¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Viajar en coche con perro: leyes, información y accesorios necesarios

    Sigue estas recomendaciones si vas a ir en coche con tu perro, de viaje o en cualquier trayecto.

    Viajar con el perro en el coche es posible, claro que sí. Pero se puede hacer bien, en lugar de optar simplemente por meterlo dentro y empezar a conducir. Por tu seguridad y la de él, ten en cuenta lo que dice la Ley sobre llevar perros en el coche y nuestros consejos de seguridad.

    El 'mejor amigo del hombre', los perros, suelen pasar la mayor parte del tiempo en casa y, cuando les toca, salen a dar su paseo. Pero ¿qué pasa si nos vamos de viaje, por ejemplo? Hay situaciones en las que es inevitable llevar perros en el coche, pero hay una importante diferencia entre llevarlos, y llevarlos correctamente.

    Y llevarlos correctamente es crucial para su seguridad y la de todos los ocupantes del vehículo. Porque, como cualquier otro elemento en el vehículo, ante una fuerte variación en la velocidad -por una frenada brusca, por ejemplo, o un volantazo-, o en caso de accidente, nuestro amigo el perro puede salir despedido. Así que hemos estado buscando toda la información posible para que sepas cómo viajar con perros en el coche.

    Estos consejos harán que tú, y tu perro, viajéis cómodos y seguros en el coche.

    ¿Qué dice la Ley sobre llevar al perro en el coche? Esto es lo que debes saber

    La Ley de Tráfico nos indica, como normas generales, que el conductor del vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, así como el campo de visión necesario y la atención permanente durante la conducción, que garanticen no solo su propia seguridad sino también la del resto de ocupantes del vehículo y la del resto de usuarios de la vía pública.

    Más allá de esto, nos indica que se deberá cuidar el mantener la postura y posición adecuadas y que la mantengan también el resto de pasajeros. Y ahora sí, respecto a llevar perro en el coche, nos dice que nos deberemos asegurar de que mantengan el resto de los pasajeros la posición adecuada, y la correcta 'colocación de objetos o animales' es nuestra responsabilidad también para que no existan interferencias entre el conductor y cualquiera de estos.

    Según lo anterior, que como avanzábamos forma parte de la normativa de Tráfico, lo que debemos cumplir en toda circunstancia es que el perro no tenga la posibilidad de interferir con el conductor y su campo de visión. Si se cumple esto, entonces no estaríamos infringiendo ningún tipo de ley. No obstante, por seguridad del conductor, los demás ocupantes, el resto de usuarios de la vía y el propio perro que está en el coche, te dejamos una serie de consejos y recomendaciones que deberías tener en cuenta.

    La ley de Tráfico dice poco al respecto, pero las recomendaciones de la DGT deberíamos tenerlas muy en cuenta.

    Consejos de seguridad para llevar a tus perros en el coche de viaje y en cualquier trayecto

    La Dirección General de Tráfico ha publicado a lo largo del tiempo una serie de recomendaciones y consejos de seguridad en relación a lo que nos ocupa: llevar perros en el coche. Y nos comentan que llevar al animal suelto no es en absoluto recomendable puesto que el animal saldrá 'proyectado' en línea recta en caso de impacto -frontal- contra los asientos delanteros y, con casi toda probabilidad, contra el reposacabezas del conductor y su acompañante.

    Esto provocaría graves lesiones al conductor, el acompañante y el perro, o incluso lesiones mortales. Existen los arneses de un enganche que se fijan al cinturón de seguridad del vehículo, pero tampoco se trata de un acceso recomendable porque, en caso de impacto, la hebilla del arnés se romperá. Por lo tanto, volveríamos a un escenario idéntico al anterior.

    La alternativa a esta opción anterior es el arnés de doble enganche, pero solo son efectivos cuando cuentan con un sistema de unión corto. Porque así se evitará el choque contra los asientos delanteros y, por lo tanto, se reducirá la probabilidad de que el conductor, el acompañante y el perro sufran lesiones por el impacto del mismo. No obstante, es mejor idea el transportín.

    Otra cuestión distinta es cómo utilizamos el transportín porque, por ejemplo, sujetarlo al cinturón de seguridad es mala idea. Haciendo esto podríamos romper los puntos de sujeción del cinturón de seguridad y, si esto no ocurre, el transportín fácilmente se romperá por la parte superior provocando un efecto muy parecido al que comentábamos con los primeros accesorios. Lo ideal es que el animal vaya en transportín, sí, pero en el suelo.

    Si se trata de un perro pequeño esta es una buena idea, en tanto que su transportín puedan 'encajar' correctamente con la base de la banqueta trasera y el respaldo del asiento del conductor, o del acompañante. Si no encaja correctamente, entonces no es una buena práctica para la seguridad. Y en caso de que el animal y su transportín sean grandes, es mejor opción meterlo al maletero en posición transversal a la dirección de la marcha, tratando de nuevo que quede 'fijo'.

    La mejor opción es un transportín, pero en función de su tamaño y el del perro irá en una u otra ubicación.

    Otros consejos a tener en cuenta si vas a llevar a tu perro en coche

    La seguridad es primordial tanto para ti como conductor, como para los acompañantes y el perro. Y en este sentido, también hay que tener en cuenta algunas otras cuestiones. Sabiendo ya que, por norma general, el transportín es la mejor opción y que en función del tamaño debería viajar en el suelo de las plazas traseras, o en el maletero, hay otros aspectos a considerar.

    No hay que dar de comer al perro justo antes de salir de viaje porque, a diferencia de ti, que estás mirando a la carretera y con la cabeza en el sentido de la marcha, el perro es posible que mire hacia un lado, o hacia atrás, o incluso que esté moviéndose en algunos momentos. Es muy, pero muy posible, que el perro se maree y si acaba de comer puede vomitar.

    Si de normal tendrías que parar por ti, con un perro debes parar más, con más frecuencia. Deberías estar pendiente de que pueda hacer sus necesidades, si corresponde que haga una comida ligera en caso de que se trata de un viaje largo, y por supuesto lleva agua con su correspondiente bebedero porque sino podría deshidratarse y el viaje se hará bastante más complicado para él.

    Para con más frecuencia de lo habitual si vas en coche con un perro y lleva agua para él.

    Cuando pares, mucho cuidado con dónde lo haces y de qué manera. Es posible que el perro salte del vehículo, así que deberías estar pendiente de tenerlo atado antes de que abandone el coche y que no puedan atropellarlo al salir del vehículo. Y durante la circulación, estate pendiente de que tenga la temperatura correcta.

    Aunque en las plazas delanteras estés a buena temperatura, si el perro va a viajar en el maletero es posible que tenga más calor, o que sufra algo más de frío. Tenlo en cuenta para mantener una correcta ventilación del habitáculo y la temperatura idónea para todos los ocupantes, incluyéndole al perro.

    En último lugar, ten mucho cuidado cuando hagas paradas en el viaje con dejar al perro solo en el coche mientras, por ejemplo, entras a la gasolinera. En apenas unos minutos el habitáculo puede alcanzar temperaturas insoportables, hasta el punto de que el perro no pueda soportarlas. No lo dejes solo, con el coche cerrado y expuesto al sol -ni a la sombra- si vas a tardar más que unos segundos, por su seguridad. Y cuando acabe tu viaje, quizá te interese saber cómo limpiar la tapicería del coche.

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto