¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Glock avisa que adelantar en el DTM 2019 será más difícil

La normativa técnica de los nuevos DTM turbo pauta una aerodinámica simplicada, aunque los coches tienen un alerón trasero 520 milímetros más ancho.

Sin embargo, el nuevo concepto de alerón de ala ancha provoca que el DRS tenga un efecto mucho menor, tal y como ha indicado Timo Glock.

El DTM inicia una nueva era en 2019 con la llegada de la normativa 'Class 1'. Los nuevos coches del certamen montan motores turbo de 2.0 litros y cuatro cilindros, mientras que a nivel aerodinámico lucen una silueta simplificada. El objetivo de este reglamento pasa por además de reducir los costes, fomentar los adelantamientos. Para ello, el ITR además ha pautado un uso mayor del DRS, disponible cuando se rueda a menos de tres segundos del coche de delante y en las últimos cinco vueltas para todos los pilotos salvo el líder. Además, el DTM adopta un sistema 'Push-to-Pass' de 30 CV que se puede utilizar doce veces por carrera.

Sin embargo, lo que sobre el papel parece una oda a los adelantamientos, podría no traducirse en maniobras espectaculares en pista. Así lo ha avisado Timo Glock, piloto oficial de BMW Motorsport. No obstante, el alemán adelanta que el efecto del DRS no será tan grande como en años anteriores. Si bien en combinación con el 'Push-to-Pass' debería ser suficiente para que existan adelantamientos, a nivel aerodinámico el alerón trasero de 520 milímetros de ancho que lucen ahora los nuevos DTM reduce la incidencia del sistema DRS, ya que la resistencia al aire es superior que la que ofrecía el alerón utilizado en 2018.

Los equipos pueden regular el ala trasera libremente con una incidencia que va desde los 0 a 20º para buscar el ángulo ideal de funcionamiento. Sin embargo, el nuevo concepto de alerón trasero ensanchado de un solo perfil hace que cuando el ala se pliega hacia abajo por la activación del DRS, la superficie en la que incide el aire es todavía bastante grande, mayor al menos que los alerones de 'dos hojas' que se utilizaban en los vehículos de especificación anterior. A pesar de todo, los cambios en la aerodinámica frontal y en el splitter deberían permitir que se pueda rodar detrás de otro coche con mayor facilidad.

Fotos: BMW Motorsport

Fuente: Motorsport-Total

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto