¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Este cofre montado en un Mercedes Clase E Estate esconde un secreto tecnológico

    14
    Pruebas de conducción autónoma de nivel 4 de MercedesS. Baldauf / SB-Medien

    Curiosas fotos espía nos llegan desde Alemania, donde Mercedes ha sido sorprendida con un Clase E Estate y un cofre de techo camuflado. Sería la primera vez que veríamos a la marca de la estrella realizando ensayos de un equipamiento opcional como este, pero está muy lejos de ello. En realidad, se trata de una mula de pruebas de conducción autónoma de nivel 4.

    «Un prototipo bastante inusual», nos dicen, el que aparece en estas fotos espía. Lo cierto es que es la primera vez que nos encontramos con unas pruebas en carretera pública de un cofre de techo envuelto con el mismo vinilo que los modelos de Mercedes. Puestos a pensar, podría tratarse de un nuevo diseño de este equipamiento opcional en el que se podría estar probando su aerodinámica e incidencia en el consumo y emisiones.

    Pero nada más lejos de la realidad. Lo interesante está en el cofre pero no por el hecho de ser un equipamiento que amplía el espacio de carga, sino que se trata de una mula de conducción autónoma avanzada, más allá del nivel 3 que ofrecerá el nuevo Clase S. En las fotos espía del lateral se aprecia perfectamente un pequeño cable amarillo que engloba a la barra trasera del techo, junto a lo que parece una pequeña y discreta antena.

    El cofre del techo cuenta con sistemas de conducción autónoma con alimentación propia

    Una pieza que no forma parte de las barras del techo. Además, la parte trasera de la caja más bulbosa es la que contiene la batería de alimentación de los diferentes sistemas que se están probando a bordo, por lo que el cofre empleado esconde toda la parafernalia de sensores y antenas GPS que podría llevar en el techo pero que quedan ocultos de miradas indiscretas y que no llaman tanto la atención, pero sí confunden fácilmente.

    Los técnicos de Mercedes también han adherido unos sensores especiales en las dos ventanillas fijas de los pilares traseros, dos en el del lado derecho y en los que se aprecian perfectamente cómo seis cables se encuentran conectados con dispositivos especiales de alta tecnología que el Clase E Estate debe disponer en el maletero.

    Una demostración de que la marca de la estrella no ha abandonado la carrera por la conducción autónoma más sofisticada, y que irá a por el nivel 4, especialmente teniendo en cuenta que BMW, uno de sus grandes competidores y del que se ha «divorciado» recientemente en el desarrollo de esta tecnología, presentará en 2021 el nuevo BMW iX con funciones de conducción autónoma de nivel 4.

    Los sensores adheridos en las ventanillas traseras trabajan junto a la tecnología en el interior del cofre
    Este cofre montado en un Mercedes Clase E Estate esconde un secreto tecnológico