¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    IndyCarSt. Petersburg fija fecha en octubre para la última carrera del año

    La imagen clásica de todos los inicios de temporada contará este año, en teoría, con el drama de decidir IndyCar Media

    El popular circuito urbano pondrá fin a la temporada el 25 de octubre, el final más tardío en más de una década.

    La fecha original fue aplazada en marzo a dos días de la carrera.

    Toronto, en el aire debido a las restricciones de viaje.

    Con el inicio de la temporada de IndyCar el próximo 7 de junio en el óvalo de Texas, el campeonato pondrá fin a una sangría de cambios respecto a su calendario original que ha dinamitado las fechas de las que iban a ser sus ocho primeras pruebas. De esas ocho, cinco no serán reubicadas durante la temporada, quedándose Barber, Long Beach, Austin y Detroit (prueba doble) sin carrera, mientras que el Gran Premio de Indianápolis fue reubicado al 3 de julio, y las 500 millas de Indianápolis al 23 de agosto. La última incógnita al respecto residía en St. Petersburg.

    La ciudad costera del estado de Florida vio como su evento estelar, el que iba a abrir el telón de la temporada, quedó aplazado el 13 de marzo, a solo dos días de la carrera, horas después de haberse decretado su disputa a puerta cerrada, siguiendo la ola de aplazamientos a nivel mundial en casi todos los deportes. La idiosincrasia de carreras urbanas como esta, que requieren de permisos estatales y semanas previas de trabajo, parecían descartar cualquier reubicación dados los gastos derivados de montar y desmontar el circuito sin competición de por medio, pero la voluntad ha sido otra, y St. Petersburg tendrá su carrera en 2020.

    Tras ser reubicada el pasado 26 de marzo como teórica prueba final de la temporada en octubre sin una fecha concreta, IndyCar ha confirmado que el aplazado Gran Premio de St. Petersburg tendrá lugar el próximo 25 de octubre, siete meses después de su fecha original, y a cinco de la fecha ya fijada para abrir la temporada 2021. Acostumbrada la IndyCar en años recientes a terminar su temporada a mediados de septiembre, e incluso a finales de agosto en algunas ocasiones, esta será la primera temporada desde 2013 en concluir en el mes de octubre.

    Habiéndose negado con anterioridad los organizadores a devolver el precio de las entradas adquiridas para el mes de marzo (solo se ofreció un descuento para las de 2021) debido a las pérdidas sufridas, dichas entradas serán ahora válidas para esta carrera si así lo desean sus compradores. Claro está, siempre y cuando esos espectadores puedan acceder al recinto, aunque sea de forma limitada. En ese sentido, el alcalde de la ciudad, Rick Kriseman, se ha limitado a decir que «confío en que la carrera se dispute de forma que la salud pública esté por delante».

    El Gran Premio de St. Petersburg tendrá lugar más de un mes después de la cita de Laguna Seca, que iba a cerrar originalmente la temporada 2020, y tres semanas después del Harvest Grand Prix, la nueva segunda carrera en la versión GP de Indianápolis que tendrá lugar a principios de octubre para compensar las cancelaciones, durante el fin de semana de las nuevas 9 horas de Indianápolis. La última actualización del calendario permanece sin más modificaciones, aunque se espera que la prueba de Toronto en julio sea eventualmente cancelada debido a las restricciones impuestas en la ciudad y las dificultades derivadas de cruzar la frontera canadiense en el contexto actual.

    La de St. Petersburg (no confundir con San Petersburgo, conocida ciudad rusa) será también la carrera de IndyCar más tardía en suelo americano desde las 500 millas de Fontana de 2002 (3 de noviembre), y tendrá, salvo posibles cambios adicionales de calendario, el final de temporada más tardío desde que la Champ Car concluyó sus últimas ediciones en México (2004-07) a primeros de noviembre. Para encontrar un final más tardío dentro de los Estados Unidos, hay que remontarse a 1988, cuando el Gran Premio de Miami cerró la temporada un 6 de noviembre. Aquella fue la penúltima vez que una temporada acabó en un trazado urbano, siendo la última 2003 (Surfers Paradise) de forma accidental por la cancelación de la ronda final en Fontana debido a unos incendios.