¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCar consolida su crecimiento económico: los ingresos subirán un 25% en 2022

    IndyCar consolida su crecimiento económico: los ingresos subirán un 25% en 2022
    Tras las dificultades de la pandemia, IndyCar busca capitalizar su renovado prestigio internacionalIndyCar Media
    Adrián Fernández
    Adrián Fernández7 min. lectura

    La categoría percibirá más ingresos por derechos televisivos, tanto a nivel nacional como internacional, y también subirán las cantidades percibidas por patrocinios.

    La firma de un acuerdo para una docu-serie 'a lo Drive to Survive', y explorar el mundo de las criptomonedas y NFT's son objetivos a corto/medio plazo.

    El segundo año de Roger Penske como propietario de la IndyCar Series y de Indianapolis Motor Speedway ha supuesto un necesario rebote para la categoría en términos de inercia positiva y de recuperación después de las pérdidas sufridas con la pandemia en 2020. A nivel deportivo, la temporada ha resultado un importante soplo de aire fresco, con la emergencia de Álex Palou en el equipo Ganassi, la consolidación de McLaren SP como contendientes al título con Pato O'Ward, el duelo generacional, el trasvase de grandes nombres procedentes de otras categorías, la gran variedad de vencedores de carrera, las amplias parrillas de hasta 28 coches y la excelente calidad de la mayoría de eventos del certamen, pero eso no ha sido todo.

    Aspectos como el regreso de los aficionados (hasta 135.000) a las 500 millas de Indianápolis, la renovación del acuerdo televisivo con NBC y el de patrocinio con NTT, el aumento de las audiencias o el éxito organizativo del primer Music City Grand Prix en Nashville (más allá del caos competitivo en la carrera) han cubierto casi todos los objetivos para la categoría. Su único fiasco a corto plazo sigue siendo la imposibilidad de obtener un tercer motorista que acompañe a Honda y Chevrolet en el nuevo reglamento de motores de 2023, una piedra en el zapato de IndyCar desde hace casi una década que Penske Entertainment todavía no ha sido capaz de solventar.

    Todos estas buenas noticias tienen su reflejo en el aspecto económico y empresarial de IndyCar, una figura clave para mantener la estabilidad del campeonato dada la contención de costes y la necesaria mitigación de lo que no se pudo percibir el año pasado. En declaraciones a Sport Business Journal, dos de los principales responsables de Penske Entertainment en este apartado, Mark Miles (presidente y CEO) y Jonathan Gibson (vicepresidente ejecutivo de marketing y desarrollo empresarial) han desgranado algunos de los números que apuntan a una situación más sólida en todos los aspectos en 2022 y años sucesivos.

    De cara al año próximo, Miles anticipa que el campeonato experimentará un incremento del 20% en los ingresos por patrocinio a todos los niveles. A su vez, el cada vez mayor interés internacional en el campeonato en sí, y no solo en la Indy 500, a raíz de la participación de pilotos como Romain Grosjean y otros potenciales talentos jóvenes, le permite afirmar que la cantidad percibida por la venta de los derechos televisivos extranjeros aumentará entre un 25% y un 30%. Esa expectación también se recoge en los datos positivos de la renovación de tickets para las 500 millas de Indianápolis, que está a ritmo de ser la segunda mejor de la última década, solo por detrás del evento centenario en 2016.

    Por último, la renovación del acuerdo televisivo nacional con NBC para los próximos tres años, con el que la categoría tendrá un número récord de 14 carreras en abierto (frente a las nueve de este año y las cinco que había en 2018) y todos los eventos en directo en streaming, no solo incluye un «incremento de los derechos netos percibidos», sino también un nuevo acuerdo para repartir los ingresos del principal aliciente económico para el canal: la venta de anuncios. A partir del año que viene, IndyCar se encargará de vender parte del espacio publicitario en las carreras por su propia cuenta, y el éxito que se tenga en esta empresa influirá directamente en las cantidades ingresadas.

    Este año, pese a la caída generalizada del consumo televisivo en todos los deportes, IndyCar ha visto un incremento de audiencias del 4% respecto a 2019, y de hasta un 28% respecto al año pasado. Buscando capitalizar en ese aumento de popularidad a todos los niveles, los siguientes objetivos del departamento de marketing son impulsar la producción de una docu-serie del campeonato al estilo de 'F1: Drive to Survive' y preparar el terreno para un nuevo videojuego, el primero desde 2004, que será publicado por Motorsport Games en mayo de 2023 durante las semanas previas a las 500 millas de Indianápolis.

    Otros aspectos de interés para Gibson están, incluso, en capitalizar fuentes alternativas de ingresos, que derivarían en una mayor presencia en el mundo de las apuestas (el estado de Indiana legalizó el juego organizado en septiembre de 2019) e incluso explorar el mundo de las criptomonedas y los NFT, un aspecto del que ya se han beneficiado algunos equipos como Ed Carpenter Racing pese a las controversias que suscita. En palabras de Gibson y Miles, «no hay un día en el que no hablemos (con Roger Penske) sobre como hacer la categoría más fuerte o como hacerla mejor. Ha sido un año transicional para nosotros entre las idas y venidas de la pandemia, pero es difícil estar más satisfecho con el crecimiento y progreso conseguido hasta ahora».

    Fuente: Sports Business Journal / Fotos: IndyCar Media