¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Mercedes anuncia que abandona la tecnología de conducción autónoma en el nivel 3

    Interior del Mercedes-Benz F 015 Luxury in MotionMercedes

    Mercedes sigue los mismos pasos de Audi respecto de la conducción autónoma. La marca de la estrella, inmersa en un severo plan de reducción de costes, abandona la investigación y la dedicación de recursos a esta tecnología. Los futuros modelos de la marca se mantendrán en el nivel 3 que estrenará el nuevo Clase S a finales de 2021.

    Mercedes es de esas marcas que se embarca en proyectos en los que pueda superar a sus rivales, al final de toda la carrera por el desarrollo. Lo contrario es un gasto inútil y que no le interesa. Pero en el campo de la conducción autónoma, no solo lo ha intentado, sino que ha dedicado miles de millones de euros al desarrollo e investigación de componentes y tecnologías.

    Un tremendo desembolso del que Dieter Zetsche se sentía orgulloso, ya que estaba convencido de lograr llegar al final más rápido que sus competidores. La cosa se puso tan cuesta arriba que Daimler se asoció con BMW fundando una empresa específica para seguir ahondando en este campo, llamada DAX, y que terminó su actividad durante este año. Algunas fuentes apuntan que fue de mutuo acuerdo, otras que fue BMW y ahora sale a la palestra que fue Ola Källenius el que rompió el acuerdo.

    Disfrutar en los viajes como proponía Mercedes F 015 Luxury in Motion no será posible

    La conducción autónoma no es una prioridad para Ola Källenius, el CEO de Daimler

    La primera que abandonó la investigación fue Audi, y ahora ha sido Mercedes la que también ha terminado por ceder a la realidad. Para Källenius, las prioridades son los coches eléctricos y superar la crisis vendiendo más unidades, manteniendo el estatus de calidad y tecnología propio. De hecho, lo ha dejado más que claro en unas declaraciones a un medio alemán, al señalar que «No somos un proveedor de servicios de movilidad, sino un fabricante de automóviles. Los inversores no esperan que vendamos, sino que obtengamos ganancias. Por lo tanto, no queremos estar en una carrera que no se puede ganar».

    Unas palabras más de otro portavoz de Mercedes que tampoco está por la labor de seguir trabajando en el coche autónomo, al decir que «Es imposible ganar dinero con ofertas como el coche compartido. Nuestros inversores esperan ganancias por encima de todo, por lo que la transformación en un proveedor de servicios de movilidad es cosa del pasado. Nos estamos alejando de esto».

    Lo cierto es que la conducción autónoma ya no figura entre los planes anunciados en la nueva estrategia comercial avanzada a principios del pasado mes de octubre. La ausencia de una normativa específica sobre esta tecnología, a nivel europeo y mundial, es uno de los factores que han influido también en la decisión de Daimler, como también los resultados de algunas encuestas en Europa, en la que una gran mayoría de conductores no piensa renunciar a conducir ellos mismos.

    Fuente: Redaktionsnetzwerk Deutschland