¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Emerson Fittipaldi se moja: «IndyCar es mejor que la Fórmula 1»

    Emerson Fittipaldi se moja: «IndyCar es mejor que la Fórmula 1»
    Fittipaldi celebra la consecución de su primera Indy 500... y el millón de dólares de premio.IndyCar Media
    Adrián Fernández
    Adrián Fernández4 min. lectura

    El bicampeón del mundo brasileño, que también triunfó en los Estados Unidos, sigue siendo un fan acérrimo de los monoplazas americanos.

    «Le dije a Zak Brown que lo que hace IndyCar es fantástico, mucho más emocionante de ver que cualquier otra forma de competición».

    Uno de los primeros nombres extranjeros que estableció una presencia exitosa continuada en la IndyCar Series, más allá de las 500 millas de Indianápolis, fue Emerson Fittipaldi. Después de tres años retirado de la alta competición, el bicampeón del mundo (1972 y 1974) inició una segunda etapa en los Estados Unidos en 1984, compitiendo en la división americana durante 13 años con gran fortuna. Su único título en 1989 fue el primero obtenido por un piloto extranjero desde la lejana conquista de Gaston Chevrolet en 1920, y Fittipaldi fue el primer foráneo de la historia en ganar en dos ocasiones la Indy 500, en 1989 y 1993.

    Su apellido siguió presente en el certamen de la mano de su sobrino Christian Fittipaldi, que compitió entre 1995 y 2002 tras su paso por la Fórmula 1, y de su nieto Pietro Fittipaldi, con nueve carreras a sus espaldas en 2018 y 2021. En la actualidad, mientras otro de sus nietos (Enzo) busca labrarse una carrera en Europa, Emerson se dedica en cuerpo y alma al sexto de sus siete hijos, Emerson Fittipaldi Jr, que ha iniciado este año su carrera en monoplazas con un subcampeonato en el Campeonato de Dinamarca de Fórmula 4, el único que permitía a su hijo competir antes de cumplir los 15 años. En sus planes de futuro bien podría estar una trayectoria en Estados Unidos, algo en lo que padre e hijo disfrutan de momento como espectadores.

    En declaraciones concedidas a la web oficial de IndyCar como parte de las celebraciones del Mes de la Herencia Hispana (que incluye también a latinoamericanos no hispanoparlantes), Fittipaldi se ha mostrado muy satisfecho con el rumbo actual del campeonato, en un año en el que su compatriota Hélio Castroneves se convirtió en el cuarto piloto de la historia en ganar cuatro veces la Indy 500: «Fue increíble, sin duda. Estaba hablando con Zak (Brown), y le dije que lo que está haciendo IndyCar es fantástico, mucho más emocionante de ver que cualquier otra forma de competición. Es mejor que la Fórmula 1».

    Aunque su residencia temporal en Dinamarca, las restricciones de viaje y las necesarias precauciones le han impedido asistir a algún evento de forma presencial en los últimos dos años, Fittipaldi habla regularmente con Brown, gran instigador de la aventura de McLaren en la competición americana a través de Arrow McLaren SP. Este equipo ha competido estos últimos dos años como una asociación publicitaria y tecnológica con el equipo de Sam Schmidt, hasta que McLaren Racing acordó este mes de agosto la compra del 75% de la formación.

    «A veces las carreras son demasiado tarde para que nosotros las veamos, pero mi hijo se vuelve loco viéndolas, le encanta», asegura Fittipaldi, que lamentó la mala fortuna que impidió a Pato O'Ward disputar el título a Álex Palou más allá de la primera vuelta en Long Beach. Y es que, más allá de su conexión con McLaren, Fittipaldi es también una personalidad muy querida en México, un país que considera prácticamente su segunda casa. En 2015 fue nombrado embajador del Gran Premio de México de F1, y en 2017 un circuito inaugurado en Yucatán fue nombrado como Autódromo Internacional Emerson Fittipaldi.

    Fotos: IndyCar Media