¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Miguel Molina apuesta por los GT3 como categoría GT del WEC

    Miguel Molina es uno de los pilotos con mayor experiencia sobre el GTE y el GT3 de Ferrari.

    El español Miguel Molina apuesta por los vehículos GT3 como soporte de la nueva clase GT del Mundial de Resistencia.

    El piloto de Ferrari cree que el WEC debe seguir los pasos del IMSA y apostar por los vehículos GT3 a corto plazo.

    La clase GTE ha dado grandes alegrías al WEC, pero su supervivencia cada vez se sustenta en argumentos más débiles. La clase LMGTE-Pro del Mundial de Resistencia se mantiene a flote con los proyectos de Porsche y Ferrari, toda vez que los programas de Ford, BMW o Aston Martin han ido desapareciendo. Una situación similar a la que ha vivido el IMSA WeatherTech Sportscar Championship, ya que Corvette Racing es la única estructura oficial que mantiene un proyecto a tiempo completo. Una circunstancia que IMSA ha reconducido dando a los GT3 el total protagonismo dentro del campeonato con la creación de la clase GTD Pro.

    En este aspecto, Miguel Molina también considera que la clase GT del WEC debería tener a los vehículos GT3 como protagonistas, dejando atrás a los actuales coches GTE ante la deserción de la mayoría de los fabricantes. Al final, el IMSA es el mejor ejemplo y aunque la clase GTLM todavía está con vida, el campeonato ya ha apostado por dar forma a una categoría GTD Pro con vehículos GT3. Y es que las cifras de inscritos hablan por sí mismas y la clase GTD de las 24 Horas de Daytona de este año, siendo una categoría destinada a vehículos GT3 de equipos privados, alcanzó los 22 participantes.

    Aunque Miguel Molina tiene claro la tendencia que debería seguir el WEC, también plantea el contrapunto de la utilización de vehículos GT3: «Creo que el WEC debe ir más o menos al lugar del IMSA, aunque surgen dudas de si el Mundial tiene espacio suficiente en parrilla para tantas marcas con programas GT3 que están interesadas. Al final es lo mismo que apostar por los LMDh, prototipos con el menor coste posible. Esta es la nueva realidad del automovilismo y los pilotos nos vamos a adaptar a ello, por mucho que nos gusten los GTE. Yo he competido con ambos coches y te acostumbras».

    Fuente: Motorsport-Total / Fotos: GT World Challenge Europe