¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Coches RarunosRenault Alliance Convertible, el R9 Cabrio con pasaporte americano

18

El popular Renault 9 tuvo un versión descapotable aunque sólo se comercializó en Estados Unidos. De la mano de AMC, el Renault Alliance Convertible lo tenía todo para conquistar al público estadounidense pero la marca francesa no supo adaptarse a las nuevas necesidades de los clientes.

Todos hemos conocido a alguien que tenía un Renault 9. Fue uno de los automóviles más populares de principios de los 80 en nuestro país, el gran superventas de la marca francesa en los mercados europeos y presumía de ser el Coche del Año en Europa en 1982. Aquí se comercializó como un sedán de cuatro puertas o como un hatchback de cinco puertas con la denominación Renault 11.

A muchos os sorprenderá saber que hubo una versión descapotable que no vimos en el Viejo Continente porque únicamente estuvo disponible en los concesionarios de Estados Unidos. Afortunadamente, en la actualidad es posible encontrar algunas unidades en España traídas por algunos aficionados de la marca del rombo.

¿Cómo nació el descapotable de Renault? Para entender eso primero hay que conocer el contexto. La crisis del petróleo de 1973 había sacudido a la industria automovilística norteamericana y la crisis de la energía de 1979 motivada por la revolución iraní fue la puntilla. Muchos fabricantes estadounidenses estuvieron al borde de la quiebra.

Las unidades para el mercado estadounidense se fabricaban en Wisconsin

American Motors Corporation (AMC) fue uno de los más afectados. Sin financiación y necesitados de renovar su gama llamaron a las puertas del Gobierno para pedir un rescate. Se les negó, la Administración destinó sus recursos a mantener con vida al Big Three formado por General Motors, Ford y Chrysler y no había dinero para nadie más. Los rumores de que AMC paralizaría su actividad comenzaron a crecer con demasiada insistencia.

En aquellos años el R9 se convirtió en Renault más vendido de la historia

La solución que buscaron desde la marca americana fue lograr una colaboración con algún socio extranjero. Primero lo intentaron con Honda y Peugeot, pero finalmente se asociaron con Renault. El acuerdo instaba a AMC a comercializar algunos modelos de Renault en suelo estadounidense y el Renault 5 fue el primero de ellos, comercializado como Renault LeCar.

El principal pilar del grupo AMC era Jeep, pero la recesión hizo que cayera drásticamente la demanda de grandes y gastones todoterrenos. Los coches de la marca del rombo, por el contrario, eran muy económicos. Justo lo que la clientela estadounidense demandaba en ese momento. La unión franco-americana podía funcionar.

En 1983 se lanzó un nuevo modelo diseñado entre Renault y AMC, el Renault 9 que en Norteamérica se comercializó bajo el nombre de Renault Alliance. Una denominación muy descriptiva de la alianza entre ambos grupos automovilísticos. El Alliance se fabricó localmente en la planta de AMC en Kenosha (Wisconsin), convirtiendo a la compañía francesa en la segunda marca europea en fabricar coches en Estados Unidos (la primera fue Volkswagen).

El Alliance llegó como un sedán de cuatro puertas, al igual que en Europa, y también hubo una versión coupé de dos puertas. Rivalizaba con modelos asentados como el Chevrolet Chevette, el Honda Civic y el Toyota Corolla pero tuvo una buena acogida. Para aumentar su popularidad se creó una competición denominada Alliance Cup por circuitos norteamericanos.

La prestigiosa revista Popular Mechanics se sorprendió de que un coche económico tuviera un fantástico comportamiento dinámico y acabados de primer nivel. "Es casi perfecto", decían en su revisión del modelo. En Popular Science señalaban que “El Renault Alliance es un milagro para AMC”. En 1984 se amplió la oferta de carrocerías y se lanzó el Renault Encore como hatchback de tres y cinco puertas (Renault 11 aquí). Sólo en ese año se vendieron más de 200.000 unidades y AMC salió de los números rojos.

La capota se recogía tras el asiento trasero

Las cosas parecían ir bien y AMC se animó a sacar un descapotable en 1985. Hacía casi dos décadas que no tenían ningún cabrio en sus concesionarios, desde que el AMC Rebel dejó de fabricarse en 1968. Así llegó el Renault Alliance Convertible, que no tuvo versión equivalente en Europa.

En total se vendieron 623.573 unidades del Renault Alliance

El Alliance Convertible tenía cierto estilo al resultar bastante bonito siguiendo los estándares de la época, lucir un sofisticado toque europeo y ser muy económico. Este R9 descapotable con techo de lona recurría a una mecánica 1.7 EFI de 79 CV asociada a un cambio manual de cinco marchas. Por todo ello el Renault Alliance Convertible parecía una buena idea, pero pronto quedó en evidencia que había llegado en el momento equivocado.

La crisis de la gasolina estaba quedando atrás, el país salía de la recesión y ya no había interés por adquirir el descapotable más barato del mercado. Tampoco ayudaba su reducida oferta mecánica en comparación con sus rivales y la ausencia de algunos elementos de equipamiento al que estaban acostumbrados los estadounidenses (como el aire acondicionado, que no venía de serie).

Publicidad del Renault GTA Convertible

Las cifras de ventas de los Alliance y Encore dejaban claro el punto de inflexión: 142.000 unidades en 1983, 208.000 en 1984, 150.000 en 1985 y 65.000 en 1986. AMC respondió en 1987 con una versión deportiva del Alliance, el Renault GTA. Estaba animado por una mecánica más potente, en concreto un propulsor 2.0 de 96 CV.

El GTA se comercializó como una edición especial, sólo con carrocería coupé de dos puertas o descapotable. Ambas versiones lucían un frontal ligeramente rediseñado, llantas de aleación de 15 pulgadas, frenos ventilados en el eje delantero, una suspensión más rígida, un nuevo sistema de escape y asientos más envolventes. Del Renault GTA Convertible se vendieron unas 1.000 unidades pero ya era tarde para remontar el vuelo.

Renault también comenzó a pasar apuros en Francia y aquel mismo año decidió vender su parte de AMC a Chrysler, que finalmente se hizo con el control del grupo americano. El interés de Chrysler en AMC era quedarse con Jeep, su marca más rentable, así que éste fue el fin del Alliance y de todos los modelos de Renault en suelo norteamericano.

Imágenes: 1xmaw, IFCAR, maronze, maxinou, r9-r11.com, Smylinbri, Bull-Doser, Part Toute Distance

Noticias relacionadas

Renault Alliance Convertible, el R9 Cabrio con pasaporte americano
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto