¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Hyundai i30 Turbo, aspecto renovado con claro carácter deportivo

25

Hyundai se adentra en el terreno de los compactos de alto rendimiento con la llegada del Hyundai i30 Turbo, su motor de 1,6 litros alcanza los 186 CV. La gama i30 queda completada con la versión más prestacional y deportiva de todas, el Turbo, que cuenta con un motor de gasolina con 186 CV.

El día de hoy ha sido de especial importancia para Hyundai. Con un acto cargado de presentaciones mundiales, ha dado a conocer parte de su renovada flota de modelos. Entre ellos hay que destacar la presencia del Hyundai i30 Turbo. Es la versión más potente y prestacional que puede presentar el compacto, un rival más para un segmento donde el Golf GTI es el líder.

El i30 Turbo será fácilmente reconocible por su estética más deportiva, cargada de tintes rojos

Aunque nosotros ya lo pudimos ver con anterioridad, el i30 Turbo se ha presentado esta mañana. De esta manera Hyundai pone sobre la mesa de juego una apuesta poco convencional para ellos. La deportividad y el rendimiento llegan de la mano con el renovado estilo del i30. El Turbo, con 186 CV es la opción más atractiva para aquellos que buscan ese extra de rendimiento.

Exteriormente el i30 presenta una nueva cara, estamos hablando de un restyling, por lo que el cambio no es muy profundo. El elemento que más destaca sobre todos los demás en este cambio son los faros. Más estrechos y alargados que aportan un aire más juvenil y atractivo al compacto de la firma coreana. Tampoco hay que pasar por alto la parrilla hexagonal con franjas cromadas. Un cambio sutil, pero de buen gusto.

En cuanto a medidas, no hay cambio alguno, se mantienen las mismas proporciones que el modelo actual, 4,3 metros de largo por 1,78 metros de ancho. Sin embargo el diseño se completa con llantas de nuevo diseño, de 16 y 17 pulgadas, además de tres nuevos colores que se suman a la paleta ya presente, blanco polar, Orange Caramel y Jet Negro, solo para la versión Turbo.

Si hablamos exclusivamente de la versión Turbo, esta se diferencia del resto de la gama de una manera más que significativa. En la parte frontal la parrilla va bordeada por un cromo más grande, cambia la posición de los LED diurnos y se incorpora una franja horizontal inferior con un acabado rojo, la misma que encontramos en la parte trasera, donde hay que destacar la presencia de dos salidas de escape a los bordes del difusor.

El interior es el mismo para todos, sólo la versión Turbo contará con elementos destacados en rojo

La línea es exactamente igual que la de un i30 normal, con la excepción que el Turbo siempre irá asociado a la carrocería de tres puertas. Lo mismo ocurre con las llantas, mientras que en las versiones normales el máximo tamaño posible es de 17 pulgadas, en el caso del Turbo la cifra aumenta hasta 18. En el interior ocurre tres partes de lo mismo, el igual que el resto, solo que hay ciertos elementos decorativos en rojo que nos hacen ver que estamos ante una versión más potente.

Mecánicamente, todas las versiones, diésel y gasolina han sido revisadas y puestas al día. Las versiones normales son capaces de ofrecer un consumo un 20% inferior al modelo actual. En los motores diésel, se nos presenta un único bloque de 1,6 litros que es capaz de rendir dos potencias diferentes, 110 y 136 CV. Ambas llegan de serie con un cambio manual de seis velocidades aunque se puede optar por uno automático de siete.

La parte trasera destaca por un pequeño difusor que lleva incorporadas las dos salidas de escape

Si nos vamos a los gasolina, la oferta es más variada. Si hablamos de versiones normales, la potencia inferior la encontramos asociada al motor de 1,4 litros y 100 CV, mientras que aumentamos esa cifra hasta los 120 CV si optamos por una cilindrada de 1.600 centímetros cúbicos. Al igual que en los diésel las transmisiones de serie son manuales de seis velocidades, solo el más potente tiene opción automática.

Obviamente hay que hablar del i30 Turbo, que juega una liga paralela. Para él está reservado el motor más potente de todos. Un bloque turboalimentado de 186 CV y 1,6 litros. Es capaz de acelerar de 0 a 100 Km/h en apenas 8 segundos y alcanzar una velocidad punta de 2113 Km/h. En este caso solo hay un cambio posible. Para garantizar la mejor experiencia racing de todas, los ingenieros han determinado que la única opción posible es un cambio manual de seis velocidades.

Tanto el Hyundai i30 2015 como el i30 Turbo empezarán su producción (en la planta checa de Nosovice) y comercialización el año que viene, con precios aún por determinar. El i30 Turbo llega para luchar en un segmento muy competitivo, donde el Golf GTI sigue siendo el rey, pero no será porque no le salen rivales de una manera constante.

Las versiones Turbo del i30 contarán con un color propio, el Jet Negro, y llantas de 18 pulgadas

Noticias relacionadas

Hyundai i30 Turbo, aspecto renovado con claro carácter deportivo
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto