¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Test del WRC en Portugal: ¿Solución o problema?

    Fernando Sancho
    Fernando Sancho

    En un periodo de poco más de una semana, M-Sport, Citroën, Toyota y Hyundai completaran test en suelo portugués.

    La multitudinaria presencia de fans da color a estas pruebas, pero pueden acabar atentando contra el secretismo que se suele buscar.

    El Tour de Corse ha supuesto una nota discordante en el seno del WRC. El asfalto de Córcega contrasta con la grava en la que se compitió en el Rally de México y que será protagonista durante cuatro meses con las citas de Argentina, Portugal, Cerdeña, Polonia y Finlandia. Por ello, los cuatro fabricantes implicados en el Mundial han intensificado sus test sobre este tipo de superficie y todos han elegido Portugal como escenario de sus pruebas. M-Sport ha optado por la región de Arganil, Citroën ha comenzado sus test en Boticas, mismo escenario que usará Toyota al norte del país. Por su parte, Hyundai probará cerca de Vila Real.

    La elección de Portugal como epicentro de los test no es casual. El país vecino ofrece un clima agradable, costes logísticos baratos y orografías muy distintas que permiten simular los tramos que los equipos se encontrarán en pruebas tan diferentes como el Rally de Argentina o el propio Rally de Portugal. No es casual que en cuestión de diez días M-Sport, Citroën, Hyundai -por partida doble- y Toyota completen una sesión de pruebas en el país vecino. Sin embargo, este escenario que hasta ahora sólo ofrecía ventajas empieza a tener un ingrediente que no le gusta a los equipos.

    La pasión de los aficionados portugueses por los rallies es indiscutible. Este hecho, unido a la aparente facilidad para conocer los enclaves donde se van a llevar a cabo estos test, provoca una presencia masiva de fans durante estas pruebas. Aunque a priori podría ser algo positivo, los fabricantes del WRC buscan privacidad en estos test y al final lo que consiguen es tener en la red cientos de fotos y vídeos de sus coches en apenas unas horas. Se ha llegado a decir que hay más gente en los test de Portugal que en algunas pruebas del WRC, lo que puede ser el principio del fin de estos test tan focalizados.