¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCarMarco Andretti pasa a un programa parcial centrado en la Indy 500

    Marco Andretti pasa a un programa parcial centrado en la Indy 500
    Su pole en Indianápolis, hace cinco meses, dejó a Marco con ganas de más.IndyCar Media
    Adrián Fernández
    Adrián Fernández7 min. lectura

    El piloto estadounidense, tras 15 temporadas, centra sus esfuerzos en Indianápolis, donde logró la pole en 2020, y renuncia a disputar toda la temporada.

    Evaluará competir en otros eventos del calendario y en pruebas de resistencia.

    Cinco años sin podios culminaron en un 2020 en el que acabó último con un solo top 10.

    Tras 15 temporadas a tiempo completo en las grandes ligas, con más decepciones que éxitos, Marco Andretti da un paso al lado en su carrera como piloto. El estadounidense de 33 años, nieto del campeón del mundo Mario Andretti e hijo del campeón de IndyCar Michael Andretti, ha anunciado este viernes que reducirá su programa competitivo en IndyCar en la temporada 2021, en la que no disputará las 17 carreras del calendario, dejando una importante vacante en Andretti Autosport para buena parte de la temporada.

    En un comunicado emitido en sus redes sociales, Marco ha alegado que este cambio de estatus se ha producido por decisión propia, y ha confirmado que competirá, al menos, en las 500 millas de Indianápolis en el #98, el coche del que es co-propietario: «Sigo con mucha hambre de ganar la Indy 500. Es nuestro mayor escenario, y el lugar en el que creo que aporto más como piloto. Lograr la pole el año pasado fue fantástico, pero no es suficiente. Sé que una victoria allí está en mi futuro, así que intentaré conseguirlo en los próximos años».

    «Después de pensarlo seriamente los últimos dos meses, he tomado la decisión de hacer algunos cambios», alega Andretti, que ha disputado 248 carreras de IndyCar desde su debut en 2006 en las 300 millas de Miami. «Tengo la fortuna de estar en una posición en la que puedo competir toda la temporada con Andretti Autosport si quisiera, pero he decidido resetear, hacer algo diferente y nuevo, y ver hasta donde me lleva. Ahora es el momento adecuado para hacerlo. Voy a seguir pilotando, aún tengo una profunda pasión por ello, y asuntos pendientes por resolver».

    Andretti ha asegurado que evaluará competir en otras carreras del calendario de IndyCar «para estar en forma competitiva», sin aportar más detalles específicos, y que se ha ofrecido para «ayudar al equipo en los test o en otras actividades». Una de esas actividades podría implicar su pretendida incursión en las carreras de prototipos, buscando tener «la oportunidad de correr en IMSA junto a mi primo Jarett, algo que sería muy divertido para mi. Evaluaré otras oportunidades en ese aspecto en los próximos meses, y estoy abierto a conversaciones en ese aspecto para grandes eventos como las 24 horas de Daytona, las 12 horas de Sebring o Le Mans».

    El anuncio de Marco Andretti, equivalente a una semi-retirada de la IndyCar Series, llega tras una serie de insuficientes resultados durante buena parte del último lustro que ha tenido su punto más bajo en 2020. Su pole en Indianápolis, la segunda de un Andretti en la historia de la Indy 500, se tradujo en un decepcionante 13º lugar en carrera, y la antaño promesa terminó la temporada como el piloto a tiempo completo con menos puntos de la categoría, en la 20ª posición de la general. Un décimo lugar en el óvalo de Iowa fue su mejor resultado, en un año en el que uno de sus compañeros (Zach Veach) fue despedido por malos resultados pese a tener más puntos que él.

    En respuesta a este anuncio, su padre Michael Andretti, dueño de Andretti Autosport, ha expresado su apoyo a la decisión de su hijo: «Marco y yo hemos discutido esto a fondo. Estábamos trabajando en una temporada a tiempo completo para él, pero decidió tomar una dirección diferente, y le respeto por ello. Para cualquier atleta multigeneracional, forjarse su propio camino y hacerse un nombre junto al de su familia puede ser muy desafiante. Marco siempre ha tenido el coraje para ello, y estoy orgulloso de la carrera que se ha construido, y de la persona en la que se ha convertido. Sé que su decisión no ha sido fácil, pero como él ha dicho, esto no es una retirada. Ha tenido algunos éxitos, y creo que tiene muchos más por delante».

    Sus logros a lo largo de 15 temporadas nunca han sido realmente destacados, tras un debut en 2006 en el que se quedó a pocos metros de ganar su primera Indy 500 y fue séptimo en la general con su primer triunfo en Sonoma. Desde entonces, solo mejoró ese resultado general en 2013 (quinto), y su segundo triunfo en Iowa en 2011 no ha tenido réplica. De hecho, Andretti acumula 86 carreras y más de cinco temporadas sin sumar un solo podio a los 20 que ha obtenido, siendo el último su tercer puesto en las 500 millas de California de 2015.

    De hecho, haber terminado último el año pasado dejó al coche #98 sin los 1.25 millones de dólares que otorga el programa Leader's Circle de IndyCar, lo que sumado a la potencial marcha de su principal patrocinador, dejaba el programa en muy serias dudas económicas para el futuro inmediato. Ahora, la gran duda reside en el estatus de James Hinchcliffe, al que se presume como ocupante a tiempo completo de un quinto coche, pero que también encajaría para completar el programa de Marco allá donde él no corra... si es que no se selecciona a otro piloto para tal fin.

    Fotos: IndyCar Media