¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Alpine no descarta una futura Indy 500 con Alonso: «Le debemos mucho»

    El coche de Alonso es trasladado al pit lane durante su última Indy 500, en 2020IndyCar Media

    Laurent Rossi, jefe ejecutivo de la compañía, comentó que una posible colaboración con el español para perseguir la triple corona sería «algo a considerar».

    Condiciona esta remota posibilidad al momento adecuado y a que Alonso se haya retirado de la Fórmula 1.

    Alpine apoyó la participación de Christian Lundgaard hace un mes en un carrera de IndyCar, con notables resultados.

    En mitad de su temporada de regreso en la Fórmula 1, Fernando Alonso ha dejado atrás por el momento todos los proyectos multidisciplinares que ha enfrentado en el último lustro, tanto en sus últimos coletazos en McLaren como en sus dos años sabáticos. Su regreso a las exigencias del Gran Circo con Alpine se complicó aún más de lo deseable, y aunque el asturiano ya parece readaptado por completo, su foco sigue estando al 100% en un trabajo que seguirá desempeñando un año más.

    Para muchos, la gran incógnita sobre sus potenciales planes alternativos de futuro pasa por un regreso del bicampeón mundial a las 24 horas de Le Mans, donde el compromiso de hasta 10 marcas o equipos distintos en la clase Hypercar para 2023 promete una competencia mucho más feroz por la victoria absoluta que la que Toyota encontró en los dos triunfos obtenidos con Alonso. Sin embargo, en el fondo del barril sigue clavada la espina de las 500 millas de Indianápolis, donde sus mediáticas tres participaciones entre 2017 y 2020 con distintas iteraciones de McLaren no obtuvieron en absoluto los resultados esperados.

    Su vinculación actual con un Grupo Renault sin apenas presencia en los Estados Unidos, y cuyo único historial en IndyCar se remonta a los cuatro últimos años de Infiniti como motorizador (1999-2002), nivela aún más la balanza en favor de la resistencia... pero el sueño de la Triple Corona sigue estando ahí, y Laurent Rossi es consciente de ello. El jefe ejecutivo de Alpine, que se ha deshecho en elogios hacia la figura de Alonso en el equipo y su efecto en el mismo, ha sorprendido al no descartar una posible implicación de la marca francesa en un potencial cuarto intento del ovetense en la Indy 500.

    En declaraciones a Reuters, en las cuales ya ha hablado de la actual disyuntiva LMH/LMDh y de que los malos rumores que acompañan a Alonso no se corresponden con lo que él ha vivido, Rossi ha afirmado que una posible aventura americana «podría ser algo a considerar, especialmente si Fernando se retira, el momento es bueno y tenemos un coche. Podríamos hacerlo, podríamos sacarlo adelante, y lo haríamos de muy buena gana, porque le debemos mucho a Fernando». Las declaraciones, evidentemente, no muestran un compromiso muy sólido, e incluso podrían tratarse simplemente un recurso para salir del paso.

    A nivel de imagen corporativa, Rossi apunta que «sería bueno para la marca también. Aunque no estemos necesariamente presentes en esos mercados, es algo que siempre sería beneficioso». Debido a la naturaleza de la IndyCar, Alpine solo podría aportar recursos monetarios y humanos: no podría diseñar un chasis propio, y desarrollar una unidad de potencia tampoco es opción por los requerimientos de la categoría de un compromiso a medio plazo y de implicarse en aspectos de marketing. No obstante, Alpine ya tuvo en las últimas semanas un bautismo de fuego en este mundillo de la mano de Christian Lundgaard.

    El piloto senior de la Alpine Academy, actualmente en Fórmula 2 tras cinco temporadas en el organigrama, llevó a cabo un espectacular debut durante el Brickyard Grand Prix a mediados de agosto en el circuito rutero de Indianápolis, el cual le fue facilitado por la propia Alpine. El danés, pilotando un tercer coche de Rahal Letterman Lanigan Racing, obtuvo un cuarto lugar en parrilla que podría haber sido pole de no haber sido por un malentendido sobre el funcionamiento de la sesión. En carrera, Lundgaard acusó más la falta de experiencia y cayó a la duodécima posición final, pero su mensaje quedó más que enviado, y la posibilidad de verle en el Gran Premio de Monterey el 19 de septiembre en Laguna Seca todavía está sobre la mesa.

    Fotos: IndyCar Media