¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Ogier dice «haber aprendido de los errores» tras su difícil debut en Sebring

    Ogier dice «haber aprendido de los errores» tras su difícil debut en Sebring
    Sébastien Ogier, al volante del Oreca #1 de Richard Mille Racing, en las 1.000 Millas de Sebring.
    Fernando Sancho
    Fernando Sancho4 min. lectura

    Sébastien Ogier reconoce que su primer evento en el WEC fue desafiante tras sufrir un pinchazo y un incendio en los frenos.

    El Oreca #1 de Richard Mille Racing terminó en la duodécima posición dentro de la categoría LMP2 en Sebring.

    Sébastien Ogier está dando sus primeros pasos en circuitos. Tras marcar una época dentro del WRC, el piloto de Gap se enfrenta al enorme desafío de cambiar los rallies por la resistencia. No es una transición sencilla, ya que el pilotaje de un World Rally Car o de un 'Rally1' híbrido está sujeto a la intuición en tramos que apenas se conocen, mientras que ser rápido con un prototipo LMP2 exige precisión y regularidad. Un escenario al que se está adaptado Ogier, incluso si en su primera carrera en WEC las cosas no fueron como esperaba.

    El ocho veces campeón del WRC tuvo unas 1.000 Millas de Sebring bastante complejas, por no decir difíciles. El Oreca #1 del equipo Richard Mille Racing en el que compite Ogier tuvo problemas de todo tipo que le llevaron a ocupar la duodécima posición dentro de la categoría de plata del Mundial, muy lejos de los puestos de cabeza. De hecho, el prototipo de Ogier tuvo un pinchazo en el primer stint del francés en la horquilla de la curva 7, además de sufrir un breve incendio en el sistema de frenos.

    Ogier dice «haber aprendido de los errores» tras su difícil debut en Sebring
    Sébastien Ogier reconoce que no estuvo cómodo con el coche en su debut en el Mundial de Resistencia.

    Sébastien Ogier sabe que está en fase de pleno aprendizaje, así que se toma estas cosas con cierta filosofía: «Para ser honesto, Sebring ha sido todo un desafío. Luché un poco durante mi primer stint contra las circunstancias. No estaba muy cómodo en el coche y lo cierto es que no tuve una carrera limpia. En el segundo stint las cosas fueron un poco mejor, tuve más facilidad para rodar con espacio. Todo fue más limpio, pero ya era un poco tarde. Todavía tengo mucho que aprender».

    Analizando su actuación, Ogier reconoce: «La curva 7 está llena de baches y tenía la tendencia de pisar demasiado el freno. Fui demasiado agresivo y eso provocó algunos problemas en el coche. Fue una especie de aprendizaje para mí. Al menos ya tengo esa experiencia y creo haber aprendido de mis errores. Estuvimos un poco fuera del ritmo que nos gustaría tener. Incluso Milesi, referencia en la categoría como campeón vigente, no pudo demostrar este fin de semana de lo que somos capaces. Necesitamos trabajar y analizar dónde podemos ser más rápidos».

    Pese a su enorme experiencia en competición, Ogier no tiene problemas en confesar que aún necesita más tiempo en el coche. Una circunstancia que explica Philippe Sinault como jefe de Signatech, estructura que da soporte técnico al proyecto: «No fue fácil para nosotros iniciar la temporada con una alineación de pilotos totalmente nueva en Sebring. Comenzar en un circuito así era algo negativo para ellos. Estoy seguro de que todos nuestros pilotos llegarán en mejores condiciones a la segunda cita del año en Spa».

    Fuente: Autosport / Fotos: Richard Mille Racing