¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Pogea Racing devuelve la vida al Mercedes-AMG CLS Shooting Brake

    Pogea Racing devuelve la vida al Mercedes-AMG CLS Shooting Brake
    19
    Mercedes-AMG CLS Shooting BrakePogea Racing
    Fran Romero
    Fran Romero4 min. lectura

    Solo una generación. El Mercedes CLS Shooting Brake llegó con la segunda generación de la berlina deportiva de lujo, estrenándose en 2012 y diciendo adiós siete años después con un bajísimo rendimiento comercial. Ahora, los de Pogea Racing han dado un extra de vida a la versión deportiva de AMG.

    En algunos mercados, la existencia del Mercedes CLS Shooting Brake es prácticamente testimonial. Su paso por el mercado fue tan testimonial como el del antiguo Clase R, un familiar deportivo de lujo que ha demostrado funcionar en el segmento compacto pero no en el nivel de los modelos de lujo y de representación.

    El cese de producción del CLS Shooting Brake también pasó más que desapercibido, así como de su variante más deportiva firmada por la división de Mercedes-AMG. Justamente la variante que es protagonista tantos años después. Y es que los especialistas en tuning de Pogea Racing han saciado sus ganas con el Mercedes-AMG CLS Shooting Brake al que han dado una bola extra. Más bien, un argumento para que los propietarios del modelo consideren darle un aire más agresivo y un importante empujón a las prestaciones del Shooting Brake más lujoso de Mercedes.

    Foto Mercedes-AMG CLS Shooting Brake Pogea Racing - exterior
    Pogea Racing transforma al Mercedes-AMG CLS Shooting Brake

    Mercedes-AMG CLS Shooting Brake regresa de la mano de Pogea Racing

    Estéticamente, es más que discreto, destacando por la pintura gris mate que viste el cuerpo del familiar deportivo y por el acabado especial que transmite la fibra de carbono, presente en el el capó, el difusor trasero y las carcasas de los espejos laterales. Pero hay un detalle que llama la atención especialmente en la parte delantera, y es que los de Pogea Racing han montado un paragolpes con el mismo diseño de las tomas de aire que los modelos más recientes de AMG.

    El preparador también ha sumado unas aletas delanteras específicas, más abombadas, lo que permite alojar unos grandes neumáticos Michelin Pilot Sport 4S, de medidas 255/30 delante y 285/25 detrás, montando llantas de aleación forjada de 20 pulgadas. El conjunto ocupa todo el hueco de los pasos de ruedas, gracias también a unos nuevos muelles que reducen la altura de la carrocería al suelo, pero que no se ha concretado. Para el interior, Pogea ofrece un sistema de infoentretenimiento Android con pantalla táctil de 12,5 pulgadas y un nuevo sistema de sonido con dos subwoofers.

    Pero donde se hace destacar de verdad el AMG CLS 63 S Shooting Brake es en el mecánico. Los 577 CV de potencia máxima que el V8 biturbo de 5.5 litros fue capaz de rendir, y que impresionan con solo escucharlos, se han visto muy superados con las modificaciones implementadas. una nueva unidad de control del motor, intercooler de nueva factura y ajustes en los turbocompresores han elevado las especificaciones hasta 732 CV y 1.114 Nm. Cifras con las que la velocidad punta alcanza los 328 km/h. La incógnita que no se ha despejado es la de la aceleración de cero a 100 km/h pero con la anterior ya nos podemos hacer una idea.

    Pogea Racing devuelve la vida al Mercedes-AMG CLS Shooting Brake