¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Gary Paffett, campeón del DTM en el adiós soñado

Gary Paffett ha conquistado su segundo título del DTM a sus 37 años, en la última temporada en la que Mercedes competía en el certamen.

Hombre de marca como pocos, el piloto británico pone fin a una etapa de quince años en el DTM para enfrentarse al reto de la Fórmula E.

La temporada 2018 del DTM ha cerrado sus puertas. Una nueva era está a punto de comenzar en el certamen, una nueva etapa en la que no estará Mercedes. El fabricante de Stuttgart se despedía del DTM tras 30 años y lo hacía de la mejor manera posible, cosechando los títulos de marcas, equipos y pilotos en un guión perfecto que sólo podía tener otro gran protagonista. A sus 37 años y tras 15 temporadas en el certamen, Gary Paffett se volvía a proclamar campeón del DTM, poniendo así el broche de oro a una historia de fidelidad a Mercedes.

Al fin y al cabo, no se puede entender la historia de Gary Paffett sin Mercedes ni el programa de la firma de la estrella en el DTM sin el piloto británico. Una comunión que nació en 2003 de una manera un tanto 'accidental', toda vez que Paffett que venía de ganar la F3 alemana en 2002 y de quedarse sin equipo justo antes de su debut en la F3000. Viendo la proyección que tenía el británico, Mercedes lo fichó para correr el DTM en el seno del Team Rosberg en un coche de especificación antigua. A pesar de ello, Paffett dejó sus primeros destellos en la serie.

El talento de Gary Paffett le llevó al equipo HWA un año más tarde. En su segundo año en el DTM, el piloto de Bromley logró cuatro victorias y dos podios adicionales, resultados que le valieron para salir subcampeón, para sorpresa de todos. Sin embargo, el piloto británico aún tenía margen de mejora y en 2005 se proclamaba campeón del DTM. Paffett tocaba así el cielo, para luego bajar al infierno. Su decisión de no competir en 2006 en el DTM le llevaba a estar bajo el paraguas de Persson Motorsport durante los dos siguientes años, una tortura que terminaba en 2009 con su regreso a HWA.

Su año 2006 como piloto de test de McLaren-Mercedes, labor que continuó haciendo durante un buen número de temporadas, y sus dos temporadas en Persson curtieron a Gary Paffett, que volvió a mostrar su mejor versión en el DTM. El piloto británico se proclamó subcampeón en 2009, 2010 y 2012, resultados que no eclipsaban sus discretas dos temporadas siguientes. En 2015 pasaba a competir con ART, estructura con la que logró algunos podios tanto ese año como el siguiente, pero sin terminar de recuperar su mejor versión, ni siquiera con el debut del Mercedes-AMG C 63 DTM en 2016. Tampoco lo logró en 2017.

Quizá espoleado por el cambio de normativa técnica o por ser el último año de Mercedes en el DTM, Gary Paffett ha vuelto a ser en 2018 ese piloto que deslumbró en sus inicios en la serie. Tres victorias, tres segundos puestos y cuatro terceros le han llevado a conquistar el título del DTM, su segunda corona. Un adiós perfecto, el mejor broche a toda una vida en el DTM, con sus luces y sombras, pero siempre de la mano de Mercedes. Ahora, Paffett también abandona el certamen para afrontar un nuevo reto en la Fórmula E como HWA, pero lo hace de nuevo como campeón.

Fotos: DTM

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto