¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Indy 500Las restricciones de viaje a Estados Unidos fuerzan planes alternativos para Alonso

    Con suerte, Alonso podrá imitar a su compañero Oliver Askew en boxes.IndyCar Media

    La nueva escalada de contagios, y los periodos obligatorios de cuarentena, complican la preparación del asturiano.

    «Todo lo importante dependerá de que Alonso pueda viajar sin preocupación de contraer el virus».

    Los entrenamientos oficiales de la Indy 500 darán comienzo en poco más de un mes.

    Apenas tiene carreras a las que enfrentarse, pero Fernando Alonso tiene todos los visos de atravesar un verano realmente frenético. Ya no solo por los rumores que le sitúan como posible protagonista de un supuesto anuncio de Renault para la temporada 2021, si no por el gran objetivo de su temporada, la conquista de las 500 millas de Indianápolis en su tercer intento. Un intento que no se parecerá a ninguno de los dos anteriores, y no solo por el hecho de contar con un Aeroscreen en el monoplaza.

    La temida segunda ola de la pandemia empieza a escalar en aquellos países que han adoptado medidas más laxas contra el COVID-19, en especial en los Estados Unidos, donde cada día se baten récords de contagios detectados. Esta situación ha llevado a numerosos países a mantener cerrados o a restringir los desplazamientos a los Estados Unidos, hasta el punto de que en México se pide un cierre total de sus fronteras con el país de las barras y las estrellas, una completa vuelta a la tortilla con respecto a hace algunos meses.

    Por supuesto, las restricciones se aplican también a los desplazamientos aéreos, imprescindibles para Fernando Alonso en el caso que nos ocupa. Los entrenamientos oficiales para las 500 millas de Indianápolis arrancarán el 12 de agosto, y la situación a día de hoy complica que el piloto asturiano pueda realizar su preparación habitual en la sede de Arrow McLaren SP en Indianápolis. Cualquier deportista que desee ingresar al país debe pasar un periodo de dos semanas de cuarentena, ya sea en un país intermedio (como hizo Álex Palou en México) o en la propia Estados Unidos al llegar al país.

    Con estos desafíos en mente, el jefe de McLaren SP, Taylor Kiel, asegura que su formación ha efectuado los preparativos necesarios para cualquier posible eventualidad. «Depende realmente de las restricciones de viaje y en como evolucionará la pandemia en los próximos dos meses», afirmó Kiel en declaraciones a The Race. «Tenemos planes A, B y C establecidos para las diferentes cosas que necesitamos hacer, las que necesita para triunfar».

    «Pero las partes realmente importantes, el tiempo de simulador y las visitas a la fábrica, van a depender de que sea capaz de viajar sin preocupación de contraer el virus», prosiguió Kiel, ahondando en la premisa de que cualquier traslado de Alonso se hará siempre buscando tener las mayores garantías sanitarias. «Esa es nuestra preocupación ahora mismo. Queremos asegurarnos de que podemos desplazarnos con libertad y hacer las cosas que necesitamos sin preocupaciones de enfermar. Cuando lleguemos a ese punto, haremos lo posible para que coja el ritmo».

    La preparación podría no ser nada óptima para Alonso si el piloto español no es capaz de realizar trabajo de simulador con Dallara o adecuarse de antemano a las importantes diferencias que presenta el Aeroscreen, más aún en un año en el que no podrá probar el coche en pista hasta el inicio de los entrenamientos. La mayoría de sus rivales, para entonces, contarán con siete carreras de rodaje, dos de ellas ya disputadas, y una en el superspeedway de Texas.

    Pese a todo, Kiel confía en que la capacidad de adaptación de Alonso le permitirá sobreponerse a las circunstancias e integrarse rápido en la maquinaria de la formación en la que compartirá equipo con Pato O'Ward y Oliver Askew, cada uno con un top 10 tras la disputa de las dos primeras carreras. «Hay que considerar que ya ha hecho todo esto antes. Con diferentes equipos, pero tiene experiencia. Es un profesional, un campeón del mundo, así que si alguien puede aparecer y pilotar sin más, probablemente sea él»

    En el subconsciente colectivo pesa la absoluta falta de preparación que McLaren esgrimió el año pasado. La estructura ya asentada de Schmidt Peterson Motorsports garantiza que no existirá una repetición de esto: «Todo lo que podamos hacer con antelación es la guinda del pastel. Su coche está siendo preparado junto a los de Pato y Oliver de la misma forma que haríamos con otros. Todo su equipo son empleados a tiempo completo de McLaren SP, así que están implicados en todos los procesos, procedimientos, montajes, prácticas de pit stop y todas esas cosas. Confío al 100% en el conjunto que seremos capaces de proveer en Indianápolis».

    Fotos: IndyCar Media

    Fuente: The Race