¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    IndyCarCarlin, contra la expansión de los grandes equipos: "Podríamos tener que irnos"

    El jefe del equipo británico argumenta que las expansiones de Andretti y Ganassi les "impediría obtener resultados que reflejen nuestros esfuerzos".

    Carlin aboga por el espíritu competitivo de la IndyCar para evitar un monopolio.

    El propio equipo ha alineado equipos de múltiples coches en otros campeonatos.

    La llegada de Carlin a la IndyCar en 2018, tras varios años de preparación, supuso un momento relevante para la categoría, deseosa de encontrar nuevas formaciones que discutan la hegemonía de Penske, Ganassi y Andretti en la pelea por el campeonato. Desde 2003, estas formaciones se han repartido todos los campeonatos, así como 14 de las 17 Indy 500 disputadas en ese periodo, y equipos como Rahal, Schmidt, Carpenter o Coyne apenas han supuesto una amenaza directa para el campeonato, pese a que la mayor igualdad les ha permitido catar glorias.

    Ahora, será también el turno de McLaren, que competirá como McLaren SP tras asimilar al equipo Schmidt en su estructura, y DragonSpeed busca también trasladar a casa sus éxitos europeos, pero todos ellos lo tendrán aún más complicado. En 2020, los tres principales equipos no solo retienen a los 9 pilotos que han alineado este año, si no que añaden dos nombres más en las figuras de Colton Herta y Marcus Ericsson. Con el primero, incorporado junto a la estructura de Harding Steinbrenner Racing, Andretti completa su segunda absorción en cinco años (Bryan Herta Autosport, 2016) para armar un super equipo de cinco pilotos, y con el segundo, Ganassi pasa a ser una formación de tres para apuntar directamente al trío de campeones de Penske.

    En total, el Big Three representará 11 de los 24/25 coches que se esperan a tiempo completo, a la espera de saber si el equipo Rahal inscribe también un tercer coche. Todo ello supone un importante quebradero de cabeza para Trevor Carlin, más aún que los posibles imprevistos derivados de correr con el Aeroscreen. En declaraciones a Motorsport.com, el jefe de equipo británico se ha mostrado claramente contrario a que la categoría permita la expansión incontrolada de los equipos.

    "Si no se tiene cuidado, tendremos un escenario en el que solo haya tres equipos en el campeonato", argumenta Carlin. "No es parte del espíritu de la competición, y la razón por la que vine a IndyCar es porque un equipo pequeño siempre tiene la oportunidad de obtener un gran resultado. Aún la hay, pero si acabamos con siete coches de Andretti, cuatro de Penske y cuatro de Ganassi, y no es algo descabellado, lo afortunado será acabar entre los 15 primeros".

    Curiosamente, la postura de Trevor Carlin sobre este aspecto difiere del 'modus operandi' que su propio equipo ha empleado en varias ocasiones en las categorías junior que así lo han permitido. Este mismo año, Carlin ha alineado cuatro coches en el EuroFormula Open, algo que ya hizo en el pasado reciente en Indy Lights y la Fórmula 4 británica, y contó con formaciones de hasta seis pilotos a tiempo completo en campeonatos de Fórmula 3, llegando a recurrir a una triquiñuela legal para alinear un equipo B en el certamen FIA (Jagonya Ayam with Carlin, financiado por el padre de Sean Gelael) antes de que dicha práctica fuese prohibida a raíz de ese caso.

    "Las opciones de que un equipo como el nuestro escale se harían casi imposibles, y ahí es cuando tendríamos que coger nuestras cosas e irnos", prosiguió Carlin. "No nos consideramos un equipo pequeño, y no vamos a estar para siempre en esta situación, he de conseguir la financiación para competir con esos tipos al siguiente nivel. Lo que digo es que será más difícil si se da tal monopolio en cabeza que no podamos obtener resultados que plasmen nuestros esfuerzos. Llegados a ese punto, el atractivo de la categoría empezaría a diluirse".

    Las preocupaciones de Carlin van en la línea de una segunda temporada muy complicada para el equipo, con multitud de imprevistos: los problemas financieros de Charlie Kimball y R.C. Enerson, la triple eliminación en Indianápolis con el desastre de McLaren de por medio, la marcha de Patricio O'Ward a Europa, la renuncia de Max Chilton a los óvalos... En total, Carlin alineó a seis pilotos durante la temporada, y su mejor resultado fue un sexto puesto de Conor Daly en Gateway. El suyo es el único equipo múltiple cuya alineación de 2020 se desconoce por completo, con media docena de candidatos, pero pocos con el dinero suficiente para una temporada completa.

    En IndyCar, han sido pocas las formaciones que han recurrido a alinear tres coches toda la temporada a lo largo de la historia, reservando habitualmente esa capacidad para las 500 millas de Indianápolis o poniendo ese tercer coche como satélite bajo un paraguas ajeno. En 2004, un año después de haber comprado el equipo Green, Michael Andretti fue el primero en experimentar con un super equipo de cuatro pilotos que, salvo en 2012 y varias carreras de 2015, ha mantenido, hasta ampliarlo a cinco este año. Ganassi también tuvo cuatro coches entre 2011 y 2017, funcionando dos de ellos bajo un modelo de equipo B, e incluso Penske se atrevió con los cuatro entre 2015 y 2017, aunque ninguno de estos equipos desea volver a ese concepto. No obstante, si la fuerza numérica de Andretti se convierte en fuerza bruta, ¿les quedará remedio?

    Fotos: IndyCar Media

    Fuente: Motorsport.com

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto