¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCarDallara renueva su contrato multianual como único fabricante de chasis

    Dallara renueva su contrato multianual como único fabricante de chasis
    Dallara alcanzará las dos décadas como suministrador único en IndyCarRahal Letterman Lanigan Racing
    Adrián Fernández
    Adrián Fernández5 min. lectura

    La firma italiana prolonga hasta finales de década su acuerdo exclusivo con IndyCar.

    Sus nuevos chasis entrarán en circulación en 2024, un año después de los nuevos motores.

    Dallara cumplirá 25 años en IndyCar la próxima temporada, más de la mitad sin competencia.

    Un pequeño regalo de Navidad para la IndyCar Series ha llegado en forma de la renovación de su vinculación contractual más estable. La competición estadounidense de monoplazas ha confirmado esta semana que se ha llegado a un acuerdo con Dallara para prolongar su estatus como único fabricante de chasis en la categoría, el cual retiene de forma oficial desde 2012 y de forma oficiosa desde la retirada de Panoz en 2007.

    Aunque no se han hecho públicos los términos del acuerdo, IndyCar ha especificado que el acuerdo tendrá un recorrido paralelo al firmado con los dos proveedores de motores, Honda y Chevrolet, los cuales renovaron en octubre de 2020 su compromiso con la categoría 'hasta finales de década'. Esto garantiza una estabilidad total a medio plazo para el futuro de la nueva generación de chasis que entrará en vigor en 2024, con el Aeroscreen completamente integrado en el diseño, y un año después de la introducción de los motores híbridos V6 2.4.

    Dallara inició su andadura como fabricante de chasis de IndyCar en 1997, hace ya casi 25 años, siendo junto a G-Force uno de los dos proveedores de la rebelde Indy Racing League (IRL) que se había escindido de IndyCar/CART el año anterior. Ya en su segundo año, 1998, sus chasis se hicieron con la victoria en el campeonato y las 500 millas de Indianápolis en manos de Kenny Bräck y Eddie Cheever. En las 10 temporadas en las que tuvieron competencia (1997-2006), la firma italiana fue dominante, logrando ocho títulos y seis victorias en la Indy 500 con tres generaciones distintas de chasis. Ni siquiera la adquisición de G-Force por parte de Panoz en 2003 (año en el que IRL pasó a ser IndyCar) logró cambiar las tornas.

    Panoz desapareció en 2007 de la parrilla de IndyCar tras estar presente solo en la Indy 500, y su nueva aventura en Champ Car (antigua CART) solo duró un año por la reunificación de 2008, en la que prevaleció la generación de chasis que Dallara llevaba empleando en IndyCar desde 2003 por su mayor recorrido en óvalos. En 2010, se decidió convocar un concurso abierto para encontrar un suministrador único de un nuevo modelo de chasis a partir de 2012. Con un diseño centrado en la seguridad y la construcción de una fábrica dedicada en Indianápolis, Dallara batió con su propuesta a las presentadas por Lola, Swift, BAT Engineering o el revolucionario DeltaWing que encontró a posteriori su tumultuosa segunda vida en la resistencia.

    En la actualidad, IndyCar sigue empleando el chasis DW12 que se instauró en 2012, aunque este ha pasado por tres modificaciones fundamentales que han variado notablemente su aspecto desde entonces: la 'era aerokit' (2015 y 2016 con piezas desarrolladas por Chevrolet y Honda, 2017 con un diseño único) que acabó siendo un detrimento para la calidad de las carreras, el rediseño de 2018 (IR18) inspirado en los años 90 que cambió notablemente el manejo y aspecto del coche, y la introducción en 2020 del 'Aeroscreen', una estructura similar al Halo con una composición más rígida y una pantalla de policarbonato.

    En 2023 tendrá lugar la introducción de la nueva generación de motores, pero el nuevo chasis no hará su aparición hasta 2024, reduciendo de este modo los gastos para los equipos. Aún así, la logística del plan todavía no está definida al 100%. Jay Frye, presidente de IndyCar, aseguró en septiembre que los planes ya estaban en marcha, pero que existía la posibilidad de un retraso hasta 2025 en base a consideraciones económicas. A su vez, un año antes, comentó que la intención era introducir el nuevo chasis en forma de actualizaciones anuales del ya existente entre 2024 y 2028.

    Fotos: IndyCar Media