¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Mitsubishi Lancer 2016, pocos cambios, pero todos para mejor

    Mitsubishi Lancer 2016, pocos cambios, pero todos para mejor
    16
    Javier Gómara
    Javier Gómara

    El Lancer es uno de los coches más deseados del mercado. Históricamente siempre ha estado asociado una conducción realmente excepcional, y para que siga siendo así nos llega una pequeña actualización el Mitsubishi Lancer 2016. Pocos cambios, pero todos para mejor.

    Aunque pueda resultar extraño, el Lancer lleva en el mercado desde el año 1973. Desde entonces ocho generaciones han pasado por nuestras narices. En esta ocasión no estamos ante la novena, sino ante una pequeña remodelación, el Mitsubishi Lancer 2016, que lo seguirán manteniendo como uno de los coches más idolatrados del mundo.

    Nuevo frontal que incluyen luces diurnas tipo LED y parrilla modificada

    Larga es la historia de este modelo, y no menos importante es su palmarés deportivo. El Lancer siempre ha estado asociado a una dinámica de conducción realmente brillante, y Mitsubishi quiere que siga así. Por eso los pequeños cambios que se han introducido se han hecho para mejorar.

    Estéticamente vemos cómo se modifica la parte frontal con un parachoques rediseñado para albergar luces diurnas tipo LED. A esto hay que sumarle una nueva parrilla, a una paleta de colores renovada y juegos de llantas de 16 y 18 pulgadas con diseños nuevos pero con el mismo carácter deportivo de siempre.

    El interior es a buen seguro la zona que más cambios presenta con respecto al modelo actual. El salpicadero ha sido completamente rediseñado, sobre todo para dar cabida a una pantalla de infoentretenimiento nueva con un tamaño de 6,1 pulgadas y manejo táctil. Tras esta se esconde un equipo de control y sonido completamente nuevo, incluyendo una cámara de visión trasera y una gran cantidad de dispositivos de asistencia a la conducción.

    La mecánica no varía en exceso. La conducción seguirá siendo muy semejante debido a que el motor de cuatro cilindros 2.4 MIVEC no cambia, al igual que sus 186 caballos de potencia. Sin embargo si hay novedades en cuanto a las transmisiones, puesto que a partir de ahora se incluye un cambio de variador continuo (CVT) mejorado. Mitsubishi asegura que este cambio automático obrará milagros en la conducción y en la eficiencia del combustible.

    El salpicadero cambia para dar cabida a una pantalla táctil de 6,1 pulgadas

    Por último hay que hablar de la siempre omnipresente tracción total de Mitsubishi. En esta ocasión sigue estando presente, lo que una vez más asegurará buenas dosis de dinamismo, es un Lancer al fin y al cabo. La última novedad que hay que mencionar en la incorporación de un nuevo nivel de acabado, SEL, que se sumará a los que ya había disponibles en el Mitsubishi Lancer: ES, GT y Rallyart, sin olvidarnos claro está del Lancer Evolution.

    Mitsubishi Lancer 2016, pocos cambios, pero todos para mejor