¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    MANHART RQ 800, el SUV más deportivo de Ingolstadt vuelve a pasarse de rosca

    MANHART RQ 800, el SUV más deportivo de Ingolstadt vuelve a pasarse de rosca
    16
    MANHART RQ 800, el SUV de los cuatro aros deja nueva huella en MANHARTMANHART Performance
    Fran Romero
    Fran Romero4 min. lectura

    MANHART Performance vuelve a la carga con el Audi RS Q8. El SUV más deportivo y extremo de la marca alemana se ha convertido en todo un icono para el preparador alemán, que llega con una segunda entrega. Esta vez, la del MANHART RQ 800, un escalón por debajo de la bestia presentada el pasado verano.

    El verdadero tope de gama de los SUV de la marca de los cuatro aros ofrece tan alto nivel de deportividad que es un verdadero objeto de deseo entre los preparadores y especialistas en tuning. En el caso de los alemanes de MANHART Performance, casi se puede decir que se ha convertido en una obsesión pues, en cuestión de seis meses, el especialista ha presentado una segunda propuesta.

    En julio fue el turno de una auténtica bestia del asfalto, la del MANHART RQ 900, y ahora el modelo se presenta en un escalón inmediatamente inferior estrenándose el nuevo MANHART RQ 800. Si bien la primera fue una edición exclusiva limitada a una decena de unidades, en esta ocasión no se ha señalado si también responde a la misma estrategia. Lo que sí es una realidad es que el RS Q8 de MANHART de peso vuelve a batir récord en términos de prestaciones y en deportividad.

    Foto MANHART RQ 800 2021 - interior
    El interior del MANHART RQ 800 es tan exclusivo como deportivo, una vuelta de tuerca al del Audi RS Q8

    MANHART vuelve a posar sus manos sobre el Audi RS Q8

    Por fuera, se presenta pintado en negro brillante pero deja de lado la tradicional decoración con franjas doradas, apostando por unos adhesivos en gris y rojo, vistiendo de este color más llamativo el borde superior de la parrilla Singleframe, el de la parrilla inferior delantera, los espejos retrovisores exteriores y los aros de las llantas de aleación con los radios en diseño de «Y», bañados en negro satinado y de 24 pulgadas de diámetro. Espectaculares como la monta de neumáticos, de medidas 295/30 ZR24 delante y 355/25 ZR24 detrás, que se completa con una altura de la suspensión neumática rebajada entre 30 y 40 milímetros.

    Por dentro, el SUV de casi 2,4 toneladas de peso prácticamente se mantiene como el modelo de serie, aunque cuenta con una nueva iluminación ambiental en rojo que ofrece una sobresaliente deportividad, junto con unas nuevas alfombrillas especiales. Una atmósfera tan deportiva que nada hace pensar lo que realmente esconde bajo el capó del motor. El imponente V8 biturbo de 4.0 litros marca otro nuevo nivel, pues los 600 CV de potencia máxima y los 800 Nm del par motor se quedan en nada al lado de los nuevos 818 CV y 1.050 Nm.

    Un importante aumento que se ha conseguido con la combinación de diferentes elementos. Los de MANHART han sustituido la unidad de control del motor, los dos turbocompresores por unos de mayor presión de sobrealimentación, un nuevo intercooler, colector de admisión de carbono de Eventuri y un sistema de escape de acero inoxidable con cuatro terminales de escape de 100 milímetros de diámetro cada uno, con aletas activas, que ofrece un sonido verdaderamente bronco. El paquete se redondea con unos embellecedores de escape revestidos de cerámica o fibra de carbono.

    MANHART RQ 800, el SUV más deportivo de Ingolstadt vuelve a pasarse de rosca