¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCarLa posible expansión de Carlin, clave para la continuidad de Max Chilton

    La posible expansión de Carlin, clave para la continuidad de Max Chilton
    Chilton efectúa un pit stop durante el Brickyard Grand PrixIndyCar Media
    Adrián Fernández
    Adrián Fernández7 min. lectura

    El piloto británico, que logró este mes su primer top 10 en cuatro años, considera esencial contar con un compañero en 2022.

    Varias opciones se abren para el ex-piloto de Fórmula 1, que considera seguir en IndyCar o correr en Le Mans.

    Carlin ha asegurado que su objetivo es encontrar la financiación para recuperar su segundo coche.

    Lo que parecía una apuesta decidida por un equipo con gran potencial de crecimiento en IndyCar se acabó tornando en una pequeña pesadilla a nivel de resultados. Max Chilton venía de rozar el top 10 en la clasificación general de 2017 cuando la contracción de Chip Ganassi Racing le obligó a buscarse una nueva casa, y la entrada de Carlin en el campeonato en 2018 junto a un piloto experimentado como Charlie Kimball invitaba a pensar en unos cimientos sólidos. Cuatro temporadas después, los resultados no acompañan esa sensación, en especial para el piloto británico.

    Por el camino, se produjo la pérdida del segundo piloto a tiempo completo, que acabaría desembocando en la propia desaparición del segundo coche; el fiasco de la Indy 500 de 2019 en el que dos de las tres máquinas del equipo, más la asociada de McLaren con Fernando Alonso, se quedaron fuera en la clasificación; la renuncia de Chilton a los óvalos tras el escarmiento del accidente de Robert Wickens y el casi colapso del equipo a principios de 2020 por la falta de patrocinios y por la pandemia... La dolorosa realidad para Carlin es que el quinto puesto de Charlie Kimball en Toronto 2018 sigue siendo, a día de hoy, su mejor resultado.

    A pesar de todo ello, nadie ha sufrido tanto a nivel competitivo en Carlin como el propio Chilton, quien ha necesitado la friolera de 45 carreras para conseguir un top 10 con el equipo. Ocurrió hace dos semanas en Nashville, casi cuatro años después del último en Watkins Glen 2017 (8º). En ese mismo periodo, otros pilotos han brindado a Carlin un total de 14 apariciones en el top 10, cinco de ellas por parte de su sustituto en óvalos, un Conor Daly que el año pasado logró una pole en Iowa. Sin haber destacado tanto este año, su undécimo lugar el pasado fin de semana en Gateway es la segunda vez que Carlin ha pasado este año del puesto 18 en carrera.

    Pese a los rumores sobre una posible salida a corto plazo, cada año más intensos y espoleados por la desaparición en el coche de la empresa propiedad de Grahame Chilton (padre de Max y co-propietario del equipo), Carlin salió a la palestra recientemente para comentar que la situación está estabilizada con respecto al año pasado y que el foco no solo está en continuar, sino en encontrar la financiación para alinear un segundo coche. A su vez, también se aseguró que Chilton todavía no ha dado el OK para competir en 2022. Algo que, aclaran, suele ser habitual en él en estas fechas del año. Sin embargo, ha sido el propio implicado el que ha dejado caer que la existencia de ese segundo coche será fundamental para su decisión.

    En declaraciones a RACER, el ex-piloto de Fórmula 1 ha determinado como fundamental que Carlin firme a un segundo piloto para poder salir del estancamiento competitivo y poder continuar en la formación con las suficientes garantías: «Estoy evaluando mis opciones, porque tenemos que asegurarnos de que Carlin funciona como un equipo de dos coches. Me encantaría seguir en el equipo, son parte de la familia, pero tengo que llamar a otros equipos si eso no ocurre», dijo Chilton, quien tendría la vista puesta en alguna de las dos vacantes en el equipo Rahal, o incluso fuera del campeonato. «Hay otras opciones disponibles, me encanta Le Mans y tiene muy buena pinta con todas esas nuevas clases».

    «Pero preferiría seguir en un Carlin de dos coches, porque tendremos más ingresos en el equipo y podremos mostrar lo que sabemos hacer», prosiguió el británico de 30 años, haciendo hincapié en la problemática económica del equipo como espejo de los resultados. «Hacemos un mejor trabajo que otros equipos que nos están batiendo, pero ellos tienen mejores recursos. No hemos desarrollado el coche desde que empezó el año, mientras que Ganassi, Andretti y Penske están en un 'shaker rig' tres o cuatro veces al mes, tienen simuladores y mucho dinero con el que trabajar. Nosotros nos limitamos a poner el coche en pista y hacer el mejor trabajo que podemos, que es sobresaliente con lo que tenemos, pero las cosas no pueden continuar como hasta ahora».

    Para Chilton, la necesidad de contar con un compañero se ha acrecentado desde el advenimiento de los fines de semana condensados en 2020, justo el año en el que se quedó como llanero solitario: «En Nashville, por ejemplo, solo teníamos una sesión de libres antes de clasificar, y no tengo compañeros con los que poder probar conceptos diferentes de setup. Es al final de la carrera cuando estamos cerca de donde el resto de equipos empiezan con sus setups. Sé que estamos haciendo un buen trabajo, pero los dos últimos años han sido brutales. Por eso el top 10 nos sabía a podio».

    Fuente: RACER / Fotos: IndyCar Media