¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCarAndretti repesca a James Hinchcliffe para ocupar su cuarto coche

    Hinchcliffe luce el mono que llevará en 10 carreras este año.

    Tras disputar seis carreras en 2020, el canadiense vuelve a competir toda la temporada para un equipo con el que ya pilotó entre 2012 y 2014.

    Hinchcliffe ocupa la vacante de Zach Veach, como ya hizo en las tres últimas citas de 2020.

    En las 500 millas de Indianápolis, ocupó la mejor posición de Andretti Autosport en séptimo lugar.

    Tras protagonizar Marco Andretti uno de los grandes bombazos de la pre-temporada, el equipo Andretti Autosport ha deparado este martes como contrapunto un nuevo episodio de "el secreto peor guardado de la historia". Tras participar con ellos en seis carreras de IndyCar el año pasado, las tres primeras con un coche adicional y las tres últimas como sustituto del relevado Zach Veach, el canadiense James Hinchcliffe pasa a ser piloto de Andretti a tiempo completo.

    El popular piloto de 34 años se mantiene al volante del coche #29, un detalle importante que representa el fin de la breve asimilación del equipo Harding Steinbrenner Racing y el #88 con el que Colton Herta compitió el año pasado, cambiándose éste al #26 para 2021. Su principal patrocinador, Genesys, una firma de telecomunicaciones que le contactó por primera vez el pasado invierno cuando uno de sus empleados le escribió un mensaje privado en Instagram, ha ampliado su inversión para cubrir 10 de las 17 carreras, y se anunciará en las próximas semanas que el que fuese patrocinador de Herta (el cual se ha quedado con el sponsor que trajo Veach) será el que complete el presupuesto de la temporada.

    Hinchcliffe formaliza de este modo su regreso a Andretti Autosport, junto a Herta, Alexander Rossi y un Ryan Hunter-Reay con el que ya compartió trincheras en su primera etapa en el equipo entre 2012 y 2014. Con la marcha de Danica Patrick a la NASCAR y la muerte de Dan Wheldon (elegido inicialmente como relevo), 'el alcalde de Hinchtown' ocupó su lugar tras su temporada de debut con Newman/Haas, obteniendo tres victorias en 2013 y dos octavos puestos en la general, hasta que un bajón de rendimiento, su irregularidad y un patrocinio reducido le dejaron sin sitio para 2015.

    A partir de ahí se produjo su intenso periplo de cinco años como piloto de Schmidt Peterson Motorsports, que incluyó otros tres triunfos, el accidente que le dejó al borde de la muerte en Indianápolis tras ser atravesado en una pierna y en la pelvis por un brazo de suspensión, su pole para las 500 millas al año siguiente, su salto a la fama nacional tras ser finalista de 'Dancing with the Stars', la gran dupla canadiense con Robert Wickens que él mismo hizo realidad a través de mensajes de texto y que quedó cercenada por el grave accidente de su compañero en Pocono...

    Un binomio equipo/piloto casi indestructible, al que el propio piloto se llegó a referir como una 'familia', que se deshizo del todo en un 2019 lastrado por desavenencias internas. Un set de fotos semi-desnudas junto a su coche para la revista de ESPN que se llevó a cabo sin la autorización del patrocinador del equipo llevó a que este pidiese su despido ipso-facto antes de la carrera final del año. Lo que ocurrió fue aún peor, ya que a Hinchcliffe no se le notificó su salida hasta un tiempo después de que el equipo se convirtiese en McLaren SP, tras lo cual ya había renunciado a su acuerdo personal con Honda Canadá para competir con los motores Chevrolet, sin ninguna alternativa para una temporada completa con algún equipo.

    Sus buenas actuaciones en 2020 en las 500 millas de Indianápolis, donde terminó como el mejor piloto del equipo en séptimo lugar con el coche que estaba inicialmente reservado a Fernando Alonso, y en el Gran Premio de St. Petersburg, donde ocupaba puestos de podio hasta un trompo no forzado durante una bandera amarilla, son buenos indicadores de que Hinchcliffe puede estar a la altura de sus compañeros en cuanto a ritmo, y ofrecer una referencia sólida con respecto al veterano Hunter-Reay. No obstante, la consistencia a lo largo de una temporada nunca ha sido su fuerte, y también ha adolecido en momentos cruciales de la brillantez que en otras ocasiones se le intuían. Ahora, Hinchcliffe se enfrenta al reto decisivo de su carrera.

    Fotos: IndyCar Media