¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Las partes del motor de un coche: cómo identificarlas

    ¿Cuáles son las partes del motor de un coche? Aprende a identificarlas.

    Cómo identificar las partes del motor del coche: depósitos de líquido refrigerante, limpiaparabrisas, aceite del motor y líquido de frenos. Las partes críticas que debes conocer para el mantenimiento del vehículo y para aprobar tu examen de conducir a la primera.

    Para aprobar el carnet de conducir tienes que saber cuáles son las partes del motor de un coche y, en realidad, si te examinan de esto es porque, como conductor, debes tener conocimiento sobre ello. Al menos al nivel más básico, para poder llevar el mantenimiento esencial del vehículo y saber cómo responder ante ciertas cuestiones a las que, sí o sí, en algún momento te vas a tener que enfrentar.

    El motor de tu coche está debajo del capó, por norma general, y aunque una gran parte de los componentes están tapados con un recubrimiento plástico, igualmente se pueden identificar los elementos que más te interesa conocer. En la siguiente imagen puedes encontrar las partes del motor de un coche que tienes que conocer por delante del resto, como mínimo, siendo usuario de un vehículo a motor.

    Los motores van cada vez más 'ocultos' en protectores plásticos, pero estas partes del motor siempre están visibles.

    Las partes del motor de un coche

    Con el número 1, marcado en la anterior imagen, tienes señalado el depósito de líquido limpiaparabrisas. Aquí puedes utilizar agua, agua destilada o productos específicos para el limpiaparabrisas; utilices el que utilices, es crítico que vaya siempre en los niveles recomendables, porque será lo que garantice que la visibilidad sea la requerida en situaciones en las que el cristal delantero, o el trasero, se puedan ensuciar.

    Este depósito se puede rellenar en cualquier momento; da igual si el vehículo está encendido o apagado, y tampoco importa si el motor está frío o caliente. Lo que sí debes saber es que con agua normal se pueden crear depósitos de cal que dificulten el funcionamiento del sistema o lo obstruyan con el paso del tiempo, y que para rellenarlo el vehículo debería estar correctamente nivelado.

    En segundo lugar, y evidentemente marcado con el número 2, el depósito de líquido refrigerante o también conocido como depósito de líquido anticongelante. Aquí es donde está, efectivamente, el líquido de refrigeración del bloque motor. Este líquido es especial, y en principio no tendrías por qué rellenar tú el depósito, sino que lo harán en el taller. Pero conviene que revises con cierta frecuencia su nivel porque, en caso de que estés perdiendo líquido, es posible que se deba a una avería importante.

    Con el número 3 tienes marcado el grupo óptico. Para cambiar las bombillas de las ópticas delanteras, el acceso lo tienes desde el capó. En la mayoría de los casos no hace falta desmontar el faro, pero si la tapa trasera que hace que no entre líquido ni humedad en su interior. Desde aquí puedes cambiar la bombilla de las luces cortas y largas, así como el intermitente, mientras que las luces diurnas es posible que estén ubicadas de forma independiente.

    Con el número 4 tienes marcada la varilla del aceite del motor. Esta varilla tiene un pequeño nivel en la punta, donde podemos ver si hay suficiente aceite, o no, y por su color podemos comprobar el estado del mismo. Este nivel sí se debe comprobar con el vehículo nivelado, con el motor en frío y con el coche apagado. El aceite del motor también es crítico para su buen estado. ¿Por qué? Porque es el encargado de la lubricación de todas sus partes con fricción mecánica.

    Con el número 5 tienes señalado el depósito de líquido de frenos o de líquido de dirección, normalmente el primero. Tampoco deberías tener que revisarlo tú, pero en el taller lo harán como parte del mantenimiento del vehículo. El estado de los frenos depende en mayor medida del mantenimiento de las pastillas de freno; no obstante, con el paso del tiempo habrá que purgar el circuito para extraer el líquido anterior y rellenar este depósito hasta los niveles recomendados por el fabricante de tu vehículo, para ese determinado modelo.

    En esta misma imagen anterior tienes señalado con el número 6 la batería del vehículo. Es la que alimenta los sistemas eléctricos del coche, y es un elemento al que prestar especial atención. Si falla, o si se descarga por desuso del vehículo, algo que es bastante habitual, entonces tendremos que cargarla con un dispositivo específico para ello, o tendremos que utilizar unas pinzas para arrancar el vehículo sirviéndonos de la alimentación eléctrica de otro vehículo.

    Con el número 7, en último lugar, en lo relativo a esta imagen, está marcada la caja de fusibles. Los coches suelen tener más de una y, mientras que podemos encontrarnos con la principal cerca del motor, la otra puede estar ubicada debajo del asiento del conductor, por ejemplo, o en otra parte del habitáculo. La que está cercana al motor es la que tiene fusibles del arranque, del sistema de inyección y de otros elementos relacionados.

    Cómo identificar las partes del motor de tu coche

    Si tu interés por identificar las partes del motor de coche viene dado por el práctico del examen de conducir, entonces lo mejor es que te sirvas de los indicadores que coinciden en cualquier vehículo. Lo más habitual es aprenderse las partes del motor del coche en concreto con el que te vayas a examinar, pero con estos indicativos podrás identificar los elementos en cualquier otro vehículo.

    El tapón del líquido limpiaparabrisas no mantiene la presión del circuito, ni contiene la temperatura.

    El aspecto del depósito de líquido limpiaparabrisas es siempre parecido a este anterior. Como verás, en el tapón, que puede tener diferentes formas, tenemos un icono en el que se muestran el propio parabrisas y un chorro de líquido. Si te cuesta identificarlo, recuerda que este tapón es un tapón normal. Es decir, no mantiene presión ni temperatura, sino que sencillamente se cierra con un 'click'.

    La advertencia de peligro y su icono específico te ayudarán a identificar el depósito de líquido de freno.

    El tapón del depósito de líquido de freno, sin embargo, suele ir con rosca y los indicadores de la parte superior son distintos. Además de los indicadores de peligro, hay uno específico que se asocia al sistema de frenos siempre. El tapón, además de ser con rosca, por las necesidades de este circuito de líquido, es de color amarillo. Por lo tanto, confundirlo con otro es bastante complicado.

    El líquido refrigerante suele tener colores fluorescentes; además, su tapón mantiene la alta presión del circuito de refrigeración.

    El depósito de líquido refrigerante debería sernos bastante fácil de encontrar por varios motivos. El primero, que el tapón es con rosca, pero además mantiene la presión del circuito. Esto es porque el líquido alcanza altas temperaturas, motivo por el cual también hay indicadores de peligro en forma de icono en este mismo tapón, normalmente de color negro. Pero además, es fácil de identificar porque el líquido refrigerante suele tener colores llamativos. Puede ser un naranja, amarillo, verde o azul, pero casi siempre en tonos fluorescentes.

    Cerca del motor encontrarás la varilla del aceite, un elemento clave para la lubricación de las partes con fricción mecánica.

    Y aquí puedes ver otro elemento que, en realidad, es muy fácil de identificar. Es el más cercano al motor y es la varilla del aceite. La varilla tiene siempre un aspecto muy parecido al que ves en la imagen anterior, con un color llamativo en su extremo más visible y la forma adecuada para poder cogerla y sacarla de su conducto. Ese extremo circular te ayudará a identificarla en cualquier vehículo al que abras el capó para encontrar sus diferentes partes del motor.