¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Previo y horarios del Gateway 500 de IndyCar 2021

    Previo y horarios del Gateway 500 de IndyCar 2021
    La última danza oval de 2021 tendrá lugar en los peraltes y pianos de Gateway.IndyCar Media
    Adrián Fernández
    Adrián Fernández9 min. lectura

    La IndyCar Series regresa a un óvalo por cuarta y última vez este año, siendo el único evento de 2021 en un óvalo corto.

    Álex Palou tendrá que pelear contra una sanción de 9 posiciones en un show de un único día.

    Romain Grosjean efectuará su esperado debut en óvalo en una cita que coincide con las 24 horas de Le Mans.

    Casi tres meses sin óvalos son una espera inusualmente larga dentro de una temporada para la IndyCar Series. La considerable reducción de este tipo de circuitos en el calendario de 2021 tras la salida de Iowa y el abortado regreso a Richmond ha hecho que Indianápolis esté acompañado solo de otros dos recintos ovales, teniendo que acoger Texas una carrera doble para maquillar los números. La situación debería mejorar el año que viene con el plausible regreso de Iowa y un posible retorno a Homestead, pero por ahora, los pilotos del certamen afrontarán el desafío de girar a la izquierda por última vez este año en Gateway, uno de los grandes éxitos modernos de IndyCar, que será escenario además del debut de Romain Grosjean en una carrera oval.

    Las características del World Wide Technology Raceway son notablemente diferentes a las de Indianápolis y Texas, por ser el único óvalo corto del calendario actual y por su asimetría. Con una longitud de 2.012 metros (1.25 millas) y dos curvas de peralte reducido separadas por dos cortas rectas de 600 metros, los coches no emplean la configuración de alerones reducidos a la mínima expresión de los superspeedways, sino un kit más parecido al de los circuitos convencionales, con los ajustes necesarios para mantener unas velocidades promedio de casi 300 kilómetros por hora.

    Su primera curva de 11º de peralte se toma habitualmente levantando el pie del acelerador (o incluso accionando ligeramente el freno), y el segundo viraje de 9º de peralte, algo más abierto, sí se puede tomar con el acelerador a fondo. A diferencia de la amplísima mayoría de óvalos, Gateway cuenta con pianos en el interior de ambas curvas, pero solo como referencia visual, sin que sea una zona en la que poner una rueda sea aconsejable. En términos generales, los adelantamientos en Gateway suelen ser complicados, y una cuestión de inercia a lo largo de algunas vueltas en vez de algo que surja en el momento. Esto hace que el tráfico tenga un efecto significativo, y que las paradas en boxes adquieran un cariz crucial.

    El óvalo de Gateway fue concebido en 1994 por el promotor del Gran Premio de Long Beach, Chris Pook, en una época en la que IndyCar gozaba de gran prestigio y estatus a nivel nacional e internacional. Lo que debía haber sido un placentero debut en 1997 se transformó en una incomodísima situación, tras el estallido de la guerra de los monoplazas americanos el año anterior. En el mismo fin de semana en el que la Indy Racing League albergaba las 500 millas de Indianápolis, CART disputó su evento debut en Gateway con una carrera sabatina, una situación que se prolongó durante dos años más. A esto le siguió una considerable caída de la asistencia, un cambio de fechas en el 2000 y, finalmente, la deserción de Gateway a la IRL, donde solo duró tres temporadas más (2001-03).

    Paul Tracy, Alex Zanardi, Michael Andretti, Juan Pablo Montoya, Al Unser Jr, Hélio Castroneves, Gil de Ferran... La lista de ganadores de aquellos eventos es un quien es quién de la época. La carrera regresó al calendario en 2017 gracias a un nuevo propietario, Curtis Francois, y la ayuda de un poderoso mecenas regional, John Bommarito y su cadena de concesionarios, que ha contribuido a que el evento sea la carrera en óvalo mejor promocionada y con más asistencia de los últimos 15 años. De nuevo, la lista de ganadores en esta segunda etapa es otro quién es quien: Josef Newgarden, Will Power, Takuma Sato y Scott Dixon. En resumen, solo campeones de IndyCar o ganadores de la Indy 500 saben lo que es imponerse aquí.

    El equipo Penske ha ganado más veces en este óvalo (6) que las veces que ha sido derrotado (5), un buen indicio para un Newgarden que es el único piloto que sabe lo que es repetir aquí triunfo. Lo logró en 2017 y el año pasado, en la segunda carrera de un improvisado evento doble en el que ambas citas tuvieron lugar con una distancia reducida (400 kilómetros) y durante el día. Este año, Gateway vuelve a sus condiciones habituales, con una carrera nocturna en la madrugada española y una distancia total de 500 kilómetros, que en realidad serán 20 más este año al añadir doce vueltas más respecto de lo que era habitual; por ello, la carrera debería durar cerca de dos horas y cuarto.

    Álex Palou no gozó de gran fortuna en Gateway el año pasado, siendo el factor desencadenante de un accidente en la salida en la primera carrera, y en esta edición se ve lastrado por una sanción de nueve posiciones tras la rotura de motor que sufrió la semana pasada, por lo que solo podría salir décimo en el mejor de los casos. El piloto español, por tanto, tendrá que avanzar para mantener su reducida ventaja con respecto a Pato O'Ward (21 puntos) y Dixon (34 puntos). Empezar con buen ritmo será vital para Palou al tratarse de un show de un solo día, en el que las tres sesiones (libres, clasificación y carrera) tendrán lugar el mismo sábado, en plena coincidencia con la disputa de las 24 horas de Le Mans.

    Sin Top Gun y sin los coches extra de Rahal y Shank (no estará Hélio Castroneves, por tanto), la lista de inscripción de 25 vehículos no será tan boyante como los 28 que hubo la semana pasada, pero será el evento de óvalo fuera de la Indy 500 con más coches inscritos desde 2013, y contará con el evidente reclamo de ver a Romain Grosjean enfrentarse por primera vez a un óvalo, tras su exitoso test en esta misma pista hace tres semanas. Lo hará en su coche habitual, mientras el que había sido su sustituto en óvalos (Pietro Fittipaldi) se sube al tercer coche. Todo ello, más los otros tres pilotos que complementan programas de circuito: Conor Daly (que cambiará de coche para cubrir a Max Chilton en Carlin), Ed Carpenter y Tony Kanaan en el vehículo habitual de Jimmie Johnson.

    Sesiones y horarios deL GATEWAY 500 2021

    * La carrera se emitirá en directo a través de Movistar Deportes (España), Claro Video (Latinoamérica) y Pato.TV (México)

    Fotos: IndyCar Media