Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Opel apuesta por el GLP desde la fábrica, la alternativa real para el mundo actual

12

El GLP no está en la mente de muchos cuando hablamos de movilidad ecológica, pero es la alternativa más popular y real al problema actual y futuro. Opel apuesta por ello ofreciendo una gama amplia y convertida desde la propia línea de montaje.

Un coche impulsado por gas es prácticamente igual que un coche de gasolina

El gas es de todas las formas de movilidad actual la más olvidada. Bueno, en realidad lo es porque no se habla mucho de ella, pero a día de hoy hay más vehículos en España impulsados por gas que por pura electricidad. No todas las marcas apuestan por esta tecnología, pero es posiblemente una de las más interesantes porque en realidad ofrece lo mismo que un coche de gasolina pero con un menor consumo y una mayor eficiencia ecológica.

Como ya digo no muchas marcas apuestan por el GLP como forma de combustión alternativa, Opel sí. Los alemanes han decidido apoyar el gas para impulsar parte de su flota, principalmente el Corsa, el Opel Mokka X y el pequeño Opel ADAM. No es la primera vez que hablamos de las ventajas y los beneficios que representa frente a otras alternativas, pero es que además en Opel juegan con la ventaja de venir convertidos desde casa.

Hay que decir que lo de Opel y el GLP no es algo reciente. La marca lleva años ofreciendo coches bi-fuel en la gama, pero desde hace relativamente poco la oferta llega convertida desde la línea de montaje con un proceso 100% integrado en la misma. En este punto la planta de Figueruelas, en Zaragoza, juega un papel determinante, especial e importante.

El proceso de montaje apenas dura unos segundos

Hasta hace no mucho los coches de GLP de Opel que salían de la planta maña salían como motores de gasolina puros, posteriormente iniciaban un periplo por media Europa hasta llegar a manos del comprador. En ese lapso de tiempo eran desmontados, convertidos y reconstruidos. Toda una odisea que suponía más tiempo de fabricación, más demora de entrega y por lo tanto más dinero.

Los ingenieros de Figueruelas se propusieron adaptar las líneas de montaje para que así se pudiera hacer la conversión a GLP desde la propia fábrica, algo que ha supuesto un gran cambio en muchos sentidos. Principalmente en lo económico. Tras probar, corregir y acertar, los ingenieros consiguieron implantar el sistema de montaje en el proceso de fabricación como si de otra opción se tratase, algo que todo sea dicho de paso no se consiguió en ninguna otra planta de la marca.

Visitando la fábrica y atendiendo al proceso de montaje la verdad es que parece lo más sencillo del mundo, pero en una instalación tan compleja como esta el más mínimo cambio puede suponer diferencias brutales. El ingenio ha conseguido que al final los cambios no alteren el ritmo de trabajo y con ello el cliente sale ganando ya que su coche de GLP no es desmontando, transportado y reensamblado en el proceso, lo que a su vez supone un mayor estándar de calidad.

Nada más salir de la línea de montaje cada vehículo es preparado y revisado

Por si acaso alguno de vosotros piensa que la planta de Figueruelas no es muy importante, debe saber que esta fábrica hace de forma exclusiva todos los Opel Corsa de cinco puertas que se construyen. También se encarga del montaje del Opel Crossland X, del Mokka X y del gemelo Citroën C3 Aircross desde este pasado verano. Así que importancia y peso tiene en el grupo PSA. De hecho estamos hablando de una de las plantas más punteras del conglomerado.

Tampoco son pocos los Opel de GLP que salen de sus líneas de montaje. En la actualidad el 10% de los Corsa producidos incorporan esta tecnología, dato que asciende hasta el 33% si hablamos del Mokka X. Entre 2013 y 2018 la planta ha incrementado un 200% el número de coches de GLP fabricados, pasando de 8.128 a 24.270 unidades en un solo año. Eso quiere decir que la capacidad actual se sitúa en torno a los 140-150 coches de GLP por día.

Si hablamos del caso particular del mercado español las cifras no son tan espectaculares. Las nuevas y amenazadoras normativas de movilidad han hecho que los vehículos ecológicos disparen su producción. En los últimos datos de venta los vehículos impulsados a gas representan el 2% del total, 1% más que los eléctricos puros. No es de extrañar que estos datos vayan en aumento en los próximos años, dado que los vehículos de gas obtienen la certificación ECO tanto por parte de España como por parte de la Unión Europea, algo que conlleva muchas ventajas.

Y no son pocas. Son de sobra conocidas por todos, pero nunca está de más un pequeño repaso. Reducción de impuesto de matriculación, posibilidad de uso de carriles de alta ocupación, reducción de costes en zonas de aparcamiento y posibilidad de circulación los días de protocolo de contaminación, entre otras. Pero aunque esto sirva como claro ejemplo para mí hay una ventaja que resulta especialmente ventajosa: el ahorro.

En el caso de Opel el tanque de GLP no resta espacio al maletero

Los vehículos de gas tienen la ventaja de operar prácticamente igual que un coche de combustión, en este caso gasolina, pero con muchos menos costes. El precio del GLP es aproximandamente la mitad del coste por litro de un gasolina, la autonomía no es ningún problema ya que en caso de acabarse el gas el coche dispone de un depósito de gasolina convencional, no hay que estar pendiente de un enchufe, el precio de compra es prácticamente idéntico y la operación de reportaje es casi calcada a la que podemos hacer con un coche diésel o gasolina.

En este punto hay que decir que cada vez hay una mayor cantidad de estaciones de recarga para vehículos de GLP. En la actualidad, repartidos por toda la geografía española, encontramos más de 600 puntos de recarga, de los cuales casi 400 pertenecen a Repsol. La empresa española, alentada por su compromiso de ofrecer cualquier tipo de combustible para los coches, incluida recientemente la electricidad, se encuentra en pleno proceso de expansión de puestos de recarga de gas, por lo que en un futuro la cantidad de esos puntos crecerá.

El GLP es una alternativa real y funcional al problema actual de ¿qué coche me compro? Hay que tener en cuenta que el resto de opciones ecológicas no suponen una ventaja en todos los casos, pero el gas en cambio sí que puede ser una alternativa real para la mayoría por todas esas ventajas que antes he mencionado. En el resto de Europa muchos países miran al gas con muy buenos ojos, y conocido es el caso de Italia donde la flota no hace más que crecer.

A la hora de conducirlo el conductor elige el tipo de combustible que desea utilizar

Para que nosotros sigamos mejorando las cifras, muchas cosas deben cambiar. Lo primero es la concienciación y conocimiento por parte del cliente. Los eléctricos están acercándose al gran público gracias a los sistemas de carsharing, lo mismo que los híbridos ya son algo cotidiano. Las marcas también deben apoyar la conversión, y si es como en el caso de Opel que se hace desde fábrica mucho mejor. Y por último necesitamos que empresas como Repsol sigan instalando puntos de recarga, que al fin y al cabo resultan mucho más prácticos que los puestos de eléctricos.

Precios y modelos de Opel con GLP

El repostaje requiere de una boquilla y una manguera especial, pero el tiempo es el mismo

Noticias relacionadas

Opel apuesta por el GLP desde la fábrica, la alternativa real para el mundo actual
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto