¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Los secretos del Aeroscreen, el parabrisas que protege a Alonso y Palou en la Indy 500

    Los secretos del Aeroscreen, el parabrisas que protege a Alonso y Palou en la Indy 500
    Fernando Alonso, a 380 km/h en Indianápolis.IndyCar Media
    David Plaza
    David Plaza7 min. lectura

    Las 500 Millas de Indianápolis se celebran este domingo con la presencia de dos pilotos españoles, Fernando Alonso y Álex Palou, así como el debut del ‘Aeroscreen’, un parabrisas protector que ha sido desarrollado por Red Bull Technologies.

    Aunque la Fórmula 1 fue la primera categoría de monoplazas no carrozados en incorporar un dispositivo de seguridad para proteger la cabeza del piloto, el Halo, la IndyCar se ha servido de un diseño inicialmente destinado para la categoría reina, llevando un paso más allá el concepto.

    Se trata del Aeroscreen, un dispositivo desarrollado por Red Bull Technologies que fue descartado por la Fórmula 1 y que ha encontrado acomodo en la IndyCar, llegando incluso a ofrecer más ventajas que el mencionado Halo que actualmente utilizan la F1, la Fórmula 2 y la Fórmula 3, así como en otras categorías oficialmente reconocidas por la Federación Internacional del Automovilismo (FIA).

    El Aeroscreen es de policarbonato laminado balístico y puede repeler el impacto de un objeto de un 1 kg. a 350 km/h

    Fernando Alonso y Álex Palou competirán este domingo en las 500 Millas de Indianápolis con un monoplaza de Arrow McLaren SP y Dale Coyne Racing with Team Goh respectivamente. En la IndyCar, el chasis es común a todos los equipos y está fabricado por Dallara, mientras que cada uno de los participantes puede optar por dos motores: Honda o Chevrolet. El propulsor americano será utilizado por Fernando Alonso y el japonés por Álex Palou.

    Así es el Aeroscreen, un parabrisas con tecnología aeroespacial

    Lo que sí será común para ambos, así como para el resto de los pilotos es el parabrisas protector, que impide que se repitan sucesos funestos del pasado en los que pilotos perdieron la vida al ser golpeados en la cabeza por restos de accidentes o vallas protectoras.

    El parabrisas del Aeroscreen, desarrollado en su momento por Red Bull Technologies -rama tecnológica del equipo de Fórmula 1-, está fabricado por PPG, especialista en el diseño de las ventanas de las naves espaciales. No es de cristal, sino de policarbonato laminado balístico, por lo que sólo pesa 7,8 kilos y es capaz de repeler el impacto de un objeto de un 1 kilo de peso a 350 km/h.

    El accidente de Iowa entre Herta y Veekay podría haber acabado peor sin el Aeroscreen.

    El elemento estructural es un marco de titanio formado por cinco piezas impresas en 3D que se sueldan y luego mecanizan. Únicamente pesa 12,6 kilos y es capaz de soportar 15.400 kilos de carga.

    «Después de pilotar con él una vez, te sientes desnudo en un coche que no lleva», asegura el piloto Will Power, habitual de la IndyCar, categoría que ha comenzado a competir este año con el Aeroscreen y que ya ha comprobado la eficacia del mismo en accidentes como el que sufrieron Colton Herta y Rinus VeeKay en la primera carrera de Iowa.

    El parabrisas Aeroscreen es, por tanto, un enorme avance para la seguridad de los pilotos. Para el piloto Simon Pagenaud, ganador de la Indy 500 de 2019, «simplemente te sientes seguro. Sientes que, si algo sucede, tu cabeza está protegida. Es increíble ver un salto tan grande en la seguridad». Pero, ¿puede ser un problema a la hora de restar visibilidad al piloto? Para Josef Newgarden, bicampeón de la IndyCar, en absoluto. «Ni me fijo en la pantalla, sinceramente. En cuanto a la experiencia del piloto, ya no lo noto. La visibilidad está bien y no tengo ningún problema».

    El Aeroscreen, inevitablemente, tiene un impacto aerodinámico en el monoplaza.

    El Aeroscreen cumple con dos de las cuatro funciones fundamentales que un parabrisas y su marco de seguridad desempeñan en un coche de calle: impide la entrada al habitáculo de objetos que pueden dañar a los ocupantes y protege en caso de vuelco. En los automóviles de serie, el parabrisas también sirve de apoyo para el despliegue del airbag del acompañante y aloja las cámaras de los sistemas de seguridad ADAS.

    El Halo

    La Fórmula 1 ha optado por otro sistema, el Halo, que también ha demostrado su seguridad en varios accidentes. La gran diferencia es que el Halo es efectivo al 100% para soportar los impactos de otros coches o de piezas de gran tamaño y caso de vuelco, pero no protege de pequeñas piezas que pueden perforar el casco de un piloto, como le sucedió a Felipe Massa en el GP de Hungría de 2009.

    Para el piloto Will Power, «el Aeroscreen es un gran paso adelante en la seguridad, y creo que es lo mejor de ambos mundos con una protección como la del Halo y la pantalla. Creo que otras categorías de competición van a seguir el mismo camino». Jay Frye, presidente de la IndyCar, tiene claro que «el Aeroscreen es una solución de seguridad total para el piloto que cambia el automovilismo deportivo para siempre».

    El Halo de la Fórmula prescinde del parabrisas.

    Una vez probada su validez y eficacia en la IndyCar, quizá la FIA tome nota y estudie una solución similar para todas las categorías de monoplazas del mundo, con la F1, F2 y F3 como punta de lanza. El objetivo es evitar accidentes de consecuencias fatales, como el de Jules Bianchi (perdió la vida tras un accidente en el GP de Japón de 2014, donde impactó contra una grúa); o los de Dan Wheldon (falleció tras sufrir lesiones irreversibles en la cabeza tras un aparatoso accidente en Las Vegas en 2011) o Justin Wilson (falleció por lesiones en la cabeza tras recibir el impacto de piezas de otro coche en el óvalo de Pocono en 2015) en la IndyCar.

    Fuente: Carglass / Fotos: IndyCar Media