¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCarScott Dixon se impone en las 300 millas de Texas, con Álex Palou en cuarto lugar

    Los dos Ganassi fueron juntos buena parte del día. Prevaleció el de naranja.IndyCar Media

    El neozelandés ganó con autoridad la primera carrera del fin de semana, por delante de un Scott McLaughlin que se estrena en el podio.

    Palou fue a rebufo de Dixon buena parte del día, y perdió el podio en la parada final con Pato O'Ward.

    El español pierde el liderato, pero saldrá segundo en la carrera del domingo de 375 millas.

    Cuando se trata de aprovechar oportunidades, nadie suele hacerlo con mejor efectividad en IndyCar que su campeón más laureado. No se obtienen seis títulos de la nada, y la reputación de Scott Dixon volvió a quedar de manifesto en las 300 millas de Texas, donde se impuso a las condiciones de la pista y a sus oponentes con un pilotaje de fábula para lograr su quinta victoria en este óvalo, la segunda consecutiva. También es la número 51 de su carrera, lo que le deja a un solo triunfo del segundo puesto histórico de Mario Andretti.

    Nadie parecía ansiar el triunfo más que Dixon, a juzgar por el desarrollo de las primeras vueltas. Desde el tercer lugar en parrilla que le brindó la lluvia y su rendimiento en las dos citas anteriores, el hexacampeón superó casi de inmediato a Will Power, y en la cuarta vuelta dio cuenta de su compañero Álex Palou en la primera curva. Desde ese momento, nadie más lograría arrebatarle el liderato de carrera, una circunstancia motivada en parte por la imposibilidad de usar la zona superior de la pista, tras el fatal uso pasado de un compuesto de tracción para la NASCAR que la ha dejado oscurecida y muy deslizante por el calor que absorbe. Meter ruedas ahí no era una opción.

    Tanto Dixon como Palou se escaparon en tándem durante su primer stint, dejando al resto a cuatro segundos de distancia. En la vuelta 56, en pleno periodo de paradas, se produjo una primera bandera amarilla que perjudicó sobremanera a los nueve pilotos que ya habían hecho su detención. Tras ser adelantado por Jack Harvey, el quinto clasificado Colton Herta levantó mucho el pie entre las curvas 1 y 2. Esto creó un efecto acordeón en el que Sébastien Bourdais tuvo que hacer lo propio para no llevárselo puesto, pero que hizo que fuese Josef Newgarden quien tocase sin querer a Bourdais, que acabó trompeado hasta colisionar con fuerza contra el muro exterior.

    Además de la sanción a Newgarden al fondo de la parrilla, la amarilla dejó muy en fuera de juego a Penske por todas las posiciones en pista que habían perdido Power (3º antes) y Simon Pagenaud (6º) por parar antes. Herta recuperó la tercera posición en los pits, y dos grandes detenciones situaron del quinto al séptimo lugar a Alexander Rossi, Scott McLaughlin y Tony Kanaan, atascados hasta entonces en la zona media-baja, a la par que Felix Rosenqvist pasó de ser 21º al undécimo lugar. Con todo, los líderes volvieron a escaparse en solitario, aunque el ahorro de gasolina y el efecto del tráfico haría que los seis primeros terminaran por juntarse, muy por delante de los demás.

    Contrariando la estrategia imperante, e intentando jugar a su favor con una posibilidad de lluvia que nunca se manifestó, algunos pilotos optaron por adelantar su segunda parada. Esta opción dio grandes dividendos a McLaren SP, en especial a un Rosenqvist que pasó de ser noveno a segundo, mientras que Pato O'Ward avanzaba del puesto 13 al quinto. A su vez, una velocísima detención hizo ganar tres lugares a McLaughlin, ubicándose por delante de Palou, y Ericsson ganó posiciones de forma similar (de P11 a P6), siendo Herta, Harvey y Rossi los principales perjudicados. Todas estas estrategias diferentes, sin embargo, terminaron por igualarse tras estrellarse el doblado James Hinchcliffe en la vuelta 160,

    Un sobrepaso de Rosenqvist creó turbulencias en el frontal del canadiense que le mandaron a la 'zona baldía', donde trompeó de forma tan inevitable como frustrante. Con 50 vueltas por delante, todos hicieron su última detención, en la que el sueco de McLaren SP perdió todo lo ganado al ceder 10 posiciones, al igual que Ericsson al perder una rueda mal fijada. En el lado contrario de la baraja, O'Ward se situaba en puestos de podio a costa de Palou, y McLaughlin se encontraba segundo ante la posibilidad de sumar su primer cajón en IndyCar, e incluso una potencial victoria en su primera carrera de óvalo. Un logro que solo cuatro pilotos han conseguido en la historia: Graham Hill, Buzz Calkins, Bourdais... y el mismo hombre al que tenía que batir, Dixon.

    No obstante, Dixon supo jugar la situación a su favor y no le dio ninguna opción a su compatriota en las 39 vueltas finales. Así, consiguió sin demasiados apuros abrir su cuenta de victorias por 19ª temporada en su carrera, superando el récord histórico de A. J. Foyt como el piloto que ha ganado en más temporadas diferentes. McLaughlin se 'conformó' con su primer podio en su cuarta carrera de IndyCar tras salir 15º, y O'Ward rascó un top 3 provechoso para sus opciones de campeonato, por delante de un Palou con su mejor resultado en óvalo. Aunque el liderato ha caído en manos de su compañero, su segundo puesto en la general implica que este domingo saldrá desde la primera fila de las 375 millas de Texas.

    Herta iba camino de rascar un top 5 muy superior a su ritmo y sensaciones, pero sus frenos se inmolaron a 20 vueltas del final, infringiéndole un duro golpe en su situación numérica en la general. Graham Rahal, que tuvo el mejor coche de la parrilla en el último stint, logró alcanzar el top 5 a base de adelantar a un Newgarden que salvó los muebles tras su error anterior, a un Harvey que fue acusado por los dos anteriores de hacer bloqueos cuando estaba siendo superado, y a Rossi, el mejor en un día para olvidar de Andretti Autosport.

    La segunda cita, con 75 millas más por delante (23:15 hora española), no debería ofrecer una situación competitiva muy distinta a la de hoy, ya que la pista es la que es, y no habrá sesiones previas más allá de algunas vueltas de instalación. Con todo, los cambios en la general se reflejarán en una parrilla con importantes idas y venidas. Pato O'Ward saldrá cuarto en vez de undécimo, y McLaughlin lo hará ocho puestos más arriba en séptimo lugar, mientras que pilotos como Herta (10º) se verán obligados a remar algo más. De nuevo, los fans españoles podrán prestar especial atención a la primera fila, y eso siempre es bueno.

    RESULTADOS finales dE LAS 300 MILLAS DE TEXAS (212 VUELTAS)

    PARRILLA DE SALIDA PARA LAS 375 MILLAS DE TEXAS

    Fotos: IndyCar Media