¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    ¿Son válidas las multas de tráfico en Europa? Te contamos lo que debes saber

    Superar la velocidad máxima en un radar en Europa puede salir caro

    Viajar por Europa en coche y no respetar los límites de velocidad, ser cazado por un radar o no cumplir con las normas de circulación en una determinada ciudad europea, puede tener consecuencias si recibes una multa a la vuelta a casa.

    A la hora de salir de viaje por Europa, conviene conocer los límites de velocidad en nuestro destino o en las ciudades y países que crucemos hasta llegar a nuestro final del trayecto. Es conveniente informarse de las normas de circulación de cada país, porque las multas que nos pongan seguirán teniendo efecto.

    Pensar que la multa no va a llegar por el hecho de estar en otro país es cosa del pasado. Un idioma completamente diferente es un vulgar excusa, como muchas otras que se comentan acerca del coste que supone a una administración comunicar una sanción en otro país, entendiendo que «por eso, ni se molestan».

    En Europa bastará una foto como prueba de la infracción cometida

    Sí que se molestan, siempre y cuando la sanción que recibamos sea superior a 70 Euros. Debes saber que España, como Alemania, forma parte de los 27 países de la Unión Europea que aplican una decisión marco sobre la ejecución de sanciones monetarias acordada en 2010, y que en España rige desde 2015, por lo que los turistas que sean sancionados en España por exceder un limite de velocidad en autopista, recibirán la correspondiente multa en su domicilio.

    Pero, ojo, también en el caso contrario. Si viajas fuera de España y eres sancionado, recibirás la correspondiente multa que deberás abonar, si no quieres incurrir en costes adicionales en el plazo pertinente. Un extremo que no solamente está limitado a las multas por exceso de velocidad, sino también de aparcamiento, ya que en algunos países europeos, la sanción a pagar por esta circunstancia puede superar ampliamente los 70 Euros.

    Una cifra muy baja que se puede incrementar muy fácil y rápidamente con infracciones de seguridad vial más básicas como no llevar el cinturón de seguridad, utilizar el móvil mientras conducimos, saltarnos un semáforo en rojo, conducir bajo las drogas, medicinas o en estado de embriaguez, etc.