¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Maserati Folgore, el apellido comercial y la tecnología de los futuros eléctricos

    Folgore, el nombre comercial para los eléctricos de Maserati

    La revelación del nuevo Maserati MC20 ha dado mucho más que el debut del deportivo híbrido. La firma del Tridente ha desvelado algunos de los modelos que llegarán a partir del año que viene, como el nuevo Grecale, el deseado D-SUV. Sin embargo, casi más interesante es el nuevo apellido para su tecnología eléctrica, Folgore. Te contamos sus secretos.

    Maserati ha confirmado una seria apuesta por la movilidad sostenible, que se materializará en los futuros modelos de la firma italiana, entre los que se encuentran del Quattroporte y Levante para 2024, además de los GranTurismo y GranTurismo Cabrio para el próximo año y, por supuesto el nuevo Grecale, el nombre asignado al D-SUV que también llegará el año que viene.

    Pero lo más interesante, y que comparten los cinco modelos, es que todos tendrán una variante completamente eléctrica, confirmado por la marca, y ésta recibirá el apellido comercial de «Folgore». El nuevo departamento dedicado a la investigación y desarrollo de la firma con sede en Módena, conocido como «Maserati Innovation Lab», ha desarrollado un concepto común para todos sus futuros eléctricos.

    Detalle del nuevo motor eléctrico embarcado en el nuevo Maserati MC20, uno de los sistemas Folgore

    La nueva tecnología eléctrica de Módena apunta muy alto, por encima de los germanos

    Cuenta con una configuración de tres motores, uno que se encargará de mover las ruedas delanteras y dos que harán lo propio en las traseras. El conjunto de este eje es una sola pieza sin conexión mecánica entre los dos motores que, según dicen, pesa entre 150 y 180 kilogramos.

    Lo interesante de esta nueva tecnología de propulsión es que utiliza la energía de la batería a demanda, de manera que en condiciones normales de agarre, se priorizará la propulsión trasera, distribuyendo el par motor mediante la vectorización. El motor eléctrico del eje delantero solamente entrará en funcionamiento cuando se detecte una falta de agarre y, por tanto, energía para disponer del máximo agarre o bien se demande una elevada potencia.

    Los del Tridente trabajan en unos nuevos inversores de la corriente eléctrica continua con carburo de silicio utilizado como semiconductor que reduce la transformación de la corriente y las las pérdidas de calor, una tecnología que incluso es capaz de aumentar la autonomía de la batería.

    Está claro que los de Maserati han empezado a trabajar en serio para contrarrestar a los rivales alemanes. Y no solo en lo que a propulsión se refiere, que llegará a 400 kW de potencia máxima, equivalentes a casi 640 CV, sino también en la tecnología de carga de la batería que, en el caso de Maserati, será de 100 kWh. Así, el sistema de carga también será de 800 Voltios, lo que permitirá reducir significativamente los tiempos de recarga.