¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCarPower vuelve a triunfar en Indianápolis tras la debacle de motor de Palou

    Power vuelve a triunfar en Indianápolis tras la debacle de motor de Palou
    El desafortunado Will Power se quitó un peso de encima en uno de sus trazados predilectos.IndyCar Media
    Adrián Fernández
    Adrián Fernández11 min. lectura

    El piloto australiano logró su primera victoria de 2021 pese a la ofensiva final de un Romain Grosjean sin las armas suficientes.

    Palou rodaba en cuarto lugar a las puertas del podio hasta una rotura de motor a 18 vueltas del final.

    Pato O'Ward se le acerca a 21 puntos tras terminar quinto hoy.

    Con cada vuelta que pasaba en el Brickyard Grand Prix, las cartas de Álex Palou parecían cada vez más y más sólidas. El piloto español iba avanzando posiciones de forma metódica sin volverse loco con los neumáticos o la estrategia, y en su último stint tenía enfrente la posibilidad de un podio que ampliase su buena ventaja en la general de IndyCar a más de 50 puntos. Pero en las carreras, como en las cartas, una buena mano puede ser un desastre si el azar no acompaña. Ese azar quiso que el piloto español viese a pie el final de la carrera tras sufrir una rotura de motor, mientras Will Power celebraba en los pits la victoria que tanto se le estaba resistiendo en un aciago 2021 para él.

    La carrera, de hecho, no había comenzado bien para Palou, que perdió la sexta posición en la salida con Jack Harvey a la par que reportaba una deficiencia de potencia en su motor que le obligó a usar un mapa conservador en sus primeros dos stints. Por delante, el poleman Pato O'Ward, uno de los principales rivales de Palou por el título, había conservado su ventaja sobre Power y Romain Grosjean, a los que secundaba Colton Herta tras dar cuenta de la gran sorpresa del viernes, un Christian Lundgaard que tuvo esta vez una experiencia mucho más realista de la competitividad de la parrilla. Se vería condicionado además por una errónea elección de neumáticos al empezar con el blando.

    O'Ward también montaba blandos en su primer stint, pero tenía pista libre para abrir un margen de tres segundos y medio sobre Power. Sin embargo, Penske supo leer mejor la jugada estratégica del primer periodo de paradas, y la detención del australiano en la vuelta 14, dos giros antes que O'Ward, le permitió ponerse al frente de la contienda. Aprovechó la misma circunstancia Herta para quitarle la posición de podio a Grosjean, mientras que Palou compensaba el puesto perdido por el excelente undercut de Alexander Rossi (de 8º a 5º) con la mala parada de un Lundgaard que pasó a ser noveno.

    A su vez, O'Ward fue el único piloto que montó duros para el segundo stint con el objetivo de acabar la carrera con dos sets de blandos, lo que permitió a Herta y Grosjean superarle en pista mientras Power abría un hueco de más de siete segundos con un ritmo constante. Palou, mientras, consiguió mantenerse en la estela de Rossi y Harvey, sin que ninguno se decidiese a pasar al otro. El español pasó a la acción justo antes de su parada, rebasando al británico en la vuelta 34 y a Harvey un giro después para alcanzar un quinto puesto que retuvo en los pits. De ellos salió enganchado a O'Ward, a cuya vera se pasó todo el tercer stint teniendo ambos blandos usados y dando caza a los hombres de delante. Ganassi, mientras, le daba cierto margen para usar mapas motor más potentes con cautela.

    Esta parte de la carrera quedó definida por el intencionado tapón que James Hinchcliffe, desvencijado tras una mala clasificación, efectuó sobre un desesperado Power, en una situación que permitió a su compañero Herta recortar a la mitad una desventaja de nueve segundos, todo ello con Grosjean a una distancia de un par de segundos. De hecho, Power tuvo la mala suerte de entrar a boxes en la misma vuelta que Hinchcliffe, comiéndose otra vez el 'tapón' para arrancar la tanda final. De nuevo, Palou pasó al ataque justo antes de su detención, superando a O'Ward en la misma vuelta 62 en la que ingresó en los pits. Al mexicano le pilló la maniobra descolocado y sin gomas, lo suficiente para perder otro puesto con Rossi.

    La situación era inmejorable para Palou a falta de 20 vueltas para el final. El español era el único que contaba con un juego de blandos nuevo para acabar la carrera y se encontraba a cuatro segundos de Power, a dos de Herta y a segundo y medio de un peleón Grosjean que había sido demasiado generoso con el uso del 'push-to-pass'. Todo ello, con Scott Dixon y Josef Newgarden muy retrasados por sus problemas en clasificación, planteaba una situación idílica para el campeonato. Pero todas esas cuentas de la lechera se desplomaron en la vuelta 68, cuando su motor Honda dijo basta en el tercer sector.

    Una unidad que se había estrenado la semana pasada en Nashville expiró mucho antes de lo debido, siendo esta la tercera rotura de motor para el español este año. Todo ello genera además dolores de cabeza para el futuro inmediato, ya que Palou tendrá que estrenar su sexta unidad de la temporada en Gateway, con la consiguiente penalización de seis posiciones en parrilla que recibirá por tercera vez este año. Su rotura generó una bandera amarilla y un reseteo de la pelea por la victoria que se decidiría en las 15 vueltas finales.

    Grosjean firmó una gran resalida para dejar en la estacada a un Herta algo dormido, y parecía tener algo más de ritmo que el líder Power. Por desgracia, hacía ya varias vueltas que el piloto de Dale Coyne Racing había agotado todos sus segundos de push-to-pass, mientras Power gozaba aún de más de un minuto en ese aspecto. Ni siquiera otro 'caution' tardío en la vuelta 77, al ser trompeado Rinus VeeKay por Scott McLaughlin, pudo cambiar el destino de la película para un Grosjean que consigue su segundo podio de la temporada con otro segundo puesto en el circuito GP de Indianápolis.

    Al frente, cruzó la meta Power como vencedor por 40ª vez en su carrera, en el mismo circuito en el que venció por última vez en octubre del año pasado, y en el que ya acumula cinco victorias, un hito que solo otros tres pilotos superan en circuito rutero: Michael Andretti con siete victorias en Toronto, Al Unser Jr (Long Beach) y Scott Dixon (Mid-Ohio) con seis. A su vez, el hombre de Penske, que era 12º en la general antes de esta carrera, encadena ya 15 temporadas consecutivas con victoria, una cifra en la que solo está detrás de la racha actual de 17 de Dixon, sin que ningún otro piloto en la historia haya logrado llevar una racha similar más allá de once años.

    Colton Herta pudo redimirse en parte de su error de Nashville con su tercer cajón del año, y Alexander Rossi obtuvo su mejor resultado de la temporada, siguiendo al margen de un podio que pisó por última vez en este trazado el año pasado. Pato O'Ward, en un día en el que fue de más a menos, completó el top 5, recuperando con ello la segunda posición de la general y situándose a apenas 21 puntos de Álex Palou con cuatro eventos por delante. Harvey rompió al fin su mala racha (ocho carreras sin pasar del puesto 15) con un sexto lugar en su trazado fetiche, por delante del siempre regular Graham Rahal. Hubo que desplazarse al 12º lugar para encontrar al debutante Lundgaard, muy correcto en un día complicado, pero que ya había mandado su mensaje al mundo 20 horas antes.

    Habiendo salido vigésimo, Newgarden logró dar caza al top 10 justo antes de la amarilla de Palou, y aprovechó la desafortunada situación de Pagenaud (que pasó del sexto al 16º lugar en las vueltas finales por usar gomas duras) y un agresivo adelantamiento para terminar octavo, lo que le mantiene relativamente cerca del liderato y por delante en la general de un Marcus Ericsson que acabó justo detrás. El sueco fue el mejor situado de Ganassi hoy, dado que las amarillas finales también perjudicaron la estrategia de Dixon de acabar con el duro, pasando del 13º al 17º puesto final. Con todo, el neozelandés reduce su desventaja a 34 puntos antes del último evento oval de la temporada, el próximo sábado en Gateway. El título no está ni mucho menos decidido, y Palou tendrá que pelearlo con uñas y dientes.

    RESULTADOS FINALES DEL BRICKYARD GRAND PRIX - INDIANÁPOLIS

    Fotos: IndyCar Media