¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    General Motors será un fabricante "cero emisiones" en 2040

    Mary Barra, CEO de General MotorsSteve Fecht

    El gigante estadounidense ha anunciado con carácter oficial que en 2035 ya no comercializará vehículos ligeros (turismos y comerciales) que tengan emisiones de carbono por sus escapes. General Motors se une al movimiento para limitar el calentamiento global a 1,5 ºC.

    En solo una década, General Motors está irreconocible. Ya perdió la posición de liderazgo mundial mantenida durante décadas, fue rescatado por el Gobierno de Estados Unidos y el de Canadá, sufrió una reestructuración enorme, se ha ido retirando de varios mercados mundiales y ahora... se declaran "Zero" para 2040, en toda su gama.

    Ahora que el inquilino de la Casa Blanca, el demócrata Joe Biden, vuelve a la senda de los Acuerdos de París, el fabricante ya puede declararse abiertamente como medioambientalmente sostenible a largo plazo. No es el primer gran fabricante que anuncia modelos 100% eléctricos antes de terminar la primera mitad del siglo, ni será el último.

    Para 2040, todos los vehículos de General Motors a nivel mundial están propulsados con motores eléctricos, bien con baterías o con pila de combustible de hidrógeno. Eso será 35 años después del trágico final del GM EV-1, el primer coche eléctrico razonable que hubo en décadas, y muy adelantado a su época.

    En 2035 serán eléctricos todos light duty, es decir, que incluirá a cualquier turismo y a los pick-up 1500. No se indica qué pasará con los modelos genuinamente industriales, los heavy duty, pero es de suponer que seguirán el mismo camino antes de 2040. GM ya está trabajando en la transición para eliminar la gasolina y el gasóleo de los modelos más grandes.

    Para 2035, casi todos los clientes de un GM nuevo ya serán nativos digitales (los nacidos en 1980 tendrán 55 años)

    Las plantas estadounidenses se alimentarán exclusivamente de energías renovables para 2030, y en el resto del mundo en el 2035. Respecto a las tecnologías de transición, trabajarán en hacer modelos más eficientes con motores turboalimentados, transmisiones más eficientes, Start/Stop o mejoras aerodinámicas.

    La compañía también recurrirá a la compra de créditos de emisiones o a invertir en tecnologías de captura de carbono para lograr el objetivo de emisiones netas cero. Se da por descontado que algunos procesos generan emisiones de forma inevitable, pero estas serán compensadas capturando más carbono del emitido.

    En este reciente vídeo, GM hace un guiño a la «generación E», que cada vez asocia más vehículos a dispositivos recargables como móviles o tabletas

    Esta estrategia choca con lo que es la actual General Motors. Tras su retirada de múltiples mercados mundiales y haber soltado «lastre» respecto a marcas, el típico vehículo que fabrica ahora es un SUV o un pick-up con motor de gasolina y elevadas emisiones de carbono.

    En una década GM se ha deshecho de Hummer (como marca), Pontiac, Opel, Saab, Saturn y Vauxhall

    General Motors ha basado su estrategia en los últimos años en reducir su tamaño, concentrarse en lo más rentable, y especialmente en Norteamérica y en China. De esa situación «de partida» tienen que ir hacia un futuro relativamente cercano (faltan 14 años) con una renovación total de su gama de productos.

    Paradójicamente, uno de los modelos que encajarán en la nueva visión de GM es el GMC Hummer EV, la reedición del polémico todoterreno, que será totalmente eléctrico. Será tan medioambientalmente sostenible como lo es la contribución artística del «reggaeton» a la música, pero desde luego es un avance respecto al Hummer clásico.

    General Motors estrenó logotipo a principios de este mes, la primera vez desde 1964

    La transformación de General Motors será total en estos 14 años, o como suele decirse, darán un giro de 180 grados; su logotipo renovado ya era una declaración de intenciones. Todas las gamas se replantearán para ser eléctricas. Apuestan todas las fichas a la misma tecnología base, solo cambiará la forma de dar la energía a los motores eléctricos. A nivel industrial, tiene sentido.

    Las marcas implicadas serán Chevrolet, Buick, GMC, Cadillac, Baojun (China) y Wuling (China)

    Que un fabricante tan importante -al menos en EEUU- decida dar este paso es bueno, porque acelera la transición a la electromovilidad y hace la bola de nieve más grande. Eso estimulará el crecimiento de todo el ecosistema que rodea a este modelo: cargadores, redes eléctricas inteligentes, mantenimiento, etc.

    El fabricante ha declarado que invertirá en los próximos años 27.000 millones de dólares para el desarrollo de electromovilidad y conducción autónoma, 7.000 millones más de lo planteado antes de la pandemia de COVID-19. De aquí a 2025 lanzarán al mercado 30 modelos totalmente eléctricos en distintos segmentos y precios. Además, promoverán el crecimiento de redes de recarga para estimular a los clientes a colgar para siempre las mangueras de las gasolineras.

    Fuente: General Motors