¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Neumáticos recauchutados: esto hay que saber antes de usarlos

    El neumático recauchutado es buena opción en ámbitos concretos.

    Un neumático recauchutado puede ser una buena opción si queremos ahorrar, pero antes tenemos que saber algunas peculiaridades y tener muy claras las prestaciones que nos puede proporcionar.

    La actual oferta de neumáticos que podemos encontrar en el mercado es amplia y muy variada. A los muchos tipos de neumáticos que nos ofrecen las marcas, podemos sumarle además un rango de precios y calidad muy variado. Y eso sólo en el mercado de los neumáticos nuevos, pues también podemos encontrar una variada oferta en neumáticos Km. 0 o seminuevos.

    Así las cosas, ¿merece la pena optar por un neumático recauchutado? Vamos a analizarlo.

    Qué es un neumático recauchutado

    Un neumático recauchutado es aquel en el que se utiliza una estructura o carcasa usada previamente para colocar una nueva banda de rodadura sobre la misma. Para ello, se retira la banda de rodadura gastada y, mediante un proceso de vulcanizado con alta presión y temperatura, se monta una nueva.

    Este proceso es más común en neumáticos de transporte pesado y en aeronáutica

    Este proceso es más común en neumáticos de transporte pesado y en aeronáutica, pues se trata de ruedas que cubren muchos kilómetros en muy poco tiempo y eso hace que su desgaste sea muy elevado. En cambio, en turismos es cada vez menos habitual.

    ¿Es aconsejable un neumático recauchutado?

    En el ámbito de la automoción, los neumáticos recauchutados no suelen contar con buena fama y no es raro encontrar comentarios relativos a su bajo rendimiento o seguridad, así como que no permiten un buen equilibrado.

    Lo cierto es que el neumático recauchutado puede ser una buena opción en determinadas circunstancias y siempre que la carcasa haya sido concebida previamente para ser reutilizada varias veces, además de encontrarse totalmente libre de cualquier defecto o daño, como pueden ser poros, ralladuras o cortes.

    Los neumáticos de vehículos pesados sufren desgaste en muy poco tiempo, por lo que muchos están ya preparados para reutilizar la carcasa.

    Como decíamos antes, esto es habitual en los neumáticos de transporte pesado o aeronáutico, pues son productos caros y con mucha exigencia en los que es conveniente reducir costes.

    Ventajas de un neumático recauchutado

    Con todo esto en mente, podemos decir que los neumáticos recauchutados ofrecen las siguientes ventajas a consecuencia de la reutilización de la carcasa de un neumático usado:

    • Ahorro de costes para el cliente
    • Ahorro de entre un 50 y un 75% de materia prima y energía en fabricación
    • Menores emisiones de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera durante el proceso de fabricación

    Desventajas de un neumático recauchutado

    Por otro lado, el neumático nuevo siempre ofrecerá determinadas cualidades que a las que no puede aspirar un neumático recauchutado, especialmente si hablamos de rendimiento.

    Por norma general, un neumático recauchutado es:

    • Menos duradero
    • Menos adherente
    • Menos capaz de conservar la rigidez óptima
    • Menos preciso en la conducción
    • Menos equilibrado

    Esto es aún más evidente si el proceso de recauchutado, que no es sencillo, no es 100% fiable, lo que puede provocar que la banda de rodadura no quede bien integrada en la carcasa o que alguno de los elementos quede dañado.

    En lo relativo a los turismos, lo mejor es recurrir siempre a un neumático nuevo, pues es el mejor modo de conseguir las mejores prestaciones y garantías, teniendo además un alto rango de precios y calidades disponibles. En cuanto al transporte pesado, lo cierto es que sí es habitual encontrar neumáticos recauchutados fiables y cuya carcasa ha sido concebida para soportar dicho proceso hasta en tres ocasiones.