifica puntos conflictivos en las zonas cercanas y utiliza escala de calor para calificar los posibles riesgos

    Ford lleva cuatro años investigando en esta materia. Durante el último año y medio el fabricante se implicó con diferentes actores como el Consejo del Condado de Oxfordshire, la Universidad de Loughborough, la empresa de sensores IA Vivacity Labs, Transport for London e Innovate UK.

    Hace 20 meses comenzó una investigación en el área de Great London para identificar los puntos conflictivos de la circulación de la capital inglesa, determinar las causas tomar las medidas necesarias para prevenir más incidentes viales. Cinco meses después, la investigación se amplió a Oxfordshire.

    En total han participado 200 vehículos entre las dos áreas, tanto de pasajeros como comerciales, que han permitido crear el «Mapa de Calificación de Riesgo en Segmentos de Carretera». La información se puede plasmar en un mapa de calor, donde el amarillo significa poco riesgo, y el rojo que hay más riesgo.

    El sistema es escalable, funciona tanto en grandes áreas como en poblaciones más pequeñas

    Esta inteligencia de datos es muy valiosa para mejorar el flujo del tráfico y reducir la siniestralidad, que son dos efectos muy deseables. Gracias a la conectividad avanzada de los vehículos, los conductores pueden ser avisados de peligros que sus sentidos no serían capaces de percibir. Ídem en el futuro para los coches autónomos.

    Hace tiempo os hablamos de las bondades de la tecnología 5G, que hace esto posible: más velocidad de datos, conexiones más estables, menor retardo en envío y recepción, etc. Estas experiencias van avanzando cómo será la Seguridad Vial en pocos años, donde se puede aumentar la predicción de riesgos y por tanto evitarlos con mucha más facilidad.

    Conocimos en mayo un proyecto similar que Volkswagen está probando en Carmel (Indiana, EEUU), que recopila información del tráfico mediante cámaras, pero no participan los vehículos en la recolección de datos. La finalidad es la misma, utilizar la información (que es poder) para mejorar la circulación y aumentar la seguridad de todos.