¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCarDragonSpeed completa los 33 competidores de la Indy 500 con Stefan Wilson

    DragonSpeed completa los 33 competidores de la Indy 500 con Stefan Wilson
    La decoración del coche con el que Stefan Wilson competirá en esta Indy 500Cusick Motorsports
    Adrián Fernández
    Adrián Fernández8 min. lectura

    El equipo de resistencia de Elton Julian regresa dos años después en asociación con el mecenas de Stefan Wilson.

    Foyt cederá temporalmente el uso del chasis de circuito de Tatiana Calderón.

    Wilson disputará su cuarta Indy 500, en busca de un asiento a tiempo completo.

    Casi sobre la bocina, con el mes de mayo ya empezado, las 500 millas de Indianápolis cuentan finalmente con los 33 coches y pilotos necesarios para tener una parrilla completa, una tradición que se ha mantenido casi sin excepción desde hace nueve décadas, pero que había quedado en entredicho en las últimas semanas al haber solo 32 inscritos. Una serie de múltiples problemas logísticos y económicos habían descarrilado varias iniciativas para competir en el evento, y ha sido una conjunción de dos de ellas lo que permitirá tener finalmente el coche 33.

    Este jueves, DragonSpeed y Cusick Motorsports han anunciado que competirán de forma conjunta en la edición 106 de la Indy 500 con Stefan Wilson al volante del coche #25. El acuerdo a tres bandas para desbloquear la situación combina los recursos de mecánicos e ingenieros de DragonSpeed, la financiación del empresario Don Cusick y un material técnico proporcionado por A. J. Foyt Racing, incluido el tan necesario chasis que otros tantos equipos se habían negado a vender o alquilar.

    Wilson, de 32 años, cuenta desde el año pasado con el soporte económico de Cusick, propietario de una compañía textil que accedió a patrocinarle tras contactarle en primera instancia para averiguar como conseguir buenas localidades para la edición de 2021. Aquello derivó en el patrocinio que le permitió disputar su tercera Indy 500 con Andretti Autosport, en la que clasificó 28º y sufrió un accidente en los pits en su primera parada al perder los frenos. Cusick cuenta con suficiente financiación para brindar a Wilson un asiento a tiempo completo, el cual alegan que no se ha materializado a día de hoy por falta de opciones competitivas.

    Tras pinchar en hueso con la obtención de un asiento en un equipo Honda, entre ellos Dale Coyne Racing, y varias pesquisas sin éxito con equipos de motor Chevrolet como Juncos Hollinger Racing, la situación quedó desatascada a mediados de abril cuando DragonSpeed se ofreció públicamente para aportar sus recursos humanos. Algo con lo que ya nadie contaba después de que la pandemia se llevase por delante el programa del equipo de resistencia en IndyCar para su segundo año en la categoría; participaron en 2020 solo en la Indy 500 a petición de los responsables de IndyCar para alcanzar los 33 competidores, y vendieron después su material a Meyer Shank Racing.

    Stefan Wilson, al lado del coche que acabó estrellando en la pasada edición.

    La pieza final del puzzle la ha aportado el equipo Foyt, que cederá el uso del chasis de circuito con el que Tatiana Calderón ha disputado sus tres primeras carreras de IndyCar, y al que solo podrán echar el guante en cuanto haya concluido el Gran Premio de Indianápolis del próximo sábado 14 de mayo. En él se subirá Stefan Wilson, hermano de un Justin Wilson trágicamente fallecido en las 500 millas de Pocono de 2015, y con el que solo llegó a compartir parrilla en su debut en IndyCar durante el Gran Premio de Baltimore de 2013.

    Al año siguiente de la muerte de su hermano, Stefan logró finalmente competir en la Indy 500 con KV Racing, retirándose con un problema mecánico a mitad de carrera tras clasificar 30º. En 2017 sería un gran protagonista de la primera aparición de Fernando Alonso en la Indy 500, al ceder voluntariamente al contrato de motor Honda que iba a usar con Michael Shank Racing, y que Andretti Autosport necesitaba para contar con el español. Andretti le devolvió el favor alineándole en la edición de 2018, donde salió 23º y se la jugó con la gasolina para liderar tres vueltas hasta entrar a los pits a solo cuatro giros del final, acabando 15º.

    Pese al poco tiempo de preparación, el propietario Elton Julian asegura que DragonSpeed «no llega al Brickyard solo para rellenar la parrilla, sino para reanudar nuestra curva de aprendizaje en IndyCar y avanzar sobre nuestra experiencia de 2019 y 2020», cuando compitieron con Ben Hanley en ambas Indy 500 y varias carreras de 2019. «Es el primer paso para volver a IndyCar, que nunca quisimos dejar. Habiendo estado la primera vez de la forma dura, por nuestra cuenta y sin colaborar, creo que eso nos hace súper capaces de volver donde lo dejamos, pero con el conocimiento necesario. Queremos volver el año que viene, aunque sea solo para Indy».

    Con todo esto, el drama de los 33 queda finalmente resuelto, a 12 días del primer día de entrenamientos en el óvalo. No se esperan más inscritos, por lo que esta será la sexta edición de las últimas doce (2012, 2014, 2016, 2017, 2020) en la que no habrá eliminados en el Bump Day, y la octava de este milenio añadiendo los casos de 2003 y 2004, los cuales fueron a su vez los primeros desde la boicoteada edición de 1947. En total habrá ocho ganadores y siete debutantes, con 13 pilotos estadounidenses y 20 foráneos repartidos en 12 equipos diferentes.

    INSCRITOS PARA LAS 500 MILLAS DE INDIANÁPOLIS 2022

    (En cursiva, coches que no compiten a tiempo completo)
    [Entre corchetes, ediciones de la Indy 500 ganadas]

    Fotos: IndyCar Media