¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    IndyCarNueva prueba doble en Road America; cancelados Richmond y Toronto

    El icónico arco de Toronto ha visto carreras durante 34 años desde la recta principalIndyCar Media

    La cita canadiense busca fecha en otoño tras no obtener permiso para disputarse en julio.

    Road America ocupará su hueco, con el tercer evento doble de la temporada.

    El regreso de Richmond no tendrá lugar en 2020, sin fechas óptimas para disputarse.

    Las complicaciones de las categorías automovilísticas para coser de nuevo sus calendarios post COVID-19 presentan nuevos desafíos a cada semana que pasa. Aquellas que cruzan fronteras llevan tiempo batallando con la problemática de limitar su rango regional y evitar los conflictos derivados de tener que viajar entre regiones o países distantes, con diferentes normas de seguridad y reapertura entre ellas. Pero a ello se suma el poco margen de tiempo disponible para recolocar calendarios completos o parciales, con un margen de maniobra cada vez menor.

    Ambos problemas afectan de lleno a IndyCar, un campeonato cuya planificación para el inicio del verano ha tenido que rehacerse de nuevo por completo. El regreso a la competición en las 300 millas de Texas del próximo 6 de junio, sin espectadores y con todas las sesiones el mismo día, se mantiene en pie, así como el reprogramado Gran Premio de Indianápolis del 4 julio, pero las carreras de Road America, Richmond y Toronto que las preceden o suceden no tendrán lugar en sus fechas originales.

    La ciudad canadiense fue la primera de las afectadas, tras la decisión de su alcaldía de prohibir la celebración de eventos con 250 o más asistentes hasta el próximo 31 de julio. Esto afecta de lleno al Indy Toronto, que se celebra de forma casi ininterrumpida desde 1986, y que no tendrá lugar el 12 de julio. La empresa promotora del evento, Green-Savoree, ya consiguió la reubicación del Gran Premio de St. Petersburg para finales de octubre, y trabaja ya en un escenario similar con Toronto para una fecha otoñal, aunque IndyStar asegura que la carrera no se celebrará en 2020, según sus fuentes.

    Para cubrir esta suspensión y posible cancelación, la categoría ha trasladado de fecha el Gran Premio de Road America, que debía ser la segunda carrera de la temporada el próximo 21 de junio, pero que ahora se desplazará al fin de semana original de Toronto. Lo hará, además, con una prueba doble, la tercera del campeonato junto a Iowa y Laguna Seca, albergando la primera carrera el sábado 11 de julio y la segunda el domingo siguiente. Este aplazamiento, además, facilitará las pretensiones del circuito de albergar un número limitado de espectadores en las amplias instalaciones del trazado de 6.5 kilómetros.

    Por desgracia, la suerte no ha acompañado de igual forma a Richmond, un óvalo que regresaba esta temporada al calendario tras 11 años de ausencia con un evento de 300 vueltas previsto para el 27 de junio. En su caso, el impedimento llega por parte del estado de Virginia, que ha adoptado mayores precauciones a la hora de llevar a cabo medidas de reapertura respecto a otros estados, por lo que no está prevista la celebración de eventos públicos hasta el mes de agosto, por lo pronto.

    Esta decisión, que ya le ha costado al pequeño óvalo de 3/4 de milla las dos fechas de NASCAR que suponen su sustento económico, han torpedeado también la carrera de IndyCar. La categoría y el circuito no han logrado convenir una fecha viable, y se espera que su cancelación sea anunciada en breve, según la información publicada por RACER, dejando el calendario de nuevo en cinco pruebas de óvalo con la doble de Iowa, y con un total de 14 eventos a disputarse en cuatro meses y medio.

    Estos cambios evitan un periodo de cinco fines de semana consecutivos de competición entre el 21 de junio y el 19 de julio, aunque el enlazamiento del GP de Indianápolis con las pruebas dobles de Road America y Iowa dejan un escenario de cinco carreras en tres semanas consecutivas. La prueba de Indianápolis, a su vez, aspira a ser la primera oportunidad real para testar el acceso limitado y distanciado de espectadores en sus masivas gradas. Todo ello, en un fin de semana que ya resultaba histórico por suponer la primera colaboración entre IndyCar y NASCAR Cup Series en el mismo circuito el mismo fin de semana, aunque los stock cars correrán en el óvalo y al día siguiente.

    cALENDARIO PROVISIONAL DE LA TEMPORADA 2020 DE INDYCAR

    Fotos: IndyCar Media