IndyCar [Vídeo] El espectacular adelantamiento triple de Bourdais... y su réplica

  • El piloto francés rebasó en el Gran Premio de Long Beach a Scott Dixon, además de a dos doblados, en la misma frenada.
  • La pasada, que le otorgaba el segundo lugar, fue invalidada por pisar la línea del carril de boxes.
  • Tras ceder la posición, Bourdais volvió a ejecutar un gran adelantamiento sobre Dixon.

Durante el Gran Premio de Long Beach, disputado este domingo, se produjo una de las maniobras de adelantamiento más espectaculares de los últimos años, tanto en IndyCar como en el mundo del automovilismo en general, cortesía de Sébastien Bourdais. Solo pocas horas después del festival de adelantamientos que la Fórmula 1 vivió en Shanghai a raíz de un Safety Car, el veterano piloto francés ejecutó una maniobra para el recuerdo en la que otro ilustre, el neozelandés Scott Dixon, fue su víctima.

Apenas sobrepasado el ecuador de la carrera, en la vuelta 48 de las 85 programadas, Dixon trataba de rebasar en la curvada recta principal al doblado Spencer Pigot, y Bourdais, que montaba neumáticos blandos, le cogió el rebufo para situarse por el exterior camino de la curva 1, poniéndose en paralelo con ambos. Lejos de amilanarse cuando el piloto de Ganassi se movió a la derecha, el francés apuró al máximo la frenada para rebasarlos a ambos, e incluso tuvo de tiempo de virar al interior para dar cuenta también de Matheus Leist, otro doblado. La 'visor cam' que montaba Bourdais da una idea más visceral de la magnitud del adelantamiento.

La maniobra, no obstante, fue declarada no válida pocas vueltas después. El motivo radicaba en que, en el movimiento que Bourdais hizo en reacción al de Dixon, la mitad derecha de su monoplaza sobrepasó la doble línea azul que separa la pista del carril de salida de boxes, una zona restringida para un piloto que no sale de los mismos. Dirección de Carrera, por tanto le conmutó a devolver la posición a Dixon, cosa que haría seis vueltas después. Bourdais, absolutamente enfurecido con la decisión tomada, la calificó por la radio como una "gilipollez".

Pese a todo, el francés se guardaba un as en la manga, al dejar pasar a Dixon en la recta de Seaside Way, entre las curvas 8 y 9. Esto le permitió mantenerse en el rebufo de Dixon y salir pegado al piloto de Ganassi de la horquilla final. Al llegar a la curva 1, Bourdais volvería a ejecutar otra excelsa apurada de frenada, sin haber tenido ninguna parte de su coche en paralelo, ganando de nuevo la posición a Dixon, en esta ocasión por el interior.

Bourdais justificó su infracción en base a que había tenido que esquivar a Dixon para evitar un accidente: "Mi salida de la horquilla fue de otro planeta, y tenía tal rebufo sobre Dixon que él probablemente no podía imaginarse que estaba a su lado, pero entonces giró hacia mí, y tuve que tomar una acción evasiva. Es decir, ¿qué se supone que tenía que hacer? Estaba intentando salvar mi vida en ese momento, ¿y ahora tengo que devolver la puta posición? Os doy el mejor rato de tele que habéis tenido en todo el día, ¿y ese es mi premio?", se lamentaba el francés en declaraciones a RACER.

Su esfuerzo terminaría siendo en vano, toda vez que el accidente sufrido por su compañero Zachary Claman DeMelo seis vueltas después le pilló pasando por boxes cuando estos se cerraron, justo antes de poder ejecutar su parada con bandera verde, lo que le hizo perder numerosos puestos cuando efectuó su segundo pit stop. "No estaba seguro de si la amarilla nos iba bien o mal, pero todo el fin de semana se ha arruinado por un segundo y medio", aseguró Bourdais, que criticó a Dirección de Carrera por considerar que "podrían haber esperado un par de segundos antes de cerrar los pits, pero no lo hicieron y nos fuimos hacia atrás, para acabar corriendo contra idiotas". "Muy agradecido. Estas carreras se convierten en un circo cuando esto ocurre", comentaba al periodista Jeff Gluck.

Por si esto no fuese suficiente, Bourdais fue golpeado a 13 vueltas del final por el doblado Jordan King cuando rodaba en décima posición, quedándose trompeado en la horquilla y causando una pequeña montonera de cuatro coches, y en las vueltas finales tuvo que pelear por el 13º lugar con un expeditivo Matheus Leist con el que estuvo cerca de chocar en dos ocasiones, antes de ganarle la partida por solo dos milésimas en la línea de meta. Bourdais no se quedó corto a la hora de criticarles: "Después de que (Kimball) me doblara los brazos de la suspensión derecha, ya no había opción, y entonces Jordan King se creyó un héroe y nos golpeó. Después, Matt Leist intentó chocar con los dos un par de veces", concluía un Bourdais que sale de Long Beach con la sensación de no haber podido aprovechar una de las mejores actuaciones de su carrera.

Fotos: IndyCar Media

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×