¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Las 6 infracciones peligrosas más habituales en coche según la DGT

    Los errores e imprudencias suelen tener consecuencias muy graves en la carretera.Freepik.es

    La imprudencia o el error humano están detrás de la mayor parte de los accidentes surgidos en las carreteras y muchos de ellos pueden evitarse. Con ese propósito, la DGT ha seleccionado las infracciones más peligrosas.

    Los datos dejan claro que el error o la imprudencia del conductor constituyen el principal causante de los accidentes en carretera. No en vano, se estima que no menos del 70% de los mismos sucede a consecuencia de dichos causantes, siendo las salidas de vía (33%), los atropellos de peatones (21%) y las colisiones frontales (16%) los causantes del mayor número de accidentes con fallecidos.

    Además, entre los motivos que causaron accidentes mortales, los más habituales fueron las distracciones (28%), el alcohol (25%) y la velocidad inadecuada (23%), siendo más de la mitad de las víctimas mortales usuarios vulnerables, sobre todo motoristas (24%) y peatones (22%).

    Los grandes excesos de velocidad ponen en riesgo a todos los usuarios de la vía y agravan las consecuencias de los siniestros

    Con esto en mente, no es de extrañar que la Dirección General de Tráfico (DGT) haga tanto hincapié en que los conductores nos concentremos en nuestra tarea al volante, minimizando en la medida de lo posible los riesgos, distracciones e infracciones deliberadas a consecuencia de las prisas, la impaciencia o el aburrimiento.

    Para intentar concienciar de la importancia de todo ello, así como de la gravedad de algunas de las infracciones más habituales, la DGT ha elaborado el siguiente ranking con maniobras que todo conductor en algún momento ha protagonizado.

    Velocidad excesiva

    Se trata de una de las más habituales y también con consecuencias más graves en caso de accidente. Los grandes excesos de velocidad ponen en riesgo a todos los conductores y usuarios de la vía, minimizan la posibilidad de reaccionar a tiempo ante imprevistos y agravan las consecuencias de los siniestros. En algunos casos, incluso, el conductor comete además un delito contra la seguridad vial si excede el límite del tramo en más de 80 km/h.

    Sanción por exceso de velocidad:

    • Entre 100€ y 600€.
    • Hasta 6 puntos.

    Si es delito, una de estas tres opciones:

    • Prisión (3-6 meses).
    • Multa (6-12 meses).
    • Trabajos en beneficio de la comunidad (31-90 días) y retirada del permiso (1-4 años).

    Saltarse un STOP

    La señal de STOP suele establecer la prioridad en puntos conflictivos, por ejemplo en intersecciones sin visibilidad. Ante esta señal, es obligatorio detener siempre el vehículo y observar antes de reanudar la marcha, ya que se puede evitar una colisión fatal. El 40% de los accidentes con víctimas y el 21% de los fallecidos tienen lugar en cruces o intersecciones.

    Las señales de STOP requieren máxima prudencia y detenerse por completo.- Pixabay.

    Sanción por saltarse un STOP:

    • 200€.
    • 4 puntos.

    Conducción temeraria

    En este caso caben varios supuestos, todos ellos graves.

    En el tiempo que tardamos en leer un mensaje de WhatsApp, cinco segundos, a 120 km/h, recorremos 160 metros sin prestar la atención necesaria. Al volante, es recomendable no tener a mano elementos de distracción como el móvil. En 2019, las distracciones al volante intervinieron en casi un tercio (28%) de todos los accidentes mortales urbanos e interurbanos y causaron 359 fallecidos.

    Otro ejemplo es el de los motoristas, que deben circular por el centro de su carril, guardando las distancias frontal y lateral necesarias. Además, deben delantar normalmente por la izquierda cuando las señales y las condiciones lo permitan. Conductas como adelantar por la derecha utilizando el arcén o poner en peligro a ciclistas puede ser considerada delito cuando hay temeridad manifiesta y peligro concreto para la vida de otros usuarios, incluso castigada con hasta 5 años de prisión y 10 de privación del derecho a conducir.

    Para adelantar, solamente ocuparemos el carril izquierdo cuando no pongamos en peligro a ninguna persona en la vía. En caso de error de cálculo de la distancia o la velocidad al inicio de la maniobra, esta se abortará para volver inmediatamente a la derecha. No hacerlo puede suponer conducción temeraria, ya que transgrede las normas con peligro concreto para las vidas de otros usuarios, y podría ser considerada delito conforme al Código Penal.

    Sanción por conducción temeraria:

    • 500€.
    • 6 puntos.

    Giros sobre la línea continua

    Las líneas continuas en carretera suelen marcar carriles en tramos donde hay poca visibilidad y ciertas maniobras pueden ser peligrosas (adelantamiento, cambio de dirección o de sentido, etc). Si una señal vertical o una marca vial prohíbe girar, lo más seguro es respetarla y buscar un lugar apropiado para dar media vuelta sin poner a nadie en riesgo.

    Sanción por girar sobre línea continua:

    • 200€.
    • 3 puntos.

    Circular por la izquierda entorpeciendo y causando riesgos

    En carretera, debemos circular por el carril situado más a la derecha y utilizar el resto para adelantar, girar o cambiar de sentido, sin molestar a otros conductores. Esto, además, suele venir acompañado de la infracción de no respetar la distancia de seguridad por parte de los vehículos que circulan detrás y esperan para adelantar.

    El carril izquierdo es, para muchos, la única opción posible a la hora de circular por autovía o autopista.- DGT.

    La distancia entre vehículos debe estar adaptada a la velocidad y a las circunstancias (lluvia, firme mojado, nieve, hielo, niebla) para, si fuera necesario, ser capaces de detener nuestro vehículo sin colisionar con el que va delante. A 120 km/h, con la calzada seca, la separación segura es de 144 metros. Con la calzada mojada, es del doble: 288 metros.

    Sanción por circular por la izquierda:

    • 200€.

    Sanción por no respetar la distancia de seguridad:

    • 200 €.
    • 4 puntos.

    Abrocharse el cinturón en marcha

    El cinturón debe ser abrochado y ajustado siempre antes de iniciar la marcha: hacerlo en marcha compromete la seguridad en la conducción. Asegúrese además de que todos los ocupantes también lo llevan bien abrochado. En 2019, 116 personas fallecieron en accidentes sin llevar puesto el cinturón de seguridad en el momento del accidente. La mitad se hubiera salvado de haberlo utilizado.

    Sanción por abrocharse el cinturón de seguridad en marcha (o no llevarlo):

    • 200€.
    • 3 puntos (4 puntos cuando se apruebe la nueva ley).

    Adelantar a ciclistas demasiado cerca

    Siempre es necesario esperar detrás de los ciclistas a una distancia adecuada hasta que pasen los vehículos que se aproximan en sentido contrario e iniciar el adelantamiento cuando no haya riesgo para ningún ciclista, ni en su sentido ni en el contrario. En todo momento hay que mantener la separación lateral a ambos lados. Y si es necesario, debe ocupar parte o todo el carril contiguo, pasando sobre la línea continua.

    Sanción por adelantar a un ciclista demasiado cerca:

    • 200€.
    • 4 puntos.

    Fuente: Revista DGT